Ante el confinamiento, deporte retro

Daniel Riobóo Buezo

Los deporadictos estamos viviendo una situación paradójica estas semanas. Por un lado nos hemos quedado chafados sin poder ver la fase decisiva de las temporadas de fútbol y baloncesto y de los demás deportes de equipo, sin los Master 1000 y Roland Garros, sin las Clásicas de primavera y el Giro de Italia, sin la temporada y el mundial indoor de atletismo, sin los mundiales de Fórmula 1 y motociclismo y, de postre, nos vamos a quedar sin la Eurocopa de fútbol y los Juegos Olímpicos. Pero por otra parte, la pandemia y el confinamiento mundial están obligando a las televisiones y canales de deporte a reinventarse y podemos revivir los mejores momentos deportivos de las últimas décadas.

Las hazañas de Perico, vuelven al presente. Fotografía de Ciclismo a Fondo.

El auge del deporte retro

El deporte es una vía de escape para muchos y estos días la necesitamos más que nunca. De ello han tomado buena nota las televisiones. Tanto Teledeporte, como Gol Televisión o los canales temáticos deportivos de Movistar+ están recuperando verdaderas joyas del deporte. Sin ir más lejos, en estas últimas semanas he podido ver eventos que por una razón u otra no pude ver en directo en televisión en su momento.

Uno de los primeros fue la final del mundial de fútbol de Sudáfrica de 2010. No la vi en televisión entonces porque tuve la suerte de vivir el mundial in situ y estuve en el Soccer City.  Lo hice parcialmente unos meses después y alguna otra vez pero nunca entera, he preferido recordar mis sensaciones vividas en el estadio y me resistía a verla hasta el décimo aniversario. Pero cuando la emitieron en Gol TV empecé a verla, aunque la dejé a la mitad y la grabé para esperar a julio y terminar de verla.

Con Gerardo Bernardo, el mayor coleccionista de estadios del mundo, tras la final de 2010.

Estos días también he revivido algunas finales de la Copa del Rey, algunas las viví en el estadio como los Clásicos del 2011 y 2014 en Mestalla. Otras apenas las recordaba como la final de Copa del 91 y otras que me pillaron en edades tempranas. El baloncesto también nos ofrece momentos suculentos con finales de Copa, Euroliga, NBA o las recurrentes hazañas de la selección española. Sin ir más lejos el otro día revisité aquella histórica final de Recopa en la que Drazen Petrovic anotó 62 puntos al Snaidero de Caserta.

Drazen Petrovic anotó 62 puntos en la histórica Recopa del 89 del Real Madrid.

También he podido revivir la final épica de Roland Garros en 1989 en la que una adolescente Arantxa Sánchez derrotó inesperadamente a la entonces invencible Steffi Graf. Me pilló precisamente en una clase de tenis. Nuestro profesor desaparecía y nos dejaba solos cada poco tiempo para ir a escuchar en la radio lo que iba sucediendo. De repente se esfumó durante quince minutos para luego regresar gritando como un loco: “La vicario campeona, la vicario campeona”. Aunque era un niño, es un momento que me quedó grabado.

Estos días también estoy ajustando cuentas con algo que me faltaba. Estoy reviviendo a través de Teledeporte el Tour de 1993, el tercero seguido de Induráin y que es el único que me perdí al completo porque estuve todo el verano aprendiendo inglés en Estados Unidos. Entonces tan sólo me enteraba de lo que pasaba a través de las llamadas de mi padre, que me informaba puntualmente pese a que no es un gran aficionado al ciclismo. Ahora por fin puedo ver como Induráin despachó la amenaza de Tony Rominger con una exhibición más. Y qué decir de los Tours de Pedro Delgado, desde las desgracias recurrentes a sus celebrados hachazos y su paseo militar en 1988, por fin estoy poniendo imágenes nítidas a lo que eran recuerdos parciales y hasta el mismo Perico afirma que las está disfrutando como no había podido hacer hasta ahora.

