Ante el confinamiento, deporte retro

Daniel Riobóo Buezo

Los deporadictos estamos viviendo una situación paradójica estas semanas. Por un lado nos hemos quedado chafados sin poder ver la fase decisiva de las temporadas de fútbol y baloncesto y de los demás deportes de equipo, sin los Master 1000 y Roland Garros, sin las Clásicas de primavera y el Giro de Italia, sin la temporada y el mundial indoor de atletismo, sin los mundiales de Fórmula 1 y motociclismo y, de postre, nos vamos a quedar sin la Eurocopa de fútbol y los Juegos Olímpicos. Pero por otra parte, la pandemia y el confinamiento mundial están obligando a las televisiones y canales de deporte a reinventarse y podemos revivir los mejores momentos deportivos de las últimas décadas.

Las hazañas de Perico, vuelven al presente. Fotografía de Ciclismo a Fondo.

El auge del deporte retro

El deporte es una vía de escape para muchos y estos días la necesitamos más que nunca. De ello han tomado buena nota las televisiones. Tanto Teledeporte, como Gol Televisión o los canales temáticos deportivos de Movistar+ están recuperando verdaderas joyas del deporte. Sin ir más lejos, en estas últimas semanas he podido ver eventos que por una razón u otra no pude ver en directo en televisión en su momento.

Uno de los primeros fue la final del mundial de fútbol de Sudáfrica de 2010. No la vi en televisión entonces porque tuve la suerte de vivir el mundial in situ y estuve en el Soccer City.  Lo hice parcialmente unos meses después y alguna otra vez pero nunca entera, he preferido recordar mis sensaciones vividas en el estadio y me resistía a verla hasta el décimo aniversario. Pero cuando la emitieron en Gol TV empecé a verla, aunque la dejé a la mitad y la grabé para esperar a julio y terminar de verla.

Con Gerardo Bernardo, el mayor coleccionista de estadios del mundo, tras la final de 2010.

Estos días también he revivido algunas finales de la Copa del Rey, algunas las viví en el estadio como los Clásicos del 2011 y 2014 en Mestalla. Otras apenas las recordaba como la final de Copa del 91 y otras que me pillaron en edades tempranas. El baloncesto también nos ofrece momentos suculentos con finales de Copa, Euroliga, NBA o las recurrentes hazañas de la selección española. Sin ir más lejos el otro día revisité aquella histórica final de Recopa en la que Drazen Petrovic anotó 62 puntos al Snaidero de Caserta.

Drazen Petrovic anotó 62 puntos en la histórica Recopa del 89 del Real Madrid.

También he podido revivir la final épica de Roland Garros en 1989 en la que una adolescente Arantxa Sánchez derrotó inesperadamente a la entonces invencible Steffi Graf. Me pilló precisamente en una clase de tenis. Nuestro profesor desaparecía y nos dejaba solos cada poco tiempo para ir a escuchar en la radio lo que iba sucediendo. De repente se esfumó durante quince minutos para luego regresar gritando como un loco: “La vicario campeona, la vicario campeona”. Aunque era un niño, es un momento que me quedó grabado.

Estos días también estoy ajustando cuentas con algo que me faltaba. Estoy reviviendo a través de Teledeporte el Tour de 1993, el tercero seguido de Induráin y que es el único que me perdí al completo porque estuve todo el verano aprendiendo inglés en Estados Unidos. Entonces tan sólo me enteraba de lo que pasaba a través de las llamadas de mi padre, que me informaba puntualmente pese a que no es un gran aficionado al ciclismo. Ahora por fin puedo ver como Induráin despachó la amenaza de Tony Rominger con una exhibición más. Y qué decir de los Tours de Pedro Delgado, desde las desgracias recurrentes a sus celebrados hachazos y su paseo militar en 1988, por fin estoy poniendo imágenes nítidas a lo que eran recuerdos parciales y hasta el mismo Perico afirma que las está disfrutando como no había podido hacer hasta ahora.

Y es que recuperar las grandes etapas de ciclismo en la sobremesa ha sido una gran idea por parte de Teledeporte. Para que los aficionados las podamos revivir y por su valor terapeútico para otros, como somnífero infalible.

