Deportistas polifacéticos, nacidos para competir

Por Daniel Riobóo Buezo

Probablemente hayáis leído en los últimos días que Usain Bolt, el hombre más rápido de la historia, parece dispuesto a debutar en el fútbol profesional. El ganador de ocho oros olímpicos, de 31 años, está probando con el Central Coast Mariners, que compite en la máxima división australiana (A-League). El plusmarquista mundial de los 100 y 200 metros ya se entrenó antes con el Borussia Dortmund y desde junio prosiguió su formación con el club noruego Stromsgodset y si consigue debutar profesionalmente, sería un éxito personal y un inigualable reclamo para la liga australiana. Y su ambición no queda ahí, ya que el relámpago jamaicano ha declarado que su objetivo es jugar en una de las cinco grandes ligas europeas. Aunque su nivel futbolístico pueda dejar que desear, seguro que sería una gran operación de marketing para quien acometa su fichaje.
Tras su retirada del atletismo, el relámpago jamaicano quiere probar suerte en el fútbol profesional.
De poder debutar profesionalmente, Bolt conseguiría algo que otro recordman de 100 metros, en este caso inhabilitado, no pudo lograr pese a intentarlo. Y es que el canadiense Ben Johnson, tras ser sancionado por consumo de anabolizantes en los Juegos Olímpicos de Seúl, intentó labrarse una carrera en el fútbol profesional aunque sin éxito ya que tan sólo logró disputar algún partido amistoso en Canadá.  Posteriormente, fue entrenador personal de Diego Armando Maradona y de Al-Saadi Ghadafi, hijo del entonces dictador libio, para prepararlo físicamente ya que quería dar el salto al fútbol italiano. Pero, para su desgracia, el joven Ghadafi fue despedido de su equipo por dar positivo en un test anti doping.

http://rcm-eu.amazon-adsystem.com/e/cm?t=deporadictos-21&o=30&p=12&l=ur1&category=gift_certificates&banner=1PZ7BAMBEW63XRHVWCR2&f=ifr

