Teletrabajar y teledirigir

Daniel Riobóo Buezo

La implantación del teletrabajo es imparable. Ya lo era antes de la pandemia y ahora todavía lo será más. El teletrabajo no sólo busca un ahorro de costes para la empresas, aprovechar el tiempo de los desplazamientos o una mayor posibilidad de conciliación familiar del trabajador. El teletrabajo es un cambio empresarial y cultural, una adaptación del mundo laboral al siglo XXI. Una modernización que estaba a medio hacer y que desde ahora se acelerará.

Datos y ejemplos de teletrabajo

No todas las industrias, profesiones o puestos permiten el teletrabajo. Pero en muchos casos sí pueden hacerlo, ya sea todo el tiempo o al menos parcialmente. Un camarero, un actor de teatro o un operario de una fábrica normalemente no pueden trabajar desde casa pero sí un informático, un profesional del diseño o incluso un teleoperador. Actualmente alrededor de un 8,3% de los ocupados en España practican el teletrabajo, ya sea de forma ocasional o más de la mitad de los días de su jornada laboral, según los datos aportados por el INE. Son cifras aún muy bajas que van a ir aumentando progresivamente. Ya lo están haciendo puntualmente durante el estado de alarma y lo seguirán haciendo de forma sostenida y continuada posteriormente.

home-office-5037562_640

                  [La imagen es de Alexandra Koch]

Sobre los beneficios del teletrabajo hay muchos datos y ejemplos. Por ejemplo, el de Ctrip, la mayor agencia de viajes de China. En 2017, mucho antes de la pandemia, esta empresa envió durante varios meses a decenas de trabajadores a teletrabajar durante al menos 4 de los 5 días laborables para medir los resultados en rentabilidad, productividad y percepción de la empresa por parte del empleado. Los resultados fueron muy satisfactorios: la productividad aumentó una media del 20%, el absentismo se redujo y los empleados manifestaron estar mucho más contentos con las condiciones laborables, ya que, dadas las largas distancias que hay que recorrer en Pekín, se ahorraban estrés, dinero y tiempo en transporte.

John Roberts, una de las eminencias en EEUU en el campo de organización de empresas, explica este ejemplo y anima a las grandes corporaciones a probar este sistema de trabajo en esta entrevista del Observatorio Vodafone de la Empresa.

Consejos para teletrabajar

En cuanto a los consejos para teletrabajar, los expertos inciden en elegir un sitio luminoso, preferentemente con luz natural, y alejado de los lugares de paso, la cocina y la televisión.  También recomiendan vestirse para trabajar para diferenciarlo de la vida personal. Además es conveniente establecer una rutina y un horario con sus correspondientes pausas e incluso se pueden establecer franjas horarias concretas dedicadas a cada cometido o cliente específico. La disciplina y la organización son fundamentales.

Otro concepto importante es la deslinealización del horario. Como relata el periodista especializado en teletrabajo David Blay “Yo no tengo un horario lineal. Hago las cosas que tengo que hacer en los momentos que veo que tengo que hacerlo. No sumo las horas, sumo si he hecho las cosas o no. Siempre estoy medio día fuera de casa, por ello cuando me siento frente al ordenador tengo que ser hiperproductivo”. Se trata de cumplir unos objetivos organizándote bien y adecuando tus horas de trabajo para alcanzarlos dentro de los plazos acordados con la empresa. Es decir, teletrabajar permite la flexibilidad pero exige responsabilidad.

20200415_181157

           [Mi rinconcito de teletrabajo es muy mejorable]

La tecnología juega un papel fundamental en la interacción con compañeros y clientes. Además del tradicional correo electrónico y el indispensable whatsapp, hay herramientas específicas. Para las reuniones online y las videollamadas hay diversas plataformas tecnológicas como Zoom, Skype, Microsoft Teams o Hangouts mientras Slack es la herramienta de trabajo colaborativo más utilizada en la actualidad.

Aprender a teledirigir

El teletrabajo tiene dos grandes protagonistas: los trabajadores y los empleadores o jefes de equipo. Si empleados y profesionales deben aprender a teletrabajar, también empleadores, jefes y clientes tienen que aprender a teledirigir . Y al igual que el trabajador debe cumplir sus objetivos, las empresas también tienen que respetar sus horarios y periodos de descanso. Estar en casa no significa tener total disponibilidad. Y es que, lejos de la creencia habitual, en casa se suele trabajar más por la culpabilidad asociada a no estar en la oficina. Por eso en muchos casos es conveniente pactar unas condiciones de teletrabajo de la misma forma que tenemos unas normas y horarios establecidos cuando trabajamos presencialmente.

