La banda sonora de la pandemia

Daniel Riobóo Buezo

No hay momento histórico que no sea recordado con una determinada banda sonora de canciones con los que se termina identificando a lo largo del tiempo. Así, cuando pensamos en la Primera o la Segunda Guerra Mundial nos vienen a la cabeza Lili Marleen de Norbert Schultze o Bella Ciao, la canción popular de los partisanos italianos. Si avanzamos unos años, el gran salto para la humanidad que supuso la llegada del hombre a la luna siempre lo recordamos con los acordes del Space Oddity de David Bowie. O si miramos a Portugal, la Revolución de los claveles se inició con la canción Grandola, Vila Morena que compuso José Afonso e inmortalizó la gran dama del fado Amalia Rodrigues.

La pandemia del coronavirus sin duda va a suponer un antes y un después en el siglo XXI y en la vida de varias generaciones. Seguro que en los próximos años surgirán numerosas obras culturales sobre ella pero mientras aún la sufrimos, en la música estamos viendo conciertos y festivales online y también hay determinadas canciones que se están convirtiendo en icónicas.

Yomequedoencasafestival

[El festival online ‘Yo me quedo en casa’ es una de las iniciativas surgidas en el confinamiento]

Canciones que resurgen con la pandemia

Si hablamos de la canción del confinamiento, probablemente la más popular sea el “Resistiré” del Dúo Dinámico, que hemos escuchado casi a diario desde nuestros balcones tras los aplausos a los sanitarios. Además del resurgimiento del tetma original hemos visto como se presentaban diferentes versiones durante las últimas semanas, como ésta en la que más de 30 artistas españoles se han unido para destinar la recaudación a Cáritas. 

También hay otra canción, en este caso italiana, con la que muchos nos levantamos cada día al escuchar la radio y que ha rebasado los propios límites del programa que la ha popularizado. Tras el monólogo de Carlos Alsina en Onda Cero, siempre suena ‘Facciamo finta che’, una canción italiana de 1975 de Ombretta Colli que reza que “finjamos que todo va bien”, un verdadero canto al optimismo en estos tiempos difíciles.

Otro clásico moderno que está volviendo a recuperar vigencia es ‘It´s the end of the world as we know it’, de REM. Michael Stipe contó que escribió la canción después de soñar que estaba en una fiesta de cumpleaños donde todos los invitados tenían las iniciales L.B., por eso menciona a Leonard Bernstein, Leonid Brézhnev o a Lenny Bruce. La letra es bastante críptica y la canta a toda pastilla. Básicamente es una crítica a la sociedad que les aliena pidiendo un cambio revolucionario que cambie todo. Cuando la cantaban en directo era el clímax de sus directos y se desataba la locura. El vídeo es del festival de Glastonbury de 1999. 

Nuevas canciones que ven la luz durante el confinamiento

A raíz del confinamiento hay muchos artistas componiendo canciones ad hoc sobre el confinamiento, la pandemia y el esfuerzo de la sociedad y de determinados colectivos. Y a menudo con fines benéficos. Uno de ellos ha sido Kiko Veneno. El artista andaluz ha compuesto ‘Hay gente’, su particular homenaje a los sanitarios en España y que repartirá todos los beneficios que genere a Médicos sin Fronteras.

¿Y qué decir del resurgir de los Rolling Stones? Tras ocho años sin entregar nuevo material, la banda de Mick Jagger se había recluido para grabar de nuevo antes de la pandemia y, a la espera de que su nuevo disco vea la luz en unos meses, nos han dejado un adelanto con ‘Living in a Ghost Town’. Aunque no fuera compuesta pensando en lo que nos esperaba, al final ha resultado ser una canción visionaria sobre las ciudades vacías que estamos viendo y que además tiene un aroma a los mejores clásicos estonianos de finales de los 70.

Por último, no hay que olvidar el último hallazgo, en este caso de Vetusta Morla. La banda madrileña, acompañada por un gran número de cantantes y bandas de la música española y latinoamericana actual, ha publicado ‘Los abrazos perdidos’, una maravillosa canción por el respeto y la dignidad de la Sanidad Pública y todos sus trabajadores. La dedicatoria es merecida y el gesto aún mejor ya que la recaudación por cada reproducción o descarga irá destinada a la investigación sobre el coronavirus en el Centro Superior de Investigaciones Científicas. 

Estas son sólo algunas de las canciones que están componiendo la banda sonora de la pandemia, seguro que cada uno de nosotros tiene muchas otras en su lista personal. Se admiten sugerencias para ampliar la de este artículo.