También recientemente hemos visto el éxito de otro deportista polifacético. El esloveno Primoz Roglic es una de las revelaciones de la presente temporada de ciclismo tras su cuarto puesto en el Tour de Francia (con la conquista de una etapa) y sus triunfos en la Vuelta al País Vasco y el Tour de Romandía. El esloveno tan sólo lleva seis temporadas como ciclista, mejorando sus prestaciones cada año. Pero lo que muchos desconocíamos es que hasta 2012 se dedicó también profesionalmente a los saltos de esquí. Como esquiador se proclamó campeón del mundo júnior por equipos en 2007 pero no llegó a competir en pruebas de la Copa del Mundo. Sí que constan en su palmarés dos victorias en la Copa Continental y también participó en el Grand Prix de Verano. Posteriormente, una mala caída y varias fracturas le condujeron a la bicicleta, primero para recuperarse y, después, para plantearse una carrera profesional que finalmente está demostrando que su cambio de deporte fue un acierto absoluto.
Primoz Roglic está demostrando que es mucho mejor ciclista que saltador de esquí.
Curiosos son también los casos de atletas reconvertidos a deportistas de invierno y, más concretamente, al bobsleigh, un deporte que a menudo se nutre de velocistas y vallistas para formar sus equipos ya que una de sus claves suele estar en la salida en la que los tripulantes intentan conseguir la mayor velocidad posible empujando el trineo en los primeros metros por lo que los atletas deben ser fuertes y rápidos ya que de su explosividad depende en gran medida el resultado. El pionero fue Edwin Moses, dos veces campeón olímpico de 400 metros vallas (en 1976 y 1984) y otras dos mundial quien, tras retirarse de las pistas, se pasó al trineo para conseguir otra medalla, en este caso de bronce, en la Copa del Mundo de 1990 celebrada en Winterburg, Alemania. Los pasos de Moses han sido seguidos por otros atletas de prestigio, como las también atletas estadounidenses Lolo Jones y Lauryn Williams. Jones, doble campeona mundial de 60 vallas logró sin éxito formar parte  del equipo norteamericano de bobsleigh, algo que sí consiguió Williams, una de las pocas deportistas que ha ganado medallas en los Juegos de Verano y en los Juegos de Invierno: plata en Atenas 2014 en los 100 metros, oro en Londres 2012 en los relevos 4×100 y una plata en Sochi 2014 en bobsleigh. Williams se unió así a la canadiense Clara Hughes (bronce en contrarreloj ciclista en 1996 y oro en 5 mil metros patinaje en 2002), la alemana Christa Luding-Rothenburger (cuatro medallas en patinaje y un bronce en ciclismo en pista), el estadounidense Edward Eagan (el primero en lograrlo con su oro en boxeo en 1920 y en Bobsleigh en 1932) y el noruego Jacob Tullin Thams (oro en descenso de esquí en 1924 y plata en saltos de trampolín en 1936).
Lauryn Williams es una de las pocas deportistas medallistas en Juegos Olímpicos de invierno y de verano.
En España también tenemos varios ejemplos de atletas que han probado suerte en otras disciplinas, antes o después de en el deporte rey. Destaca el caso de Carlota Castrejana, la actual directora de deportes de la Comunidad de Madrid. Carlota fue jugadora profesional de baloncesto desde los 14 a los 19 años participando con la selección española en los Juegos Olímpicos de Barcelona en donde fueron quintas.  Antes, fue medalla de oro en los Juegos del Mediterráneo de Grecia en 1991 y plata europea junior en 1990. Tras las Olimpiadas, la convencieron para dar el salto al atletismo donde comenzó especializándose en salto de altura y tan sólo después de dos años compitiendo, consiguió el récord de España con 1,89 metros. En 1998 Castrejana cambió de disciplina ya que sus entrenadores se dieron cuenta de que tenía más facultades para el triple salto y ahí es donde consiguió sus mayores éxitos con la medalla de Bronce en el Campeonato de Europa de atletismo en pista cubierta de 2005 en Madrid y, sobre todo, proclamándose campeona de europa en pista cubierta en 2007 en Birmingham batiendo el récord de España con un salto de 14,64 metros, en su mejor concurso de la historia. Un caso muy similar es el de la cuatrocentista Aauri Bokesa que durante algún tiempo compaginó baloncesto y atletismo, primero en el Fuenlabrada y posteriormente en el Estudiantes así como en las categorías inferiores de la selección española.  Como atleta, ha sido cuatro veces campeona de España al aire libre y tres en pista cubierta y ha participado en campeonatos europeos, mundiales y los JJOO de Londres 2012.
Carlota Castrejana ha sido una de las deportistas españolas más polifacéticas.
Los casos de Castrejana y Bokesa no son los únicos de atletas que han practicado el baloncesto. La velocista americana Marion Jones, primero admirada y luego caída en el descrédito por dopaje, también probó suerte en la canasta. Antes de ser atleta, Jones fue campeona nacional universitaria en 1994 con la Universidad de Carolina del Norte. Posteriormente llegarían sus múltiples medallas en velocidad y longitud hasta que en 2007 confesó, ante un Tribunal Federal de Estados Unidos, haber consumido sustancias no autorizadas, por lo que fue sancionada, condenada a seis meses de prisión y le fueron retiradas, entre otras, sus cinco medallas olímpicas. 
Marion Jones comenzó a despuntar en el baloncesto antes de cambiar el parqué por el tartán.
El camino contrario a Marion Jones, de las canchas de baloncesto a otro tipo de recintos, en este caso los estadios de béisbol, es el que emprendió el considerado por muchos mejor jugador de la historia, Michael Jordan. Tras conquistar sus primeros tres anillos de campeón de la NBA, el 6 de octubre de 1993, Jordan anunció que se retiraba del baloncesto, alegando que ya no disfrutaba jugando como antes. Además, la muerte de su padre influyó mucho en su decisión. Tras su retirada, el genio de Brooklyn sorprendió al mundo del deporte firmando un contrato con los Chicago White Sox. Según Jordan el motivo de comenzar a jugar al béisbol era por una promesa que hizo con su padre.​ Los Chicago White Sox eran otro equipo propiedad del magnate Jerry Reinsdorf, el mismo dueño de los Chicago Bulls, quien continuó pagando el contrato baloncestístico de Jordan durante sus dos años dedicados al béisbol. Jordan formó parte de los Chicago White Sox en ligas menores con los Birmingham Barons, el equipo afiliado a los White Sox. La carrera de Jordan en este segundo equipo no fue nada destacada y pronto decidió colgar el bate para regresar a la NBA y conseguir otros tres anillos de campeón.
La carrera de Jordan el el béisbol fue corta y poco exitosa antes de volver a triunfar en la NBA.
Y, sin dejar el baloncesto, otro de los grandes jugadores de la historia, Tim Duncan, también probó suerte en otro deporte antes de convertirse en el, para muchos, mejor ala pivot de la historia de la NBA y de lograr cinco anillos de campeón con San Antonio Spurs. La historia deportiva de Duncan es curiosa. Nacido en las Islas Vírgenes, en la escuela Tim era un estudiante brillante y soñaba con convertirse en nadador olímpico. Sus padres le apoyaban constantemente, despuntando pronto en 50, 100 y 400 metros estilo libre, y apuntando a disputar los juegos Olímpicos de Barcelona con Estados Unidos.  Sin embargo, sus sueños se evaporaron cuando el Huracán Hugo destrozó en 1989 la única piscina olímpica que había en las Islas Vírgenes forzándole a entrenar en el océano. Duncan pronto perdió el entusiasmo por la natación debido al miedo mortal que tenía a los tiburones y decidió probar en el baloncesto cambiando para siempre su destino.
Un huracán y su miedo a los tiburones cambió el destino y la vida de Tim Duncan.
Estos son sólo algunos de los grandes deportistas poilifacéticos pero hay muchos más. ¿Os acordáis de otros casos destacados? Los recordaremos en un próximo capítulo…

