Por qué hacer deporte mejora y alarga la vida

Por Daniel Riobóo Buezo  Seguir a @danirioboo

Hacer deporte mejora y alarga la vida. No lo decimos nosotros, lo afirman cada vez más evidencias científicas. Y tampoco hablamos del deporte de alta competición que puede tener consecuencias negativas al llevar el cuerpo al límite. Hablamos de practicar deporte regularmente de forma moderada.

Los costes económicos y en vidas del sedentarismo

La inactividad física es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad a nivel mundial, según la Organización Mundial de Salud (OMS).  Puede parecer increíble pero, según el Informe sobre la inactividad física y el sedentarismo en la población adulta española, la falta de actividad física es la responsable del 13,4% de las muertes al año en España, llevándose por delante más de 52.000 vidas. Esto supone además una carga económica importante para el país de más de 1.560 millones de euros, que son costeados en un 70,5% por las administraciones públicas.

Según dicho estudio, aplicado a España en comparación con los principales países de la Unión Europea, un 44% de los españoles no hace ninguna actividad física. Casi la mitad del país es sedentaria. Pero el estudio va más allá. Sólo un 15% de los ciudadanos hace ejercicio con regularidad. Y esto tiene costes. En vidas, ya que la obesidad y las patologías coronarias derivadas del sedentarismo causan más de 50 mil muertes anuales. Y en costes económicos, ya que la baja productividad, consecuencia del sedentarismo, cuesta a España 2. 500 millones de euros al año. “Si invertimos un euro en promoción deportiva, tenemos un ahorro aproximado de 50 euros en gasto sanitario acumulado durante 15 años” afirma el coordinador de la investigación José Ramón Pin. El estudio termina reclamando una verdadera política de estado para fomentar el deporte como ocurre en otros países de la Unión Europea.

Debemos adaptar las sesiones deportivas a nuestro estado de forma (Foto: Pixabay).

No practicar deporte empeora nuestra calidad de vida

La falta de práctica deportiva está habitualmente relacionada con una mayor obesidad. En España, según el estudio ENPE publicado en 2016, el 39,3% de la población tiene sobrepeso; y un 21,6% obesidad (22,8% en hombres y 20,5% en mujeres), cifras que aumentan con la edad. Además, las personas que sufren de obesidad tienen peor calidad de vida y esta se reduce de media entre cinco y veinte años con respecto a los que no la sufren y además tienen cinco veces más posibilidades de desarrollar determinados tipos de cáncer. Frente a estos riesgos, el deporte, unido a una dieta adecuada, debe ser el mejor remedio.

Alguien puede afirmar que, teniendo sobrepeso, no se pueden practicar la mayoría de los deportes. En los casos extremos de obesidad mórbida puede ser cierto ya que las rodillas sufren en exceso con la carga del peso sobre ellas pero siempre se puede caminar o practicar deportes de bajo impacto para las articulaciones como, por ejemplo, la natación o el ciclismo. En el primer caso es muy recomendable intentar ir andando a todos los sitios posibles para ir poco a poco abandonando el sedentarismo e ir reduciendo gradualmente el exceso de grasa corporal. Una buena solución con éxito en muchos casos es cenar ligero y muy pronto para posteriormente salir a dar un buen paseo nocturno antes de acostarse. Y es que cuando cenamos copiosamente, el organismo no quema tantas calorías durante la noche con respecto al día con lo que la ganancia neta de peso es clara y debemos tratar de evitarla. Evidentemente por la noche pasaremos hambre pero el que algo quiere algo le cuesta y quien quiera realmente perder peso tendrá que sufrir un poco.

La natación es un deporte de bajo impacto y apto para prácticamente cualquiera (Foto: Pixabay).

