Los Juegos Paralímpicos: origen, deportes y legado

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

Quienes somos  afortunados por no tener ninguna discapacidad física o psicológica quizá no llegamos a hacernos idea de lo que puede suponer convivir día a día con ellas, por los impedimentos físicos y logísticos que quienes las padecen tienen que superar y por lo fuertes que deben ser mentalmente para convencerse de que no son inferiores a nadie, sino diferentes, y que tienen que aceptarlas para el resto de su vida sin complejos. Para conseguirlo sin duda el deporte es una gran ayuda ya que estimula la capacidad de superación como pocas actividades y permite conocer a otras personas que luchan a diario contra los mismos impedimentos.

Ludwig Guttmann, fundador de los Juegos Paralímpicos

El neurólogo británico Ludwig Guttmann fue quien desarrolló la idea de estimular las actividades físicas para personas discapacitadas. Nacido en Alemania en 1899, al ser judío Guttmann se vio obligado a huir del Tercer Reich justo antes de la Segunda Guerra Mundial. En Inglaterra obtuvo un gran reconocimiento durante su brillante carrera profesional, pero su gran deseo era reintegrar a sus pacientes a una vida social tan completa como fuera posible, lo que incluía el deporte, un aspecto que conocía bien al haber competido en diferentes disciplinas durante la universidad. Por ello consideró que las actividades deportivas suponían una terapia inmejorable ya que físicamente contribuían a restaurar la fuerza, la coordinación y la resistencia de las personas discapacitadas y, psicológicamente, tenían un efecto potenciador de la autoestima y contribuían decisivamente a superar cualquier posible complejo de inferioridad o cualquier tentación de autoaislamiento de sus pacientes.

El médico alemán Ludwig Guttmann fue quien primero apostó por el deporte como terapia de superación.
El médico alemán Ludwig Guttmann fue quien primero apostó por el deporte como terapia de superación.

Ya como director del hospital de Stoke Mandeville, Guttmann fue introduciendo entre los pacientes modalidades como el baloncesto, el tiro con arco, el netball, el lanzamiento de jabalina o el billar ya que podían ser practicados con la mitad superior del cuerpo e incluso permitían a los parapléjicos competir con personas sanas. Así, poco a poco, fue organizando competiciones entre sus pacientes y los de otros hospitales fundando los Juegos de Stoke Mandeville que coincidieron con los JJOO de Londres en 1948. Su competición fue creciendo año a año en hospitales participantes y modalidades deportivas y su repercusión internacional hizo que en 1960 los ya denominados “International Stoke Mandeville Games” se celebraran junto con los JJOO de Roma de forma oficial, por lo que se les considera los primeros Juegos Paralímpicos si bien esta denominación sólo se aplica desde 1984.

Los Stoke Mandeville Games fueron los precursores de los Juegos Paralímpicos.
Los Stoke Mandeville Games fueron los precursores de los Juegos Paralímpicos.

Tras la disputa de los International Stoke Mandeville Games, en 1964 se fundó la Organización Deportiva Internacional para los Discapacitados que buscaba ser una entidad equivalente al Comité Olímpico Internacional pasando después a tener otros nombres hasta el actual de Comité Paralímpico Internacional que, desde 1988, organiza los Juegos Paralímpicos de Verano y de Invierno inmediatamente después de  los Juegos Olímpicos. Así en los Juegos Paralímpicos participan atletas de todo el mundo con ciertos tipos de discapacidades físicas, mentales y/o sensoriales como amputaciones, ceguera, parálisis cerebral o deficiencias intelectuales. Además, el COI también reconoce otros dos grandes eventos para personas con discapacidades, las Olimpiadas Especiales o Special Olympics para personas con discapacidad intelectual y las Sordolimpiadas para personas con discapacidad auditiva.

Los deportes y las categorías de los Juegos Paralímpicos

Debido a la gran diversidad de discapacidades existentes, los Juegos Paralímpicos tienen un elevado número de categorías en las que los atletas compiten. Así, cada discapacidad es dividida hasta en diez categorías diferentes que son la discapacidad de potencia muscular, el rango de movimiento pasivo, la deficiencia en alguno o varios miembros, corta estatura, hipertonía, ataxia, atetosis, discapacidad visual y discapacidad intelectual. En cuanto a los deportes, actualmente el programa se compone de 23 deportes en los Juegos Paralímpicos de Verano y de cinco deportes en los de Invierno. Sin duda uno de los principales es el atletismo, con una gran variedad de pruebas mientras el baloncesto en silla de ruedas tuvo su origen en el Netball que patentó Ludwig Guttmann. Por su parte, el fútbol tiene tres variantes, el fútbol 5, el 7 y el Goalball, donde compiten tres jugadores con discapacidad visual por equipo.