Deportistas polifacéticos, nacidos para competir

Por Daniel Riobóo Buezo Seguir a @daniriobooProbablemente hayáis leído en los últimos días que Usain Bolt, el hombre más rápido de la historia, parece dispuesto a debutar en el fútbol profesional. El ganador de ocho oros olímpicos, de 31 años, está probando con el Central Coast Mariners, que compite en la máxima división australiana (A-League). El plusmarquista mundial de los 100 y 200 metros ya se entrenó antes con el Borussia Dortmund y desde junio prosiguió su formación con el club noruego Stromsgodset y si consigue debutar profesionalmente, sería un éxito personal y un inigualable reclamo para la liga australiana. Y su ambición no queda ahí, ya que el relámpago jamaicano ha declarado que su objetivo es jugar en una de las cinco grandes ligas europeas. Aunque su nivel futbolístico pueda dejar que desear, seguro que sería una gran operación de marketing para quien acometa su fichaje. 

Tras su retirada del atletismo, el relámpago jamaicano quiere probar suerte en el fútbol profesional.

 De poder debutar profesionalmente, Bolt conseguiría algo que otro recordman de 100 metros, en este caso inhabilitado, no pudo lograr pese a intentarlo. Y es que el canadiense Ben Johnson, tras ser sancionado por consumo de anabolizantes en los Juegos Olímpicos de Seúl, intentó labrarse una carrera en el fútbol profesional aunque sin éxito ya que tan sólo logró disputar algún partido amistoso en Canadá.  Posteriormente, fue entrenador personal de Diego Armando Maradona y de Al-Saadi Ghadafi, hijo del entonces dictador libio, para prepararlo físicamente ya que quería dar el salto al fútbol italiano. Pero, para su desgracia, el joven Ghadafi fue despedido de su equipo por dar positivo en un test anti doping. 

También recientemente hemos visto el éxito de otro deportista polifacético. El esloveno Primoz Roglic es una de las revelaciones de la presente temporada de ciclismo tras su cuarto puesto en el Tour de Francia (con la conquista de una etapa) y sus triunfos en la Vuelta al País Vasco y el Tour de Romandía. El esloveno tan sólo lleva seis temporadas como ciclista, mejorando sus prestaciones cada año. Pero lo que muchos desconocíamos es que hasta 2012 se dedicó también profesionalmente a los saltos de esquí. Como esquiador se proclamó campeón del mundo júnior por equipos en 2007 pero no llegó a competir en pruebas de la Copa del Mundo. Sí que constan en su palmarés dos victorias en la Copa Continental y también participó en el Grand Prix de Verano. Posteriormente, una mala caída y varias fracturas le condujeron a la bicicleta, primero para recuperarse y, después, para plantearse una carrera profesional que finalmente está demostrando que su cambio de deporte fue un acierto absoluto. 