Confluencia de nostálgicos y jóvenes curiosos

Recuperar estos grandes momentos del deporte tiene dos destinatarios claros. Por un lado los nostálgicos estamos encantados recuperando nuestras memorias deportivas y viendo desde otra perspectiva lo que en su momento nos emocionó o nos decepcionó tanto. Desde hace unos años ya teníamos esa posibilidad gracias a los maravillosos documentales de Conexión Vintage de Paco Grande en Teledeporte o del curioso y recomendable blog “¿Qué fue de?” de Eduardo Casado sobre deportistas olvidados en 20 minutos.

Conexión Vintage lleva ocho años recuperando el mejor deporte con documentales.

Por otra parte, las generaciones más jóvenes están descubriendo aquellas gestas y poniendo caras e imágenes a las batallitas deportivas de padres y abuelos. Es una buena forma de que las familias puedan compartir juntos emociones deportivas, algo que reafirma los vínculos.

Además, estos refritos televisivos tienen un valor incalculable para nuestro archivo. Yo me estoy dedicando a grabar bastantes. He tenido que hacer sitio en mi disco duro para tener espacio. Cuando todo esto pase espero poder invitar un día a casa a amigos deporadictos para revivir algunos de esos momentos juntos.

Sin Juegos de Tokio en 2020 pero con aperitivo para 2021

Como todos sabemos, los Juegos de Tokio al final también han tenido que aplazarse hasta 2021. Serán una paradoja porque Tokio 2o20 tendrá lugar en 2021 pero seguirán siendo los de 2020, sin duda serán unos Juegos para la historia.

Fotografía Olympic.org

Así las cadenas tienen que hacer frente a la pérdida de ingresos por no poder retransmitirlos y a la vez motivarnos para el año que viene. La solución: recuperar los grandes momentos de las últimas ediciones. Así, la NBC va a recuperar en EEUU desde el lunes 13 los mejores momentos de Beijing 2008, Londres 2012 y Rio 2016. En España seguro que TVE, la propietaria de los derechos, también recuperará pronto el olimpismo vintage en Teledeporte, tan sólo hay que estar atentos a su programación. No sé vosotros, pero yo creo que ya tengo plan para las tardes de agosto.

Todos esperamos que el deporte pueda reanudarse cuanto antes, aunque sea a puerta cerrada. Así, podremos disfrutar de los finales de liga y competiciones europeas o del Tour de Francia. Esa reanudación supondrá un chute de optimismo para todos y una muestra de que finalmente el mundo comienza a vencer a la pandemia. Mientras tanto, seguiremos disfrutando del deporte retro. Preparad las palomitas y las emociones.

*El artículo también ha sido publicado en Deporadictos, mi blog de deportes.

Deportistas solidarios

Daniel Riobóo Buezo

A menudo los deportistas son acusados de vivir en una burbuja y de no estar al tanto de los problemas y la realidad de la sociedad en la que viven. Criticar siempre es más fácil que construir y, aunque habrá alguno que pueda vivir en su torre de marfil, durante estos días muchos deportistas están movilizándose para ayudar a los sistemas sanitarios y a los colectivos más vulnerables, bien sea creando plataformas de ayudas, impulsando campañas, cosiendo mascarillas o mediante donaciones directas (públicas o de forma anónima), compartiendo consejos o animando a sus seguidores durante el confinamiento. Cualquier gesto suma.

La semana pasada vimos las primeras iniciativas y esta ha habido un verdadero aluvión. En Deporadictos hemos recogido algunas porque hay muchísimas, en España y en todo el mundo. Hay quienes impulsan campañas, como la de la Cruz Roja por Rafa Nadal y Pau Gasol y que ha implicado a numerosos deportistas, quienes cosen personalmente mascarillas como el regatista Iker Martínez o quienes destinan su tecnología para fabricar respiradores como las escuderias de Fórmula 1

Estos son solo algunos de los gestos públicos que hemos conocido hasta ahora y seguro que en las próximas horas y días se multiplican. Y es que el deporte está parado pero no se para. Este tipo de crisis sacan lo mejor del ser humano y, por supuesto, los deportistas no son una excepción.

NadalyGasol

[Rafa Nadal y Pau Gasol no pueden competir ahora pero, al igual que otros deportistas, están impulsando campañas e iniciativas para luchar contra el COVID-19]

Por qué hacer deporte mejora y alarga la vida

Por Daniel Riobóo Buezo  Seguir a @danirioboo

Hacer deporte mejora y alarga la vida. No lo decimos nosotros, lo afirman cada vez más evidencias científicas. Y tampoco hablamos del deporte de alta competición que puede tener consecuencias negativas al llevar el cuerpo al límite. Hablamos de practicar deporte regularmente de forma moderada.