 

Prohibido rendirse

Daniel Riobóo Buezo

Primero fueron dos semanas, luego otras dos más hasta después de Semana Santa. Pese a que parece se está alcanzando el deseado pico máximo en cuanto a fallecidos y enfermos graves, el gobierno, aconsejado por el comité científico, considera apropiado aumentar el confinamiento dos semanas más, al menos hasta el 26 de abril. Es decir, llevamos ya tres semanas de confinamiento y por lo menos nos quedarán otras tres más. Y todavía es probable que esa situación se prolongue todavía más. Hasta que los hospitales dejan de estar colapsados, el contagio comience a estar controlado y podamos empezar a hacer vida normal progresivamente.

Hoy ha fallecido el cantautor y artista Luis Eduardo Aute. Recuerdo que a mi madre le encantaba, le conocí y comencé a escucharle con ella. Su canción Imán de mujer empezaba diciendo “Hoy tengo un día de esos en que mandaría todo a hacer puñetas, incluso firmaría con placer el acta de mi rendición…”

Todos experimentamos en algún momento estados de ánimo bajos estos días. Pero no hay que rendirse. Son tiempos de paciencia, de resiliencia, de aguante. La fortaleza mental es más necesaria que nunca y cada uno debemos buscar nuestra propia motivación. En la canción de Aute su motivación y su imán eran la espera de una mujer. Cada uno debemos elegir y buscar nuestro propio imán al final del camino. Por ejemplo, volver a escuchar o bailar una canción de Aute junto a quien más deseamos ver.

Así surgieron los nombres de estos grupos de música españoles

Cuando se forma un grupo de música, una de las mayores incógnitas es qué nombre elegir, algo decisivo porque debe ser impactante, fácilmente recordable y, preferentemente, debe reflejar el alma del grupo, su estilo, su filosofía. Aunque, bueno, no siempre es así. Porque las inspiraciones de los nombres de muchos de los grupos de música españoles más populares tienen orígenes realmente sorprendentes. Aquí te explicamos por qué esos grupos que has coreado tantas veces se llaman así.

Referencias literarias

Existen grupos literarios cuyos músicos son ávidos lectores y cuyo nombre, por tanto, se ha inspirado en aquel libro, poema o autor que les marcó en sus lecturas. En la música española hay varios ejemplos:

Vetusta Morla: Los referentes actuales del indie tomaron su nombre de la tortuga que habitaba en el pantano de la tristeza en la novela La historia interminable, de Michael Ende.

– Duncan Dhu: El nombre del grupo liderado por Mikel Erentxun viene de un personaje de la novela Las Aventuras de David Balfour, de Robert Louis Stevenson.

– Negu Gorriak: También tiene un significado literario el nombre de la banda que lideró Fermín Muguruza. Negu Gorriak es como se dice en euskera “Invierno rojo, invierno crudo”, parte de un poema de Bertold Brecht que adaptó el cantautor vasco Mikel Laboa.

Nombres inspirados en canciones

Muchas veces son las canciones fetiche de otros artistas o grupos las que inspiran a las nuevas bandas. Una especie de metahomenaje musical:

Lori Meyers: El nombre de los granadinos proviene de los padres del punk rock californiano, NOFX. En una de sus canciones, con el mismo nombre, relataban la historia de una vecina de su edificio que era actriz porno y era conocida en el cine para adultos como Lori Meyers.

– El canto del loco: De una canción también viene el nombre del popular grupo liderado por Dani Martín. Mientras estudiaba arte dramático, Dani conoció a Iván Ganchegui que tocaba la guitarra y con quien decidió montar un grupo que bautizaron en homenaje a uno de sus grupos favoritos, Radio Futura, por su melodía El canto del gallo. Por cierto, el nombre de la histórica banda de Santiago Auserón deriva del de una emisora de radio libre italiana de corte feminista.

– Sexy Sadie: La banda tomó su nombre de la homónima canción de los Beatles.

– Lagartija Nick: Es una composición del grupo Bauhaus que inspiró al singular grupo granadino.

Aviador Dro: Era una ópera futurista de principios del siglo XX y que dio nombre a uno de los pioneros de la música electrónica española.

– Sidonie: Otro de los referentes del indie nacional tiene también un origen musical. Este grupo catalán tomó su eufónico nombre de un poema de Charles Cros cantado por la actriz francesa Brigitte Bardot en la película Una vida privada de Louis Malle.

– Supersubmarina: En este caso se inspiraron en una canción… de ellos mismos. Jaime, su teclista, fue el encargado del nombre del grupo y este surgió cuando estaban componiendo la canción posteriormente bautizada comoSupersubmarina, ya que su arreglo de teclado recordaba al sonido de las olas del mar. Y de ahí, la reminiscencia marina elevada a Súper por el grupo de Baeza.

– Triángulo de Amor bizarro: Los representantes más respetados del noise patrio tomaron su nombre de la canción Bizarre Love Triangle de New Order.

– Alaska: También de una canción, pero no de su título, eligió su nombre artístico Olvido Gara. “Todos mis amigos me llaman Alaska” decía una prostituta en la canción de Lou Reed Caroline says II. Mientras su formación posterior Fangoriatomaba su nombre de una revista de cine especializada en series B y ciencia ficción.