Primoz Roglic está demostrando que es mucho mejor ciclista que saltador de esquí.

 Curiosos son también los casos de atletas reconvertidos a deportistas de invierno y, más concretamente, al bobsleigh, un deporte que a menudo se nutre de velocistas y vallistas para formar sus equipos ya que una de sus claves suele estar en la salida en la que los tripulantes intentan conseguir la mayor velocidad posible empujando el trineo en los primeros metros por lo que los atletas deben ser fuertes y rápidos ya que de su explosividad depende en gran medida el resultado. El pionero fue Edwin Moses, dos veces campeón olímpico de 400 metros vallas (en 1976 y 1984) y otras dos mundial quien, tras retirarse de las pistas, se pasó al trineo para conseguir otra medalla, en este caso de bronce, en la Copa del Mundo de 1990 celebrada en Winterburg, Alemania. Los pasos de Moses han sido seguidos por otros atletas de prestigio, como las también atletas estadounidenses Lolo Jones y Lauryn Williams. Jones, doble campeona mundial de 60 vallas logró sin éxito formar parte  del equipo norteamericano de bobsleigh, algo que sí consiguió Williams, una de las pocas deportistas que ha ganado medallas en los Juegos de Verano y en los Juegos de Invierno: plata en Atenas 2014 en los 100 metros, oro en Londres 2012 en los relevos 4×100 y una plata en Sochi 2014 en bobsleigh. Williams se unió así a la canadiense Clara Hughes (bronce en contrarreloj ciclista en 1996 y oro en 5 mil metros patinaje en 2002), la alemana Christa Luding-Rothenburger (cuatro medallas en patinaje y un bronce en ciclismo en pista), el estadounidense Edward Eagan (el primero en lograrlo con su oro en boxeo en 1920 y en Bobsleigh en 1932) y el noruego Jacob Tullin Thams (oro en descenso de esquí en 1924 y plata en saltos de trampolín en 1936). 

Lauryn Williams es una de las pocas deportistas medallistas en Juegos Olímpicos de invierno y de verano.

 En España también tenemos varios ejemplos de atletas que han probado suerte en otras disciplinas, antes o después de en el deporte rey. Destaca el caso de Carlota Castrejana, la actual directora de deportes de la Comunidad de Madrid. Carlota fue jugadora profesional de baloncesto desde los 14 a los 19 años participando con la selección española en los Juegos Olímpicos de Barcelona en donde fueron quintas.  Antes, fue medalla de oro en los Juegos del Mediterráneo de Grecia en 1991 y plata europea junior en 1990. Tras las Olimpiadas, la convencieron para dar el salto al atletismo donde comenzó especializándose en salto de altura y tan sólo después de dos años compitiendo, consiguió el récord de España con 1,89 metros. En 1998 Castrejana cambió de disciplina ya que sus entrenadores se dieron cuenta de que tenía más facultades para el triple salto y ahí es donde consiguió sus mayores éxitos con la medalla de Bronce en el Campeonato de Europa de atletismo en pista cubierta de 2005 en Madrid y, sobre todo, proclamándose campeona de europa en pista cubierta en 2007 en Birmingham batiendo el récord de España con un salto de 14,64 metros, en su mejor concurso de la historia. Un caso muy similar es el de la cuatrocentista Aauri Bokesa que durante algún tiempo compaginó baloncesto y atletismo, primero en el Fuenlabrada y posteriormente en el Estudiantes así como en las categorías inferiores de la selección española.  Como atleta, ha sido cuatro veces campeona de España al aire libre y tres en pista cubierta y ha participado en campeonatos europeos, mundiales y los JJOO de Londres 2012.  

Carlota Castrejana ha sido una de las deportistas españolas más polifacéticas.