Hasta 23 deportes en 10 categorías diferentes forman parte del programa de los Juegos Paralímpicos.
Hasta 23 deportes en 10 categorías diferentes forman el programa de los Juegos Paralímpicos.

Al igual que en los Juegos Olímpicos, la natación es uno de los deportes estrella de los Juegos Paralímpicos y, como en ellos, se disputan las modalidades de estilo libre, espalda, mariposa, braza y estilo medley (los cuatro anteriores combinados) y sus participantes pueden tener una discapacidad física, visual o intelectual con diferentes categorías. En la natación se incluyen plataformas de partida opcionales e incluso la prueba puede iniciarse en el agua para algunos atletas en función de su discapacidad y, en el caso de personas con discapacidad visual, se utilizan señales o “extractores”.  Además, existen otros deportes de los que podemos disfrutar al igual que en los JJOO de verano como el remo, el ciclismo con pruebas en diferentes tipos de bicicleta, la equitación, el judo, el tiro con arco y el tiro paralímpico, la vela o el tenis de mesa. En cuanto a los deportes específicamente disputados sobre silla de ruedas figuran la esgrima (en espada y sable), el rugby y el tenis mientras que en el voleibol sentado los jugadores deben mantener la pelvis pegada al suelo.

En Río se disputarán 23 deportes frente a los 21 disputados en Londres 2012.
En Río se disputarán 23 deportes frente a los 21 disputados en Londres 2012.

Además, los Juegos Paralímpicos incluyen varios deportes propios como la Boccia, cuyos orígenes se remontan a la Grecia Antigua y fue recuperado en los años setenta en los países nórdicos para adaptarlo a las personas con discapacidad y se introdujo como deporte de competición en la edición de 1984. En la Boccia participan personas con afecciones neurológicas o parálisis cerebrales y que se encuentran postradas en silla de ruedas. Se practica de forma individual, por parejas o equipos, sobre una pista rectangular en la que los jugadores tratan de lanzar sus bolas lo más cerca posible de una pelota blanca (denominada “Jack”) que sirve de objetivo, mientras intentan alejar las de sus rivales, en un ejercicio continuo de tensión y precisión. Además, el levantamiento de potencia, que debutó en los Juegos Paralímpicos de Tokio en 1964, tiene 10 categorías diferentes en función del peso de los atletas y es el equivalente a la halterofilia en los Juegos de Verano.

El legado de los Juegos Paralímpicos de Río

Además de ofrecer la posibilidad a los atletas de competir junto a sus compañeros de diferentes países y de ofrecer al público la posibilidad de disfrutarlos, los Juegos Paralímpicos tienen el objetivo de dejar un legado en las ciudades en donde se celebran dejando edificios con mejor accesibilidad y accesos así como mejorar la aceptación de las personas con discapacidad por parte de la sociedad incluso cambiando leyes que permitan que aumente su empleabilidad.

Pese a la polémica sobre la dotación de recursos para los Juegos Paralímpicos por la crisis económica que atraviesa la ciudad y el sobrecoste de los Juegos de Verano, Río destinará el esfuerzo económico y humano previsto y acogerá los Juegos Paralímpicos entre el 7 y el 18 de septiembre en un evento donde los atletas paralímpicos volverán a demostrarnos su admirable capacidad de superación. Para valorarla en su justa medida, nada mejor que ver el maravilloso vídeo promocional de los Juegos Paralímpicos del canal británico Channel 4 “We´re the Superhumans”, una oda a estos atletas admirables que representan los mejores valores del deporte.

La industria del mañana será una mente artificial

Daniel Riobóo (Madrid)

En los albores de la Revolución Industrial al inicio del siglo XIX, los luditas se oponían a la mecanización de la industria y la vida. Luchaban contra el progreso en la ingeniería y la tecnología en defensa de los puestos de trabajo que las máquinas quitarían a los hombre. El movimiento murió rápidamente pero hoy algunos siguen preguntándose lo mismo. ¿Cada vez que un nuevo robot automatiza una tarea nos quita un puesto de trabajo?

La pregunta es pertinente porque la robótica supera cada año el número de unidades vendidas y se calcula que en 2025 los robots harán el 45% de las tareas de fabricación industrial en contraste con el 10% actual con las consiguientes pérdidas de puestos de trabajo. Pero viendo la botella medio llena este hecho puede interpretarse también como creación de riqueza y bienestar al mecanizar tareas fatigosas y crear empleo cualificado para ingenieros de robótica y técnicos de mantenimiento.