Las conexiones con el arte y el cine

El cine y el arte también han servido como inspiración para algunas de las bandas más populares de la música nacional:

– Gabinete Caligari: Hace referencia a la película de cine expresionista alemán de Robert Wiene El gabinete del Doctor Caligari.

– Hombres G: G Men, una obra de cine negro de 1935 protagonizada por James Cagney, dio nombre al popular grupo de David Summers.

– Los Niños del Brasil: Una cinta británico-estadounidense sobre experimentos nazis titulada Los Niños del Brasil tuvo su propio grupo en España. La película, de 1978, estaba protagonizada por Gregory Peck y Laurence Olivier y, a su vez, se basaba en una novela de Ira Levin.

– El Club de los poetas violentos: El nombre de esta banda de rap en medio literario y medio cinematográfico y surge de la adaptación de El club de los poetas muertos. La película, protagonizada por Robin Williams, era la adaptación del libro con el mismo nombre escrito por Nancy H. Kleinbaum.

– Mägo de Oz: Claramente inspirado en el clásico de Victor Fleming que convirtió a Judy Garland en un mito de Hollywood.

Las historias personales

Entre las decisiones para denominar a un grupo de música también hay nombres aparentemente más crípticos o ambiguos que responden a historias biográficas:

La Habitación Roja: Aunque hay teorías que dicen que el nombre de los valencianos es un homenaje a la red room de El Resplandor o a la sala roja deTwin Peaks, una de las referencias del pop melódico español tiene su origen en el color del salón de la casa de Barcelona donde su cantante, Jorge Martí, vivió por primera vez como adulto emancipado, como ellos mismos han explicado.

– Siniestro total: La banda se llamaba anteriormente Mari Cruz Soriano y los que afinan su piano, en homenaje sarcástico a la popular presentadora de los 80. Poco después tuvieron un accidente de tráfico y en el parte, el estado de su coche quedó atestado como siniestro total. Contentos por haber salido ilesos, decidieron bautizar así a la inefable banda gallega.

Estopa: El dúo de los hermanos José y David Muñoz que revitalizó y modernizó la rumba desde Cornellá tomó su nombre de una anécdota laboral. Empleados de una fábrica de coches, se inspiraron en la frase que les decía el operario que venía a arreglar los robot:  “¡Dale estopa a la máquina!”. Cosa que se tomaron al pie de la letra en su imparable carrera musical.

– Loquillo: Más que una historia personal fue su propia apariencia la que hizo que a José María Sanz sus compañeros del equipo juvenil de baloncesto comenzaran a llamarle Loquillo. Sobre todo por el tupé que lucía y que le hacía parecerse al personaje del pájaro loco de los dibujos animados.

– Ketama: Es una bella región del norte de Marruecos también famosa por sus enormes plantaciones de cannabis. No sabemos si fue esto lo que inspiró el nombre de la popular banda de flamenco-fusión de los hermanos Carmona, o simplemente lo eligieron porque les gustaba la zona y el nombre les sonaba bien.

– Izal: Y si la inspiración no llega y se tiene un apellido corto, exótico y que suena bien, para qué romperse la cabeza. Es el caso de Izal, el primer apellido de su cantante y compositor, Mikel Izal que, tras probar en solitario, al llegar a Madrid consideró que su música funcionaba mejor arropada por una banda.

– Mecano: No es más que un juego de palabras con el apellido de los hermanos José María y Nacho Cano, los compositores del mítico trío al que ponía voz Ana Torroja.

– Neuman: El nombre del grupo murciano de shoegaze amado por los críticos responde al apelativo de la entonces mascota de su cantante, Paco Román.

La sexualidad, otra poderosa fuente de inspiración

El sexo siempre es un reclamo poderoso y para la música no podía ser menos:

– Love of lesbian: Existen dos versiones sobre el nombre de la banda. Según la página web del grupo, su polémico nombre “viene dado por una anécdota del cantante, el cual, sin querer, grabó una película de lesbianismo donde anteriormente estaba filmado su propio bautizo, motivo por el cual sus relaciones familiares sufrieron una temporal crisis de identidad”.

Sin embargo, en esta entrevista explicaban que el nombre surgió porque al nacer “buscábamos maneras de llamar la atención y una de ellas era buscar un nombre de banda que provocara al público y a los críticos, que son todos hombres y morbosos”.

– Novedades Carminha: La banda, que recientemente ha grabado un vídeo de alto voltaje erótico, tomó su nombre de una tienda de lencería del centro de Santiago de Compostela, donde les están eternamente agradecidos por la promoción que hacen del comercio.

– Sex Museum: Su nombre viene de otro local, en este caso de Amsterdam, y en el que se podían comprar todos los artilugios sexuales imaginables y que inspiróa los integrantes de Sex Museum.

*Artículo original en Verne