 Los casos de Castrejana y Bokesa no son los únicos de atletas que han practicado el baloncesto. La velocista americana Marion Jones, primero admirada y luego caída en el descrédito por dopaje, también probó suerte en la canasta. Antes de ser atleta, Jones fue campeona nacional universitaria en 1994 con la Universidad de Carolina del Norte. Posteriormente llegarían sus múltiples medallas en velocidad y longitud hasta que en 2007 confesó, ante un Tribunal Federal de Estados Unidos, haber consumido sustancias no autorizadas, por lo que fue sancionada, condenada a seis meses de prisión y le fueron retiradas, entre otras, sus cinco medallas olímpicas. 

Marion Jones comenzó a despuntar en el baloncesto antes de cambiar el parqué por el tartán.

 El camino contrario a Marion Jones, de las canchas de baloncesto a otro tipo de recintos, en este caso los estadios de béisbol, es el que emprendió el considerado por muchos mejor jugador de la historia, Michael Jordan. Tras conquistar sus primeros tres anillos de campeón de la NBA, el 6 de octubre de 1993, Jordan anunció que se retiraba del baloncesto, alegando que ya no disfrutaba jugando como antes. Además, la muerte de su padre influyó mucho en su decisión. Tras su retirada, el genio de Brooklyn sorprendió al mundo del deporte firmando un contrato con los Chicago White Sox. Según Jordan el motivo de comenzar a jugar al béisbol era por una promesa que hizo con su padre.​ Los Chicago White Sox eran otro equipo propiedad del magnate Jerry Reinsdorf, el mismo dueño de los Chicago Bulls, quien continuó pagando el contrato baloncestístico de Jordan durante sus dos años dedicados al béisbol. Jordan formó parte de los Chicago White Sox en ligas menores con los Birmingham Barons, el equipo afiliado a los White Sox. La carrera de Jordan en este segundo equipo no fue nada destacada y pronto decidió colgar el bate para regresar a la NBA y conseguir otros tres anillos de campeón. 

La carrera de Jordan el el béisbol fue corta y poco exitosa antes de volver a triunfar en la NBA.

 Y, sin dejar el baloncesto, otro de los grandes jugadores de la historia, Tim Duncan, también probó suerte en otro deporte antes de convertirse en el, para muchos, mejor ala pivot de la historia de la NBA y de lograr cinco anillos de campeón con San Antonio Spurs. La historia deportiva de Duncan es curiosa. Nacido en las Islas Vírgenes, en la escuela Tim era un estudiante brillante y soñaba con convertirse en nadador olímpico. Sus padres le apoyaban constantemente, despuntando pronto en 50, 100 y 400 metros estilo libre, y apuntando a disputar los juegos Olímpicos de Barcelona con Estados Unidos.  Sin embargo, sus sueños se evaporaron cuando el Huracán Hugo destrozó en 1989 la única piscina olímpica que había en las Islas Vírgenes forzándole a entrenar en el océano. Duncan pronto perdió el entusiasmo por la natación debido al miedo mortal que tenía a los tiburones y decidió probar en el baloncesto cambiando para siempre su destino. 

Un huracán y su miedo a los tiburones cambió el destino y la vida de Tim Duncan.

 Estos son sólo algunos de los grandes deportistas poilifacéticos pero hay muchos más. ¿Os acordáis de otros casos destacados? Los recordaremos en un próximo capítulo…

El calendario del deporte en 2018

Por Daniel Riobóo Buezo 

Tras un 2017 en donde asistimos al adiós de Usain Bolt en los mundiales de atletismo de Londres y a la victoria de Eslovenia en el Eurobasket, 2018 nos traerá  grandes eventos deportivos como los mundiales balonmano o el de fútbol de Rusia, quizá la cita más esperada del año a nivel mundial. Para conocer mejor que nos va a ofrecer deportivamente 2018 os vamos a destacar los eventos más destacados de los doce meses del año.