Los costes económicos y en vidas del sedentarismo

La inactividad física es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad a nivel mundial, según la Organización Mundial de Salud (OMS).  Puede parecer increíble pero, según el Informe sobre la inactividad física y el sedentarismo en la población adulta española, la falta de actividad física es la responsable del 13,4% de las muertes al año en España, llevándose por delante más de 52.000 vidas. Esto supone además una carga económica importante para el país de más de 1.560 millones de euros, que son costeados en un 70,5% por las administraciones públicas.

Según dicho estudio, aplicado a España en comparación con los principales países de la Unión Europea, un 44% de los españoles no hace ninguna actividad física. Casi la mitad del país es sedentaria. Pero el estudio va más allá. Sólo un 15% de los ciudadanos hace ejercicio con regularidad. Y esto tiene costes. En vidas, ya que la obesidad y las patologías coronarias derivadas del sedentarismo causan más de 50 mil muertes anuales. Y en costes económicos, ya que la baja productividad, consecuencia del sedentarismo, cuesta a España 2. 500 millones de euros al año. “Si invertimos un euro en promoción deportiva, tenemos un ahorro aproximado de 50 euros en gasto sanitario acumulado durante 15 años” afirma el coordinador de la investigación José Ramón Pin. El estudio termina reclamando una verdadera política de estado para fomentar el deporte como ocurre en otros países de la Unión Europea.

Debemos adaptar las sesiones deportivas a nuestro estado de forma (Foto: Pixabay).

No practicar deporte empeora nuestra calidad de vida

La falta de práctica deportiva está habitualmente relacionada con una mayor obesidad. En España, según el estudio ENPE publicado en 2016, el 39,3% de la población tiene sobrepeso; y un 21,6% obesidad (22,8% en hombres y 20,5% en mujeres), cifras que aumentan con la edad. Además, las personas que sufren de obesidad tienen peor calidad de vida y esta se reduce de media entre cinco y veinte años con respecto a los que no la sufren y además tienen cinco veces más posibilidades de desarrollar determinados tipos de cáncer. Frente a estos riesgos, el deporte, unido a una dieta adecuada, debe ser el mejor remedio.

Alguien puede afirmar que, teniendo sobrepeso, no se pueden practicar la mayoría de los deportes. En los casos extremos de obesidad mórbida puede ser cierto ya que las rodillas sufren en exceso con la carga del peso sobre ellas pero siempre se puede caminar o practicar deportes de bajo impacto para las articulaciones como, por ejemplo, la natación o el ciclismo. En el primer caso es muy recomendable intentar ir andando a todos los sitios posibles para ir poco a poco abandonando el sedentarismo e ir reduciendo gradualmente el exceso de grasa corporal. Una buena solución con éxito en muchos casos es cenar ligero y muy pronto para posteriormente salir a dar un buen paseo nocturno antes de acostarse. Y es que cuando cenamos copiosamente, el organismo no quema tantas calorías durante la noche con respecto al día con lo que la ganancia neta de peso es clara y debemos tratar de evitarla. Evidentemente por la noche pasaremos hambre pero el que algo quiere algo le cuesta y quien quiera realmente perder peso tendrá que sufrir un poco.

La natación es un deporte de bajo impacto y apto para prácticamente cualquiera (Foto: Pixabay).

Beneficios del ejercicio para nuestra vida laboral y nuestra salud

España lidera la Unión Europea en el porcentaje de la población que pasa gran tiempo sentado en un día normal (franja de 2 horas y media a 6 horas y media) con casi dos de cada tres españoles en este bloque temporal, fundamentalmente en los puestos de trabajo. Y es que hacer deporte también puede ayudarnos en nuestra vida profesional. Según un reciente estudio científico los ejecutivos que son corredores habituales son mejores profesionales ya que estar en buena forma ayuda a rendir mejor y a saber manejar mejor el estrés. Y esto no sólo ocurre entre los ejecutivos, también en muchos otros perfiles, como por ejemplo en el caso del admirado chef Dabiz Muñoz que afirma que “correr es su droga para ser creativo y para gestionar la tensión”. 

Además las personas que practican deporte habitualmente desarrollan un sistema inmunológico más fuerte y logran reducir el tiempo por el que pueden estar afectados por catarros, gripes y demás enfermedades leves con lo que también se reduce el absentismo laboral.  Y aunque aún no cura la depresión, si puede tener grandes ventajas a la hora de combatirla ya que unos músculos ejercitados pueden ayudar a limpiar de sustancias depresivas nuestro organismo.