La evolución de la disciplina ha ido abandonando la ciencia ficción para dar paso cada vez más a la tecnología. De hecho son muchos los que creen que la inteligencia artificial será la próxima gran revolución tecnológica por encima de la realidad virtual.  Entre ellos está Sundar Pichai, el CEO de Google, que recientemente ha asegurado en la carta anual de la compañía que la inteligencia artificial es la tecnología que más evolucionará en los próximos años y en la que Google está invirtiendo mayores esfuerzos a largo plazo.

La Inteligencia artificial es una disciplina mucho más amplia que la robótica y sus aplicaciones están invadiendo cada vez más nuestra vida diaria. Por solo citar algunos ejemplos es la que nos permite utilizar nuestra voz para buscar información, traducir una página web de un lenguaje a otro o filtrar el spam de la bandeja de entrada de nuestro correo electrónico.

Pero la inteligencia artificial también ha producido hitos recientes como la victoria de la máquina Alpha, de la empresa de Google Deepmind, en una partida de Go contra el campeón del mundo en la disciplina Lee Sedol. Esta hito no estaba previsto antes de 2025. Según la compañía, el triunfo sirve para probar lo que son capaces de lograr y para seguir enfocando su uso hacia la facilitación de nuestras tareas diarias y para pensar en utilizarla en un futuro no tan lejano para enfrentar grandes desafíos: como el cambio climático o el diagnóstico del cáncer.

El antecedente de este nuevo logro se produjo hace cinco años, el día que el superordenador de IBM Watson venció a dos de los mejores concursantes del conocido programa estadounidense Jeopardy. Hasta la derrota de Sedol, era la prueba más espectacular del avance de la inteligencia artificial desde la victoria de otro computador, Deep Blue, contra el ajedrecista ruso Gary Kasparov en 1997.

Detrás de estos hitos históricos está el hecho de que las computadoras están empezando a ser capaces de interactuar de forma natural con los humanos a través de una amplia gama de aplicaciones y procesos así como introduciendo en ellas características de los propios seres humanos, como por ejemplo la intuición. Sus usos prácticos cada vez son más ambiciosos. Actualmente IBM está aplicando estos avances al campo del diagnóstico médico mientras Google lo está haciendo, entre otros, al de la conducción autónoma de coches, cuyos primeros prototipos están ya circulando y se espera que puedan ser comercializados en 2020.

 

Para convertir en algo habitual a los coches autónomos en nuestras carreteras, a las empresas les queda un duro trabajo por hacer. Desde reproducir la experiencia de conducir en diferentes culturas a disminuir el factor de mayor riesgo, la distracción, un peligro que podría evitarse mediante los asistentes de voz. Fabricantes como Ford trabajan a contrarreloj para resolver las trabas legales que permitan circular a los futuros coches y convencer a las compañías de seguros de que todavía tendrán su sitio.

Pero otros sectores de la automoción también están apostando por la inteligencia artificial. Según un estudio de Accenture, en los próximos cinco años los fabricantes de componentes de automóviles y el sector industrial prevén invertir 220.000 millones de euros en máquinas e inteligencia artificial. Esta inversión se dedicará especialmente a conseguir aumentar la productividad mediante una plantilla conectada.

El estudio señala que los vehículos autónomos y robots móviles que mueven materiales en las instalaciones ya representan la mitad de la inversión de estas compañías en esta área. En el futuro, esta tendencia seguirá en auge, especialmente en robots colaborativos (cobots) así como en dispositivos de realidad aumentada y virtual. Una prueba más de que la inteligencia artificial estará cada vez más presente en nuestras vidas.

Emprender para triunfar en la transformación digital

Daniel Riobóo (Madrid) 

El emprendimiento y las startups son la semilla de la transformación digital, la causa de lo que ya se conoce popularmente como la cuarta revolución industrial. El ejemplo de las compañías innovadoras se ha contagiado a las grandes corporaciones que tratan de aplicar sus fórmulas para digitalizar y transformar sus estructuras e incluso su cultura empresarial. Analizar este fenómeno ha sido el tema de la primera mesa redonda de la segunda jornada de RETINA —el foro de transformación digital iberoamericano de EL PAÍS patrocinado por Iberdrola, Santander y Telefónica— formada por tres emprendedores en serie y tres ejemplos para quienes quieran perseguir sus sueños y, posteriormente, guiar a otros por la misma senda.