Enero: Como cada comienzo de año, 2018 arrancará con el tradicional torneo de los Cuatro Trampolines de saltos de esquí y con una nueva edición del Rally Dakar que este año cumple 40 ediciones con la décima en Latinoamérica, en esta ocasión en Perú, Bolivia y Argentina. La salida será en Lima, la capital peruana, el 6 de enero y llegada en Córdoba el día 20. También enero vuelve a ofrecer una gran cita para los amantes del balonmano, en este caso el campeonato de Europa de Croacia, desde el día 12 al 28 de enero donde Alemania intentará revalidar título. El primer mes del año también asistirá a una nueva edición del primer Grand Slam de tenis de la temporada, el Open de Australia, que se disputará en Melbourne entre el 15 y el 28 de enero y y donde Roger Federer y Serena Williams intentarán revalidar sus títulos si bien la jugadora norteamericana ha sido madre hace apenas cuatro meses.  Por último, enero se cerrará con el Campeonato de Europa de fútbol sala que se disputará desde el día 30 al 10 de febrero en Ljubljana, la capital eslovena.

Alemania buscará en Croacia revalidar su título de 2016.

Febrero: El mes más corto del año siempre alberga torneos anuales con una larga tradición. Entre ellos, el rugby tiene su cita de cada invierno con la disputa de una nueva edición del Torneo Seis Naciones, del 3 de febrero al 17 de marzo, en donde Inglaterra tratará de revalidar su título y conseguir el tercer triunfo consecutivo. Su deporte hermano al otro lado del Atlántico, el fútbol americano, vivirá el domingo 4 el desenlace de su temporada en la tradicional Super Bowl en la ciudad de Minneapolis. Sin salir de EEUU, la NBA vivirá su fiesta anual con la celebración del All Star entre el 16 y el 18 en Los Ángeles. Mientras en España la Copa del Rey de baloncesto viajará este año a Las Palmas de Gran Canaria del día 15 al 18. Los deportes de invierno también tendrán en este mes de febrero su gran cita de cada cuatro años con la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang, Corea del Sur, desde el 9 al 25 de febrero y donde Javier Fernández, intentará coronarse en patinaje artístico como campeón olímpico, el único gran título que le falta para coronar su carrera.

 

Marzo: El tercer mes del año se iniciará con el campeonato del mundo de atletismo indoor en pista cubierta que tendrá lugar en Birmingham entre los días 2 y 4 de marzo. Además, como cada  año, los aficionados al motor disfrutarán con el comienzo de los mundiales de Fórmula 1 y de motociclismo. El 25 de marzo arrancará en el circuito australiano de Albert Park un nuevo curso para los monoplazas en el que Fernando Alonso intentará acabar con su mal fario para poder disputar el mundial a Lewis Hamilton a lo largo de 2o grandes premios  y con final en Abu Dhabi el 25 de noviembre. Mientras, en las dos ruedas, los pilotos españoles serán de nuevo los rivales a batir, especialmente Marc Márquez que buscará su quinto título en Moto GP. El telón del mundial se alzará en el circuito catarí de Losail el 18 de marzo para terminar en el Gran Premio de Valencia el 18 de noviembre en un calendario que incluye 19 circuitos.

Marc Márquez buscará en 2018 su séptimo título y el quinto en Moto GP.

 

Abril: Mientras los mundiales de motociclismo y Fórmula 1 siguen sumando citas, el cuarto mes del año será una vez más el de las grandes Clásicas de primavera del ciclismo con la celebración del Tour de Flandes el día 1, la Paris-Roubaix el 8, la Amstel Gold Race el 15, la Flecha Valona el 18 y la Lieja-Bastoña-Lieja el 22. Un auténtico festín para los amantes de las pruebas de un día en las dos ruedas. Además, los aficionados al golf podrán disfrutar con una nueva edición del Masters de Augusta del 5 al 8 de abril y donde Sergio García tratará de enfundarse de nuevo la chaqueta verde conseguida en 2017. Además, al ser año de mundial, el fútbol español vivirá la final de la Copa del Rey el 21 de abril mientras la Champions League celebrará sus cuartos de final y la ida de las semifinales al igual que la Euroliga de baloncesto vivirá sus cruces de cuartos antes de la Final Four de Belgrado. Además, la Copa Davis disputa sus cuartos de final del 6 al 8 de abril con un España-Alemania que contempla la vuelta de Rafa Nadal tras dos años de ausencia.

