El mundo sin Michael Robinson y la ‘nueva normalidad’

Daniel Riobóo Buezo

Anoche en la comparecencia de Pedro Sánchez no paramos de escuchar el nuevo mantra de estos tiempos. Desescalada, fases y nueva normalidad. A mi no me gusta esta terminología. Desescalada me parece una palabra inexistente y horrible. Las fases me hacen pensar que estamos en un videojuego dónde a lo mejor somos incapaces de pasar a una nueva pantalla y tenemos que volver a la de inicio. Y la nueva normalidad parece un eufemismo que oculta que el mundo en el que hace dos meses vivíamos quizá ya nunca volverá, o al menos por una buena temporada.

NUEVA-NORMALIDAD
[Imagen del blog “20 segundos” del periódico 20 minutos]

Sin poder abandonar del todo el confinamiento, nos toca acostumbrarnos a nuevos hábitos y a olvidarnos o desacostumbrarnos de lo que hasta ahora era cotidiano y parte de nuestra vida. Como Michael Robinson. Todos sabíamos que su cáncer era terminal y hace una semana me habían contado que el desenlace era inminente. Supongo que por eso estaba preparado y ayer cuando escuché la noticia no me impactó tanto. O eso creía.

Durante el día actualicé un reportaje sobre su trayectoria en mi blog de deportes y leí varios artículos muy emotivos sobre alguien que, probablemente sin quererlo y sin ser yo del todo consciente, llevaba siendo parte de mi vida casi toda ella. El homenaje de su compañero inseparable de retransmisiones Carlos Martínez me pareció conmovedor. Pero por la noche a menudo nos vienen muchos pensamientos a la cabeza, aquellos que hemos ido acumulando durante el día sin procesar demasiado porque vamos con el piloto automático. Es entonces cuando tratamos de ordenarlos y darles contexto.

Paco-Gonzalez-Michael-Robinson-Jose-Ramon-Morena

[Paco González, Michael Robinson y José Ramón de la Morena en los comienzos de El Larguero de la Cadena Ser]

Siempre me acuesto escuchando algún programa deportivo de radio. Llevo haciéndolo desde los 13 años ante la incomprensión de algunas parejas. Para intentar justificarlo digo que es una de mis costumbres más arraigadas. Anoche, mientras quienes más le conocían recordaban las anécdotas y los valores de Michael Robinson, pensé que ese genio de la vida y excelente comunicador llevaba formando parte de mi vida 30 años con sus retransmisiones, y programas en radio y televisión. Y me emocioné porque supe que algo ya no volverá a ser lo mismo. Porque él tampoco será ya parte de la nueva normalidad sino que lo fue de la vida que todos estamos dejando atrás a una velocidad de vértigo.

Creo que, aún habiéndolo visto de cerca varias veces, la última hace un año en la zona de prensa del Bernabéu durante el Clásico, nunca llegué a saludarle. Me pasa a menudo. Aunque te apetezca saludar o hablar con alguien a quien admiras o sigues, no quieres molestarle y tu timidez de lo impide. Pero es curioso como hay gente que, sin conocerla personalmente, se vuelve parte de tu vida diaria, de tus rutinas, de tus costumbres. A mi me pasa especialmente con quienes escucho en la radio ya que siempre he sido un oyente tenaz. Cuando se retiran, dejan la radio o directamente fallecen siempre dejan un vacío, más o menos grande pero constante. Mi ejemplo de Michael Robinson seguro que es el mismo que cada uno tiene con alguno de los seres cercanos que se han ido en estos dos meses frenéticos, sea por el virus o no y los escucharan en la radio o fueran parte de sus vidas de alguna forma.