Beneficios del ejercicio para nuestra vida laboral y nuestra salud

España lidera la Unión Europea en el porcentaje de la población que pasa gran tiempo sentado en un día normal (franja de 2 horas y media a 6 horas y media) con casi dos de cada tres españoles en este bloque temporal, fundamentalmente en los puestos de trabajo. Y es que hacer deporte también puede ayudarnos en nuestra vida profesional. Según un reciente estudio científico los ejecutivos que son corredores habituales son mejores profesionales ya que estar en buena forma ayuda a rendir mejor y a saber manejar mejor el estrés. Y esto no sólo ocurre entre los ejecutivos, también en muchos otros perfiles, como por ejemplo en el caso del admirado chef Dabiz Muñoz que afirma que “correr es su droga para ser creativo y para gestionar la tensión”. 

Además las personas que practican deporte habitualmente desarrollan un sistema inmunológico más fuerte y logran reducir el tiempo por el que pueden estar afectados por catarros, gripes y demás enfermedades leves con lo que también se reduce el absentismo laboral.  Y aunque aún no cura la depresión, si puede tener grandes ventajas a la hora de combatirla ya que unos músculos ejercitados pueden ayudar a limpiar de sustancias depresivas nuestro organismo.

Deportes como el yoga son muy beneficiosos para cuerpo y mente (Foto: Pixabay).

Los beneficios de hacer deporte para nuestra vida sexual

Hacer ejercicio regularmente también tiene beneficios para nuestra vida sexual. Además de generar endorfinas y una mayor producción de testosterona, un estudio de la Universidad de Harvard ha demostrado que los hombres mayores de 50 años que corren por lo menos tres horas a la semana reducen en 30% el riesgo de tener impotencia frente a los que hacen poco o nada de ejercicio.

Los jóvenes no son ajenos a esto y así, un porcentaje significativo, concretamente un 49,2% es consciente de cómo el deporte puede contribuir a mejorar la vida sexual otorgándole mucha o bastante importancia, según se desprende del barómetro “Los jóvenes y el sexo” elaborado por Control. Entre los que respondieron que sí le dan importancia, el 60.1 % considera que es por su vinculación con la salud e igualmente llama la atención que hasta un 30.7 % destaca el cambio en el aspecto físico que supone el deporte para su pareja.

Ya sea por salud o apariencia física, lo cierto es que la práctica de actividad física regular genera más energía, una mente más relajada, sensación de bienestar y positivismo. Todos estos son factores que contribuyen a tener una vida sexual más constante y sana. Así, los expertos recomiendan como mínimo 35 minutos diarios al menos cuatro días a la semana de ejercicio físico.

Porqué hacer deporte en la tercera edad

Realizar ejercicio y correr nos mantiene más jóvenes. Según este estudio de la universidad de Colorado las personas más allá de los sesenta y setenta años que han corrido habitualmente durante décadas mantienen un organismo tan eficiente energéticamente al caminar como el de personas de 20 años. Esto no es algo que ocurra entre quienes tan sólo caminan habitualmente ya que quienes corren mantienen durante más tiempo su capacidad aeróbica reduciendo el consumo de energía. Según el estudio, hacer ejercicio retrasa en más de diez años la llegada de la dependencia con el ahorro que ello puede suponer en cuidados y tratamientos para los sistemas públicos de salud.  Si bien este estudio se ha realizado en Estados Unidos donde existe una mayor cultura del running que en otros países de Occidente, la popularización de esta práctica hace pensar que en unas décadas estos beneficios también serán cada vez más comunes en otros países.

Sin irse a Estados Unidos pero en la misma línea, el Catedrático de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra Mikel Izquierdo afirmaba recientemente que, corriendo, el riesgo de muerte disminuye hasta ocho años comparado con personas sedentarias de la misma edad y retrasa hasta en doce años la llegada de la dependencia por incapacidad. Además, la realización de determinados ejercicios puede contribuir definitivamente a la mejora de la calidad de vida y a reducir los efectos de los afectados por el Parkinson.

Si hay que tener en cuenta que, a partir de los ochenta años, es recomendable reducir la carga a los corredores sustituyendo paulatinamente la carrera por las caminatas y también se recomiendan disciplinas como   la natación o la gimnasia acuática ya que exigen menos intensidad y el agua ayuda a reducir la tensión sobre las articulaciones del cuerpo. Otras actividades recomendadas a partir de esta edad son el yoga,  el pilates o el Tai Chi. 