El último día

Daniel Riobóo Buezo

Hoy hace un mes desde la última vez que nos vimos. Fue el 9 de marzo, el día de mi cumpleaños. Habíamos pasado el fin de semana en Bilbao y me había pedido libre aquel lunes para alargarlo y celebrarlo juntos.

Tras un fin de semana pateando Bilbao, descubriendo el nuevo diseño de Abecedario del Museo de Bellas Artes, haciendo el monguer en el Guggenheim y comiendo de maravilla como siempre que se visita el País Vasco, llegó aquel día que, sin saberlo entonces, sería el último que nos veríamos.

IMG_20200308_220013_072

Amanecimos despacio, algo perezosos. Tras ducharme me encontré con tu sorpresa en forma de unos regalos muy especiales. Después desayunamos con calma nuestras barritas de jamón y subimos en funicular al monte Artxanda bajo el txirimiri de una mañana desapacible, típicamente bilbaina. Las vistas desde el monte son espectaculares aunque el viento retorcía continuamente nuestro paragüas y prometimos volver durante un día soleado. Tras intentar buscar sin éxito la ermita por la cima, llegamos hasta la Basílica de Begona en donde pediste un deseo que no hace falta que me contaras para poder imaginar.

Paseamos tranquilamente hasta la Alhóndiga comentando que Bilbao es una ciudad en la que no nos importaría nada vivir. Allí nos sorprendimos ante un antiguo almacén de vino en donde ves a la gente nadando encima de tu cabeza, ahora es un centro culturar y deportivo con una arquitectura singular.

20200309_142822

También tiene un buen restaurante, Yandiola, donde disfrutamos de un menu degustación riquísimo siendo prácticamente los únicos clientes. Era un lunes a mediodía y además las noticias empezaban a meternos el miedo en el cuerpo. Nosotros, como todos, ya llevábamos parte del fin de semana hablando sobre lo que podía ocurrir. Tu estancia dos años en Taiwan y tu buen conocimiento de China te hacía ser pesimista sobre lo que vendría.

IMG-20200309-WA0014

Recogimos las maletas en el hotel y nos fuimos pitando hacia la estación de tren porque siempre sigo apurando aunque tu seas más previsora. El viaje de vuelta fue alterado. Aunque intentábamos desconectar leyendo y viendo algún capítulo de serie, cada dos por tres nos saltaban notificaciones en el móvil. Nuevos fallecidos, aumento exponencial de los contagiados y las primeras medidas desde las administraciones. En Madrid los colegios y centros educativos cerrarían desde el miércoles y se recomendaba el teletrabajo en las empresas.

Llegamos de noche a Chamartín y rápidamente en un taxi hasta mi casa para que recogieras tu coche para ir a casa de tus padres y acompañarles el día siguiente al hospital. Nos despedimos apresuradamente. Era tarde, al día siguiente madrugábamos y no queríamos imaginar que el mundo se iba a paralizar.

Aunque nos vemos a diario a través de videollamadas, aunque nos reímos y apoyamos continuamente, ese contacto nunca puede ser ni remotamente parecido a estar juntos. Has perdido tu trabajo y estás cuidando de tus padres porque al principio su confinamiento sin ti estaba siendo infinitamente más duro para ellos. Nos separan veinte kilómetros y, sobre todo, unas ganas enormes de vernos. Mientras sigo deseando que tu deseo a la Vírgen de Begoña se haga realidad espero que el mío igualmente pueda hacerlo. Creo que también sabes cual es.

20200308_152622

P.D. Tienes que crearte un blog para que podamos leer tus maravillosos microcuentos y no sólo a través de tu cuenta de instagram.

Las cifras de la sanidad española

Daniel Riobóo Buezo

Hoy es el día mundial de la salud, una ocasión más para agradecer a los sanitarios su enorme dedicación, entrega y valentía en la lucha contra el virus que tiene paralizado a todo el mundo. También es un buen momento para analizar en qué situación se encuentran el sistema sanitario español y sus profesionales para hacer frente a la pandemia. Por eso es conveniente analizar dos variables clave: el personal y las camas.