Siempre me acordaré de las anécdotas de Robinson cuando llegó a España, entre su despiste y falta de dominio del idioma le pasaba de todo y sabía contarlo con una gracia insuperable. Como cuando contaba que recibió la oferta para jugar en la liga española y se tiró horas buscando Osasuna en el mapa del norte de España y pensaba que debía ser un sitio pequeñísimo al no poder encontrarlo. O como cuando salió vestido de cazador una noche durante una concentración de pretemporada sin saber interpretar que sus compañeros le decían que esa noche iban a otra caza. O cuando le plantó un beso a un cura en vez de al Cristo que le brindaba en una ofrenda del Osasuna. Era un tipo que sabía reirse de sí mismo como nadie, un genio de la vida que nunca se quedó anclado en su personaje televisivo y acabó buscando historias humanas para acercarnos al deporte y a las personas en sus programas, retratando la vida misma y engrandeciendo al periodismo deportivo.

El mundo con Michael Robinson es todo lo que estamos perdiendo. El hoy, sin él, es ¨la nueva normalidad¨. Todavía no se ha ido del todo y ya echo de menos el mundo que se nos va. Aún no ha llegado la nueva normalidad y la fase 0 de momento no me está gustando nada.

michael-robinson-carlos-martinez-y-maldini

[Hace apenas dos meses Robinson retransmitió sus últimos partidos con Carlos Martínez y Julio Maldonado]

Para seguir todavía en el mundo de antes, estos días voy a ir recuperando los Informe Robinson pendientes a la espera del que sus compañeros están haciendo sobre él mismo con la entrevista final que les concedió. Aún no he visto el programa del gatillazo del Super Depor en la liga del 94. Me he resistido porque fue un episodio doloroso para ese niño ilusionado que fui aquel año y sé que me va a impactar. Lo haré un día de estos. Como homenaje a Michael Robinson, a mis propios fracasos y al mundo que irremediablemente se nos va.

¿Por qué lo llaman ‘desescalada’ cuando quieren decir descenso?

Daniel Riobóo Buezo

Es la palabra de moda. Desescalada. No es precisamente eufónica pero su adopción es imparable. La escuchamos a todas horas y en varios ámbitos. Por una parte para simbolizar el deseado descenso en la curva de la pandemia. Por otra para reflejar una rebaja paulatina de las condiciones del confinamiento que permita, por ejemplo, que los niños puedan salir un rato a la calle o que incluso podamos salir a hacer deporte manteniendo la distancia de seguridad. Y también está cobrando vigencia como expresión de la necesidad de reducir la tensión política. El propio presidente Pedro Sánchez la ha utilizado para pedir a los partidos de la oposición que rebajen sus acusaciones y apuestes por la cooperación en lugar de la división.

Pero, ¿de dónde viene este uso sustantivado de la palabra escalada? Como en tantos otros casos, del inglés, del verbo `to escalate’. Pero en español no existe desescalada, no figura en el diccionario. Sí existe escalada, con varias acepciones, hasta cuatro. Las dos más utilizadas son subir por una pendiente a una gran altura, una actividad emparentada con el alpinismo y el aumento rápido y alarmante de algo como los precios o los gastos. Pero su teórico antónimo, desescalada, no existe en el diccionario de la RAE.

Desescalada

Ante su uso masivo, la Real Academia de la Lengua Española ha señalado que es recomendable “evitar los calcos del uso del inglés ‘to escalate'” en el idioma español. Así, la RAE recomienda utilizar términos como ‘aumentar’ o ‘intensificar’ en lugar de ‘escalar’. Y en el caso de ‘desescalar’, recomienda en su lugar el uso de ‘reducir’, ‘disminuir’ o ‘rebajar’

Si bien en determinados contextos como en la tecnología, la música o el deporte adoptar o traducir anglicismos puede ser más comprensible, su invasión a cualquier precio no está justificada y tiene consecuencias. Teniendo una lengua tan rica como el castellano con multitud de palabras que pueden utilizarse perfectamente, ¿por qué adoptar tanto préstamo? Dejemos de desescalar y pensemos en reducir y rebajar, ya sean las condiciones del confinamiento o la crispación política.