Si practicar deporte es siempre beneficioso, aún lo es más en la tercera edad (Foto: Pixabay).

Nunca hay que dejar de practicar deporte

Lo verdaderamente importante a la hora de hacer deporte es no parar nunca, hacer de su práctica una costumbre. Es conveniente que los niños comiencen a hacer deporte desde pequeños ya que les aporta beneficios físicos, sociales e intelectuales. Pero es fundamental no dejar nunca de practicar deporte ya que permite “mantener la energía, la independencia, reducir el dolor, mejorar el estado general de salud, aliviar los síntomas de determinadas enfermedades y prevenir otras como las enfermedades cardíacas, la obesidad, la diabetes y hasta el deterioro cognitivo” según Manuel Villanueva, traumatólogo y maratoniano.

Ya sabéis, si entre vuestros propósitos para 2019 no habíais incluido hacer deporte quizá deberíais replanteároslo. Y si lo habíais hecho, es hora de empezar a cumplirlo, incluso desde hoy mismo. Os aseguramos que os sentiréis mucho más optimistas y vuestra calidad de vida mejorará enormemente.

NBA 2018-2019: favoritos, datos, historia y curiosidades

Por Daniel Riobóo Buezo Seguir a @danirioboo

La nueva temporada de la mejor competición de baloncesto del mundo comienza y los campeones del año pasado, Golden State Warriors, aspiran a repetir éxito por tercer año consecutivo y perpetuar su dinastía contemporánea (podría ser su cuarto título en cinco años) frente un puñado de franquicias aspirantes que han reforzados sus plantillas para aspirar al anillo.

Los favoritos

Como podemos constatar en sportsbettingdime.com al inicio de la temporada, los claros favoritos, como era de esperarse, siguen siendo los Golden State Warrrios con una probabilidad de -195 seguidos muy por detrás por los Celtics de Boston con un pronóstico de +500. Esta es la opción más clara para los aficionados, las casas de apuestas y para el 87% de los General Managers. Y es que a Kevin DurantStephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green, los Warriors suman a DeMarcus Cousins como el pívot de calidad que siempre necesitaron para convertirlos en los indiscutibles favoritos a un nuevo anillo. Así, no es descabellado que los Warriors puedan superar su propio récord de victorias en la temporada regular y, para muchos, todo lo que no sea ganar de nuevo el anillo puede ser un fracaso para el equipo de Steve Kerr. Sin duda, Warriors y Boston Celtics son los dos grandes favoritos para ser campeones de sus respectivas conferencias y enfrentarse en la gran final aunque no conviene descartar a otros aspirantes y más teniendo en cuenta el largo calendario que siempre condiciona las temporadas por lesiones y bajones físicos.

Los Warriors quieren conquistar su tercer anillo consecutivo y el séptimo de su historia.

Los aspirantes al anillo en el Este

Al perder a Lebron James, Cleveland Cavaliers ha dejado de ser el favorito en la Conferencia Este para ceder esa responsabilidad a los históricos  Boston Celtics, donde Brad Stevens espera este año contar en plenitud con Kyrie Irving y Gordon Hayward para optar claramente a ser el campeón de Conferencia. Además Toronto Raptors mantiene el bloque de la temporada pasada (con Lowry, Ibaka y Valanciunas) e incorpora a Kahwie Leonard, que abandona los Spurs, lo que les convierte automáticamente en candidatos a la final de Conferencia junto a Philadelphia 76ers que conserva a un quinteto muy sólido (Simmons, Redick, Covington, Saric y Embiid). Tampoco hay que olvidar a Washington Wizards donde John Wall sigue siendo el jugador franquicia si bien parece contar con menos opciones.

Con Irving y Hayward de vuelta, Boston Celtics aspira a soñar con un nuevo título de la NBA.