La temporada de ciclismo vive en abril la disputa de las grandes Clásicas de primavera.

Mayo: El quinto mes del año tendrá su primer plato fuerte con la disputa de la primera gran Vuelta por etapas del ciclismo, el Giro de Italia, que comenzará el viernes 4 en Jerusalén para concluir el domingo 27 en Roma con un recorrido siempre atractivo y exigente y que en esta edición disputará sus cuatro primeras etapas en Israel. Igualmente desde el día 5 y hasta el 21 los países del norte del mundo vivirán uno de sus momentos deportivos más esperados del año con el Campeonato del mundo de hockey sobre hielo que en esta ocasión acogerán conjuntamente Colonia y París. Además, los grandes deportes individuales tendrán sus citas más destacadas en territorio español con el Gran Premio de España de Motociclismo de Jerez el domingo 6, el Masters 1000 de tenis de Madrid del 7 al 13 y el Gran Premio de España de Fórmula 1 en Montmeló el domingo 13.

El Real Madrid consiguió en 2017 su segunda Champions consecutiva y la duodécima de su historia.

En primavera las grandes competiciones anuales europeas vivirán también sus finales y así la final de la Europa League se disputará el día 16 en Nyon. Por su parte, la Final Four de baloncesto de la Euroliga tendrá lugar en Belgrado del 18 al 20 de mayo mientras la final de la Champions League pondrá fin a la temporada futbolística de clubes el sábado 26 en Kiev.  El balonmano también verá coronarse al nuevo campeón continental con la disputa de la Final Four de la Champions League el día 27 en Colonia. Además del 27 de mayo al 10 de junio Rafa Nadal tendrá la oportunidad de seguir haciendo historia consiguiendo el que podría ser su undécimo Roland Garros, un Grand Slam que de nuevo intentará conquistar Garbiñe Muguruza. Por último, desde el 31 de mayo al 17 de junio se disputarán las finales de la NBA.

Rafa Nadal buscará su undécimo Roland Garros en París.

Junio: El sexto mes del año acogerá la competición con mayor relevancia a nivel planetario, el mundial de fútbol de Rusia que se disputará entre el 14 de junio y el 15 de julio.  Junio también vivirá la disputa del Campeonato de Europa masculino de hockey patines entre el día 24 y el 30 en Italia mientras Roland Garros y la NBA conocerán a sus nuevos campeones.

El mundial de Rusia es quizá el evento deportivo más esperado del año.

Julio: El séptimo mes del año comenzará con el tercer Grand Slam del año, Wimbledon, que se disputará entre el 2 y el 15 de julio y donde Roger Federer buscará seguir sorprendiéndonos un año más y Garbiñe Muguruza  volver a reinar en la hierba londinense. También viviremos una nueva edición del Tour de Francia en la que los Quintana, Nibali, Dumoulin y demás aspirantes intentarán destronar al británico Chris Froome, vencedor de cuatro ediciones y que buscará unirse a los grandes nombres de la historia conquistando su quinto Tour. La Grande Boucle se disputará del día 7 al 29 con un recorrido exigente con salida en Normointier y llegada en París. Mientras, Barcelona acogerá el campeonato de Europa de Waterpolo entre los días 14 y 28 de julio y Londres será la sede del campeonato de Europa femenino de hockey hierba entre el 21 de julio y el 5 de agosto. Además, Carolina Marín también defenderá su título de campeona en el Campeonato del mundo de bádminton en Nanjing (China) entre los dí­as 30 de julio y 5 de agosto.

Si finalmente puede competir, Chris Froome intentará conquistar su quinto Tour de Francia.