Y es que recuperar las grandes etapas de ciclismo en la sobremesa ha sido una gran idea por parte de Teledeporte. Para que los aficionados las podamos revivir y por su valor terapeútico para otros, como somnífero infalible.

Confluencia de nostálgicos y jóvenes curiosos

Recuperar estos grandes momentos del deporte tiene dos destinatarios claros. Por un lado los nostálgicos estamos encantados recuperando nuestras memorias deportivas y viendo desde otra perspectiva lo que en su momento nos emocionó o nos decepcionó tanto. Desde hace unos años ya teníamos esa posibilidad gracias a los maravillosos documentales de Conexión Vintage de Paco Grande en Teledeporte o del curioso y recomendable blog “¿Qué fue de?” de Eduardo Casado sobre deportistas olvidados en 20 minutos.

Conexión Vintage lleva ocho años recuperando el mejor deporte con documentales.

Por otra parte, las generaciones más jóvenes están descubriendo aquellas gestas y poniendo caras e imágenes a las batallitas deportivas de padres y abuelos. Es una buena forma de que las familias puedan compartir juntos emociones deportivas, algo que reafirma los vínculos.

Además, estos refritos televisivos tienen un valor incalculable para nuestro archivo. Yo me estoy dedicando a grabar bastantes. He tenido que hacer sitio en mi disco duro para tener espacio. Cuando todo esto pase espero poder invitar un día a casa a amigos deporadictos para revivir algunos de esos momentos juntos.

Sin Juegos de Tokio en 2020 pero con aperitivo para 2021

Como todos sabemos, los Juegos de Tokio al final también han tenido que aplazarse hasta 2021. Serán una paradoja porque Tokio 2o20 tendrá lugar en 2021 pero seguirán siendo los de 2020, sin duda serán unos Juegos para la historia.

Fotografía Olympic.org

Así las cadenas tienen que hacer frente a la pérdida de ingresos por no poder retransmitirlos y a la vez motivarnos para el año que viene. La solución: recuperar los grandes momentos de las últimas ediciones. Así, la NBC va a recuperar en EEUU desde el lunes 13 los mejores momentos de Beijing 2008, Londres 2012 y Rio 2016. En España seguro que TVE, la propietaria de los derechos, también recuperará pronto el olimpismo vintage en Teledeporte, tan sólo hay que estar atentos a su programación. No sé vosotros, pero yo creo que ya tengo plan para las tardes de agosto.

Todos esperamos que el deporte pueda reanudarse cuanto antes, aunque sea a puerta cerrada. Así, podremos disfrutar de los finales de liga y competiciones europeas o del Tour de Francia. Esa reanudación supondrá un chute de optimismo para todos y una muestra de que finalmente el mundo comienza a vencer a la pandemia. Mientras tanto, seguiremos disfrutando del deporte retro. Preparad las palomitas y las emociones.

*El artículo también ha sido publicado en Deporadictos, mi blog de deportes.

DesUnión Europea

Daniel Riobóo Buezo

En España seguimos viendo la división política por la crisis del COVID-19. Al fin y al cabo estamos acostumbrados. El cainismo español es algo casi consustancial a nuestro país. Pero ahora también estamos viendo el profundo desacuerdo en las reuniones del Eurogrupo, incapaz de encontrar un consenso sobre las inversiones y programas de ayuda para hacer frente a la monumental crisis económica que va a desatar la pandemia.

Para hacernos una idea, Bruselas calcula que el efecto de la crisis se traducirá en la peor caída de la actividad de los últimos tres cuartos de siglo. La Organización Internacional del Trabajo avisa de que si no se ponen de acuerdo el resultado será catastrófico con la pérdida de 12 millones de empleos.