Los candidatos en el Salvaje Oeste

Con la incorporación de Lebron James a los Lakers, en donde le secundará Rajon Rondo, el Oeste vuelve a ser el salvaje Oeste y hay un puñado de equipos muy poderosos que, además de los intratables Warriors, aspiran a representar a la Conferencia en las finales. Entre ellos destaca Houston Rockets, donde James Harden recibirá el refuerzo de Carmelo Anthony que abandona Oklahoma para formar junto a Chris Paul un tridente exterior temible. Además de los intratables Warriors, destacan los propios Oklahoma City Thunder que, pese a perder a Anthony, han conseguido renovar a Paul George y se han reforzado con Schröder, Noel y Fenton para acompañar al temible Rusell Westbrook.  Mientras, en San Antonio SpursPau Gasol seguirá soñando con su tercer anillo pero la retirada de Manu Ginobili y las salidas de Leonard a Torontoy de Tony Parker a Charlotte dejan al equipo de Popovich debilitado y probablemente abocado a una temporada de transición pese al refuerzo de DeMar Derozan. Otra franquicia que podría contar con opciones es Utah Jazz con un quinteto consolidado liderado por Ricky Rubio y Donovan Mitchell.  

Carmelo Anthony llega a los Rockets para intentar destronar a los Warriors.

Las cifras y récords de la NBA

En la NBA todo se hace a lo grande y los desembolsos de sus franquicias registrarán un récord histórico esta temporada con un nuevo limite salarial de 108 millones de euros gracias a los beneficios del nuevo contrato de televisión, 2600 millones de dólares hasta 2024, que ha permitido a los equipos tirar la casa por la ventana ofreciendo salarios muy elevados a sus estrellas y llevándose a la muchas de las joyas que aún jugaban en Europa como Luka Doncic.

En cuanto a los récords de la mejor liga del mundo, el equipo más laureado es Boston Celtics con 17 anillos mientras los Lakers le siguen con 16 pero el equipo angelino es el que ha jugado más finales, 31, tras haber perdido quince si bien los Celtics de Bill Russell es también la franquicia que más títulos consecutivos consiguió, con ocho entre 1959 y 1966. Golden State Warriors aspira esta temporada a convertirse en la tercera franquicia histórica ya que ha logrado seis anillos, los mismos que Chicago Bulls, y bien podría superarles. En total hay 18 equipos han conseguido al menos en alguna ocasión el preciado anillo.

Si hablamos de récords individuales, Russell es el jugador con más títulos con once, todos logrados con Boston. Mientras, el máximo anotador histórico es Kareem Abdul Jabbar con 38.387 puntos en 1560 partidos, algo posible dada su longevidad en la liga. Michael Jordan no pudo alcanzar esa cifra debido a sus dos retiradas temporales durante su carrera si bien ostenta el mejor promedio anotador con 30,1 puntos por partidos durante su paso por la NBA. Otro jugador muy longevo fue el pívot de los Celtics Robert Parish que todavía tiene el récord de partidos disputados con 1611 repartidos en cuatro equipos.

Bill Russell es el auténtico señor de los anillos de la NBA.

Historia y curiosidades de la NBA

Para seguir con más conocimiento de causa la nueva temporada, es bueno recordar algunas curiosidades y un poquito de historia. La primera edición se disputó en 1946-1947 y la competición entonces se llamaba Basketball Association of America (BAA), tan sólo contaba con 11 equipos y el primer campeón fue Philadelphia Warriors. La liga recibió su nombre actual de NBA (National Basketball Association) en 1949 tras fusionarse con otra Liga existente en aquellos tiempos, la National Basketball League (NBL). Desde entonces, solo ha habido tres equipos que han disputado las 66 ediciones. Se trata de Celtics, Knicks y Warriors. El resto de franquicias actuales fueron incorporándose poco a poco, bien porque se trasladaron desde otras Ligas o porque se crearon más tarde.

Además en la NBA es muy habitual que los equipos cambien de ciudad y de nombre. Esto ocurre porque no son clubes deportivos sino franquicias cuyos dueños pueden decidir cambiar su marca si no obtienen la rentabilidad esperada y así los cambios de sede o de denominación han sido frecuentes en la Conferencia Este y también en la Oeste y son muy pocos los equipos que no han sufrido nunca ningún cambio.