Deportes como el yoga son muy beneficiosos para cuerpo y mente (Foto: Pixabay).

Los beneficios de hacer deporte para nuestra vida sexual

Hacer ejercicio regularmente también tiene beneficios para nuestra vida sexual. Además de generar endorfinas y una mayor producción de testosterona, un estudio de la Universidad de Harvard ha demostrado que los hombres mayores de 50 años que corren por lo menos tres horas a la semana reducen en 30% el riesgo de tener impotencia frente a los que hacen poco o nada de ejercicio.

Los jóvenes no son ajenos a esto y así, un porcentaje significativo, concretamente un 49,2% es consciente de cómo el deporte puede contribuir a mejorar la vida sexual otorgándole mucha o bastante importancia, según se desprende del barómetro “Los jóvenes y el sexo” elaborado por Control. Entre los que respondieron que sí le dan importancia, el 60.1 % considera que es por su vinculación con la salud e igualmente llama la atención que hasta un 30.7 % destaca el cambio en el aspecto físico que supone el deporte para su pareja.

Ya sea por salud o apariencia física, lo cierto es que la práctica de actividad física regular genera más energía, una mente más relajada, sensación de bienestar y positivismo. Todos estos son factores que contribuyen a tener una vida sexual más constante y sana. Así, los expertos recomiendan como mínimo 35 minutos diarios al menos cuatro días a la semana de ejercicio físico.

Porqué hacer deporte en la tercera edad

Realizar ejercicio y correr nos mantiene más jóvenes. Según este estudio de la universidad de Colorado las personas más allá de los sesenta y setenta años que han corrido habitualmente durante décadas mantienen un organismo tan eficiente energéticamente al caminar como el de personas de 20 años. Esto no es algo que ocurra entre quienes tan sólo caminan habitualmente ya que quienes corren mantienen durante más tiempo su capacidad aeróbica reduciendo el consumo de energía. Según el estudio, hacer ejercicio retrasa en más de diez años la llegada de la dependencia con el ahorro que ello puede suponer en cuidados y tratamientos para los sistemas públicos de salud.  Si bien este estudio se ha realizado en Estados Unidos donde existe una mayor cultura del running que en otros países de Occidente, la popularización de esta práctica hace pensar que en unas décadas estos beneficios también serán cada vez más comunes en otros países.

Sin irse a Estados Unidos pero en la misma línea, el Catedrático de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra Mikel Izquierdo afirmaba recientemente que, corriendo, el riesgo de muerte disminuye hasta ocho años comparado con personas sedentarias de la misma edad y retrasa hasta en doce años la llegada de la dependencia por incapacidad. Además, la realización de determinados ejercicios puede contribuir definitivamente a la mejora de la calidad de vida y a reducir los efectos de los afectados por el Parkinson.

Si hay que tener en cuenta que, a partir de los ochenta años, es recomendable reducir la carga a los corredores sustituyendo paulatinamente la carrera por las caminatas y también se recomiendan disciplinas como   la natación o la gimnasia acuática ya que exigen menos intensidad y el agua ayuda a reducir la tensión sobre las articulaciones del cuerpo. Otras actividades recomendadas a partir de esta edad son el yoga,  el pilates o el Tai Chi. 

Si practicar deporte es siempre beneficioso, aún lo es más en la tercera edad (Foto: Pixabay).

Nunca hay que dejar de practicar deporte

Lo verdaderamente importante a la hora de hacer deporte es no parar nunca, hacer de su práctica una costumbre. Es conveniente que los niños comiencen a hacer deporte desde pequeños ya que les aporta beneficios físicos, sociales e intelectuales. Pero es fundamental no dejar nunca de practicar deporte ya que permite “mantener la energía, la independencia, reducir el dolor, mejorar el estado general de salud, aliviar los síntomas de determinadas enfermedades y prevenir otras como las enfermedades cardíacas, la obesidad, la diabetes y hasta el deterioro cognitivo” según Manuel Villanueva, traumatólogo y maratoniano.

Ya sabéis, si entre vuestros propósitos para 2019 no habíais incluido hacer deporte quizá deberíais replanteároslo. Y si lo habíais hecho, es hora de empezar a cumplirlo, incluso desde hoy mismo. Os aseguramos que os sentiréis mucho más optimistas y vuestra calidad de vida mejorará enormemente.