El personal sanitario

La proporción de personas que trabajan en la sanidad es un buen indicador del bienestar del que  goza un país. En este sentido, Europa y más concretamente los países nórdicos son los que tienen una mayor porcentaje de personal sanitario entre el total de sus habitantes. Según los datos de la OCDE, España ocupaba el undécimo lugar mundial en 2017.

Mundo-Sociedad-Trabajo-Salud-Población-con-empleo-sanitario-y-social-1

[Fuente: El orden mundial]

Si hablamos del número de profesionales sanitarios del mayor rango, es decir de la densidad de médicos por cada 100 mil habitantes, tanto España como Italia no salen mal parados. Según datos de 2019, en un ranking encabezado por Cuba, Grecia y Portugal, España es el octavo país a nivel mundial en proporción de médicos por habitantes.

Mundo-Población-Política-Sanidad-Médicos-por-habitante

[Gráfica: El orden mundial]

El personal de enfermería realiza un trabajo fundamental en los servicios sanitarios y su número es una prueba de la capacidad para dar una mejor atención a los pacientes que tienen a su cargo. En el ranking mundial que encabezan Suiza y Noruega, España ocupa el duodécimo lugar con 532 profesionales de la enfermería por cada cien mil habitantes. 

Mundo-Población-Política-Sanidad-Personal-de-enfermería-por-habitante-1310x926

[Gráfica: El orden mundial]

Las camas en los hospitales

Estos días estamos escuchando que alrededor de un 80% de los infectados por el virus no necesitan ingreso hospitalario, algo que si necesita aproximadamente un 20% de los infectados con un 5% del total requiriendo el ingreso en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales.

Cuando hacemos una comparación de la capacidad hospitalaria con países que están teniendo menos infectados y fallecidos como Japón, Corea del Sur o Alemania, vemos que España o Italia tienen entre tres o cuatro veces menos camas de hospital por habitante.  Según los datos de 2019 España ocupa el décimo puesto a nivel mundial en número de camas por 100 mil habitantes.

Mundo-Población-Política-Sanidad-Camas-por-habitante-640x452

[Gráfica de El Orden Mundial]

Si además de las camas nos fijamos en las Unidades de cuidados intensivos, vemos que Alemania y Estados Unidos encabezan el ranking mundial con una capacidad tres veces mayor que la de España o Italia para acoger a los enfermos más graves. España ocupa el noveno lugar en camas de cuidados intensivos por cada 100 mil habitantes.

Mundo-Política-Sociedad-Salud-Número-de-unidades-de-cuidados-intensivos-1310x737

[Gráfica de El Orden Mundial]

Hay una última gráfica significativa en cuanto al número de camas, la del porcentaje de sanidad pública y privada en Europa. Según las últimas estadísticas de Eurostat (2019), Islandia y Reino Unido (con mayoría de camas públicas pero también gestionadas de forma privada) encabezan una clasificación, la de la mayor proporción de camas de sanidad pública donde España ocupa el decimosexto lugar de Europa con un 68% de camas en la sanidad pública. 

Europa-Unión-Europea-Política-Economía-Salud-Camas-hospitalarias-públicas-y-privadas

[Fuente: El orden mundial]

El gasto en sanidad en porcentaje del PIB

La cantidad de recursos sanitarios está directamente relacionada con la inversión que se hace en el mismo por lo que esta gráfica debería ser una consecuencia de las anteriores aunque hay una excepción, la de Estados Unidos. Según las estadísticas de la OCDE de 2019, España es el décimo país del mundo que mayor proporción del Producto Interior Bruto destina a la sanidad con un 8,9%. 

Mundo-Política-Sanidad-Gasto-sanitario-en-PIB-640x452

[Fuente: El orden mundial]

Creo que estas gráficas y datos nos sirven para comprender mejor la situación en la que se encuentra la sanidad española en comparación con el resto de países en Europa y el mundo. Ahora por fin los hospitales y las UCIs empiezan a respirar tras tres semanas al borde del colapso. Y también parece que el material (respiradores, equipos y mascarillas, tests de detección), escaso al principio, está llegando para curar y proteger a quienes más expuestos están ante el virus. España es el tercer país del mundo en esperanza de vida y tenemos un gran sistema sanitario pero creo que debe ser necesario que tenga todavía más recursos, tanto personales como materiales.

*[El dibujo que encabeza el post es de Alberto Olmo Gómez]