Mientras Italia reclama solidaridad, Holanda se niega a la aprobación de los Coronabonos, un plan Marshall europeo por valor de medio billón de euros para rescatar a las economías de los países del sur de Europa, los más afectados hasta el momento por la epidemia y a la vez lo más endeudados. Alemania y Francia y España intentan media para alcanzar un acuerdo de mínimos de momento sin éxito y, como añadido, hoy mismo el jefe de la ciencia europea, el italiano Mauro Ferrari ha dimitido asegurando estar “decepcionado” por la gestión de la crisis por parte de la Unión Europea.

A la crisis abierta tras el Brexit se suma ahora la del cisne negro que nadie esperaba. Hace una semanas ya vimos los primeros enfrentamientos con las acusaciones de España e Italia hacia Francia y Alemania por acaparar la compra y distribución de material sanitario. Posteriormente el primer ministro portugués Antonio Costa calificó de “repugnante” el discurso económico de Holanda que culpaba a España e Italia por haber vivido demasiado alegremente y no haber ahorrado lo suficiente para poder hacer frente a una crisis que casi nadie podía prever.

Así, la vieja Unión Europea cuyo germen fue unir al continente tras la tragedia que supuso la Segunda Guerra Mundial ha ido creciendo y avanzando con sus breves periodos de parálisis. Desde sus seis miembros iniciales, pasando por su Tratado en 1993 y los 27 países actuales (tras la salida del Reino Unido) su extensión y poder han ido aumentando paulatinamente. Pero ahora mismo está viviendo probablemente la mayor crisis de su historia.

Euro

En un momento en el que hay una disputa por el liderazgo mundial entre Estados Unidos y China, la Unión Europea, lejos de presentar su candidatura, se encuentra más desunida que nunca. Personalmente creo que es el momento de recordar sus valores: la inclusión, la tolerancia, la justicia, la solidaridad y la no discriminación. Bien harían los 27 miembros en tenerlos presentes más que nunca para llegar a un acuerdo y dar ejemplo a los ciudadanos porque, o nos salvamos y ayudamos todos o probablemente no lo haremos ninguno.

Fake news: el otro virus

Daniel Riobóo Buezo

Mientras los contagiados y los sanitarios siguen luchando de forma denodada contra el virus, hay otra epidemia que ahora también sufrimos más que nunca. Es la pandemia de las noticias falsas, también conocidas con el término anglosajón fake news y de cuyo aumento exponencial ha alertado la propia Organización mundial de la Salud abriendo incluso un canal informativo en whatsapp.

Para delimitarlas correctamente, Wikipedia las define como un tipo de bulo que consiste en un contenido pseudoperiodístico difundido a través de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y redes sociales y cuyo objetivo es la desinformación.

La Policía Nacional anunciaba ayer que ha localizado más de un millón y medio de cuentas en redes sociales relacionadas con el virus y que se dedican a manipular y difundir noticias falsas. Además recordaba que la responsabilidad de estos mensajes falsos es de todos y pedía no transmitirlos para no convertirlos en virales.

Pero, ¿está preparada toda la población para distinguir las noticias veraces de las falsas? ¿Tiene el tiempo y el conocimiento para poder llevar a cabo una verificación adecuada? Esta infografía de la Policía Nacional puede servirnos para detectar noticias falsas.

INFOGRAFÍA-696x883

Todos recibimos bulos y noticias falsas continuamente, bien sea por redes sociales o a través de grupos de whatsapp. La mayoría se detectan a simple vista pero algunas no tanto, pueden estar muy bien elaboradas. Yo intento verificarlas buscando la noticia o fuente original o a través de alguna de las organizaciones y herramientas que existen como esta web que ha creado recientemente la Unión Europea o maldita.es. Pero alguna vez, como a casi todos, me la han colado. Y es que a veces nos puede la urgencia de ser los primeros en transmitir una noticia. Siempre es mejor ser prudentes. Como decía Baltasar Gracián “es cordura provechosa ahorrarse disgustos. La prudencia evita muchos”.