Adejemi Ajao fundó Tuenti en 2005 para venderla poco después y crear Identified, posteriormente comprada por la empresa estadounidense Workday de la que hoy es vicepresidente. Además, en su faceta de inversor ha apostado por startups como Cabify y Blink, la exitosa compañía de ofertas hoteleras cofundada por Rebeca Minguela y posteriormente adquirida por Groupon. Minguela, también ponente de la mesa, ahora trabaja con el Banco Santander en su proceso de transformación digital mientras continua emprendiendo en Silicon Valley. El tercer participante, Gustavo García Brusilovsky, descubrió bastante más tarde su vocación emprendedora. En 2005 fundó Buy Vip, que se convirtió en el mayor club privado de venta de moda en España hasta que Amazon decidió comprarla en 2010 cuando la empresa de Jeff Bezos decidió instalarse en España.

¿Qué pueden aportar los emprendedores a las grandes empresas?

En la mesa moderada por Jaime García Cantero, director de contenidos de Retina, se han tratado de averiguar las diferencias entre las startups y las grandes corporaciones y qué pueden aportar los emprendedores a estas. Para Rebeca Minguela, que actualmente emprende en la incubadora de Harvard con una startup de rating para medir el impacto social de empresas y organizaciones, las grandes compañías buscan emprendedores para catalizar el cambio, gente con una trayectoria y una energía diferentes. Minguela establece diferencias entre ambos tipos de organizaciones en función de su experiencia. Mientras cree que “en Groupon todavía hay agilidad aunque no está muy clara su identidad como grupo y la visión ya que han escalado demasiado rápido” lo contrario ocurriría en el Banco Santander que “tiene una cultura muy fuerte y jerárquica que les permite ejecutar proyectos muy rápido si bien a la vez tiene el reto de ser una empresa hiperregulada”.

Para Gustavo García la cultura corporativa pierde flexibilidad por su tamaño y jerarquías y, por esta razón, tras haber trabajado en varias grandes empresas, prefiere el mundo de las startups ya que cree que, aunque crezcan, aún mantienen parte de su esencia. “Al final Amazon es una gran empresa, pero sigue teniendo un toque especial”. Y eso es lo que le motiva, seguir trabajando con mayor libertad. “El emprendimiento en serie es levantarte por las mañanas y darte cuenta de que se pueden hacer las cosas mucho mejor gracias a la tecnología”. El rol de España el mundo de las startups es aún demasiado pequeño en opinión de García, por lo que “los emprendedores pueden tener más futuro cooperando con las grandes corporaciones y aportando innovación”. Algo que también cree que pueden aportar en laspymes, ya que estas “tienen recursos muy limitados y además no tienen control de sus clientes, no tienen tecnología. Hay mucho que trabajar con ellas aportándoles tecnología y datos”.

Por su parte Adejemi Ajao nunca había trabajado en una gran empresa antes de Workday y al principio reconoce que cuando se interesaron por Identified no sabía realmente lo que hacían (softwaretransaccional de recursos humanos y finanzas). Pero cuando lo entendieron se dio cuenta de lo que podían aportar y finalmente la empresa americana decidió comprar su startup y ahora es vicepresidente en Workday. “Cuando tienes una startup muy agresiva, igual a tu cliente le cuesta llegar ahí pero al final es una colaboración beneficiosa para los dos”.

Las próximas tendencias que triunfarán en la economía digital

Para Adejemi Ajao, la inteligencia artificial es la tendencia con más futuro como prueba que “la inversión se ha multiplicado por 15 en los últimos 5 años”. En este campo, para Ajao hay dos tipos de empresas, “unas en plan terminator que trabajan para crear los robots del futuro pero que son muy pocas, porque antes de 15 años es difícil que puedan lograr productos viables”. Mientras, las otras, “son las de bases de datos enormes para los sectores de finanzas, recursos humanos, logística y a los que les puedes aplicar una solución muy concreta. Ser capaces de procesar datos más rápido es una ventaja competitiva”.

Gustavo García cree que la tendencia inmediata pasa por aplicar la tecnología a las pymes y comercios. “El 80% de lo que hacemos en Internet es ya a través del móvil. La tecnología va por delante de donde queremos llegar. Llevarla a las pymes es la gran transformación de los próximos 3 años”. Por su parte, Rebeca Minguela apuesta por el campo donde actualmente emprende. “El sector más importante es el del impacto social, que en los próximos 10, 20 años aumente el nivel de vida  de toda la población ya que los avances y tecnologías actuales solo llegan a la zona alta de la pirámide social”.

En cuanto al mensaje final inspirador, cada uno de estos emprendedores tiene su propia visión. Para Adejemi Ajao “ayudamos a las empresas a tomar mejores decisiones basadas en datos, la oportunidad está ahí”. Una posibilidad, la del éxito, que para Gustavo García pasa por adoptar una startup. Rebeca Minguela cree que “estamos en un momento único para emprender. Para las grandes empresas es ahora o nunca: transformarse o morir”.