Agosto: El octavo mes del año comenzará con el Campeonato de Europa de ciclismo desde el día 2 al 12 en Glasgow, Escocia mientras, sin dejar el ciclismo, la Vuelta a España se disputará entre el 25 de agosto y el 16 de septiembre. En Glasgow también se celebrará el Campeonato de Europa de natación entre el día 3 y el 12 y en el que España sufrirá una destacada ausencia, la de Mireia Belmonte. Otro campeonato de Europa, en este caso de atletismo se celebrará en Berlín entre los días 6 y 12 y al que España acude con el equipo más numeroso y uno de los mejores de la historia, capitaneado por Bruno Hortelano. El fútbol también vivirá en agosto sus dos Supercopas, la de España el 12 de agosto entre FC Barcelona y Sevilla y la de Europa el 15 entre Real Madrid y Atlético justo antes del inicio de la Liga que comenzará el 17 de agosto y finalizará el 19 de mayo. A final de mes arrancará una nueva edición del Open de tenis de Estados Unidos, desde el día 27 al 9 de septiembre. El último día del mes comenzará el Campeonato del mundo de tiro olímpico en Changwon (Corea del Sur).

Tras su reciente récord de España, Bruno Hortelano intentará revalidar su oro europeo en los 200 metros.

Septiembre: Septiembre vivirá el desenlace de la Vuelta Ciclista a España y del Open de Estados Unidos mientras el Campeonato del mundo masculino de voleibol se celebrará del día 9 al 30 entre Bulgaria e Italia. La gimnasia rítmica también vivirá su mundial entre los días 10 y 16 en Sofía (Bulgaria). Otra localidad búlgara, Plovdiv, acogerá el mundial de remo entre los días 9 y 16. El judo también celebra mundial en septiembre, concretamente en Bakú, entre los días 20 y 27 mientras el mes se cerrará con la disputa del mundial de baloncesto femenino en Tenerife y donde España intentará revalidar su plata mundialista. Mientras, el Campeonato Mundial de Triatlón se disputa a lo largo de nueve pruebas y la final se celebrará en Gold Coast (Australia) desde el 12 al 16. Javier Gómez-Noya buscará su sexto mundial y Mario Mola revalidar su título conseguido en 2016 y 2017. Por último, el mundial de ciclismo se disputará entre los días 22 y 30 en Innsbruck, Austria.

Javier Gómez-Noya buscará en 2016 su sexto mundial y el cuarto consecutivo.
Javier Gómez-Noya buscará en 2018 su sexto mundial de triatlón y Mario Mola el tercero.

Octubre: Durante el décimo mes del año asistiremos a la celebración del Campeonato de Europa de hockey de patines en Portugal entre los días 1 y 6 mientras Singapur acogerá el Masters femenino de tenis entre los días 22 y 28. Por su parte, el  mundial de gimnasia artística de Doha se disputará desde el día 25 al 3 de noviembre y el campeonato del mundo de lucha tendrá lugar en Budapest entre los días 22 y 28.

Noviembre: Madrid será la sede del campeonato del mundo de kárate entre los días 6 y 11 de noviembre. Además, el penúltimo mes del año tendrá en vilo a los amantes del motor ya que se celebrarán los últimos grandes premios de los campeonatos de Fórmula 1 (el día 25 en Abu Dabi) y motociclismo (el día 18 en Valencia)  y conoceremos a los nuevos campeones así como el desenlace del mundial de rallys mientras la temporada de tenis vivirá sus últimas grandes citas con la final de la Copa Federación (del 10 al 11), el Masters masculino (del 12 al 18 en Londres) y la final de la Copa Davis (del 23 al 25). Además, la ciudad de Asjabad, en Turkmenistán, acogerá el mundial de halterofilia entre el día 24 y el 3 de diciembre. Por último, el Campeonato de Europa femenino de balonmano se disputará en Francia desde el día 30 al 16 de diciembre.

Diciembre: El último mes del año suele ser uno de los más escasos en grandes eventos deportivos. En este caso, diciembre nos traerá el Campeonato del mundo de natación en piscina corta entre el  11 y el 16 en la localidad china de Hangzhou. Además, del día 12 al 22 se celebrará una nueva edición del mundial de clubes de fútbol en Emiratos Árabes mientras el día 31 todos podremos cerrar el año corriendo en las numerosas carreras de San Silvestre.

El calendario del deporte internacional de 2018 es mucho más extenso, tan sólo hemos citado las principales citas de los grandes deportes pero muchos otros minoritarios o con menos tradición también vivirán sus principales campeonatos, podéis consultarlos a través de este enlace. Desde Deporadictos os deseamos un muy feliz y deportivo 2018.