Otra característica fundamental de la NBA es que, salvo que procedan de ligas de otros países, no hay fichajes sino intercambios de jugadores y no existen las cláusulas de rescisión tan habituales en el mercado deportivo mundial. Así, este mercado de traspasos algo complicado de entender, básicamente funciona mediante un trueque y, en el caso de haber diferencias de salarios entre jugadores, esta debe compensarse con otros jugadores hasta alcanzar ese valor. Además el jugador traspasado no puede negarse al cambio de equipo mientras tenga contrato, este depende enteramente de la decisión de la franquicia, pero a cambio sigue cobrando la cantidad establecida en su contrato original. Los jugadores tan sólo pueden negociar libremente cuando terminan su contrato y se declaran agentes libres pasando entonces a ser piezas muy codiciadas en el mercado.

También es preciso recordar que la NBA es una liga enteramente privada y cerrada, en la que no hay ni ascensos ni descensos por lo que sus treinta franquicias continuarán en la liga incluso aunque alguna sea traspasada a otra ciudad. De ellas, 17 han ganado el anillo de campeón al menos una vez. Y tan sólo siete equipos no han jugado nunca las finales: Toronto Raptors, Charlotte Hornets, Denver Nuggets, Minnesota Timberwolves, Los Ángeles Clippers, Memphis Grizzlies y New Orleans Pelicans. ¿Conseguirá alguno de ellos estar en las finales este año?

Deportistas polifacéticos, nacidos para competir

Por Daniel Riobóo Buezo

Probablemente hayáis leído en los últimos días que Usain Bolt, el hombre más rápido de la historia, parece dispuesto a debutar en el fútbol profesional. El ganador de ocho oros olímpicos, de 31 años, está probando con el Central Coast Mariners, que compite en la máxima división australiana (A-League). El plusmarquista mundial de los 100 y 200 metros ya se entrenó antes con el Borussia Dortmund y desde junio prosiguió su formación con el club noruego Stromsgodset y si consigue debutar profesionalmente, sería un éxito personal y un inigualable reclamo para la liga australiana. Y su ambición no queda ahí, ya que el relámpago jamaicano ha declarado que su objetivo es jugar en una de las cinco grandes ligas europeas. Aunque su nivel futbolístico pueda dejar que desear, seguro que sería una gran operación de marketing para quien acometa su fichaje.

Tras su retirada del atletismo, el relámpago jamaicano quiere probar suerte en el fútbol profesional.

De poder debutar profesionalmente, Bolt conseguiría algo que otro recordman de 100 metros, en este caso inhabilitado, no pudo lograr pese a intentarlo. Y es que el canadiense Ben Johnson, tras ser sancionado por consumo de anabolizantes en los Juegos Olímpicos de Seúl, intentó labrarse una carrera en el fútbol profesional aunque sin éxito ya que tan sólo logró disputar algún partido amistoso en Canadá.  Posteriormente, fue entrenador personal de Diego Armando Maradona y de Al-Saadi Ghadafi, hijo del entonces dictador libio, para prepararlo físicamente ya que quería dar el salto al fútbol italiano. Pero, para su desgracia, el joven Ghadafi fue despedido de su equipo por dar positivo en un test anti doping.

http://rcm-eu.amazon-adsystem.com/e/cm?t=deporadictos-21&o=30&p=12&l=ur1&category=gift_certificates&banner=1PZ7BAMBEW63XRHVWCR2&f=ifr

También recientemente hemos visto el éxito de otro deportista polifacético. El esloveno Primoz Roglic es una de las revelaciones de la presente temporada de ciclismo tras su cuarto puesto en el Tour de Francia (con la conquista de una etapa) y sus triunfos en la Vuelta al País Vasco y el Tour de Romandía. El esloveno tan sólo lleva seis temporadas como ciclista, mejorando sus prestaciones cada año. Pero lo que muchos desconocíamos es que hasta 2012 se dedicó también profesionalmente a los saltos de esquí. Como esquiador se proclamó campeón del mundo júnior por equipos en 2007 pero no llegó a competir en pruebas de la Copa del Mundo. Sí que constan en su palmarés dos victorias en la Copa Continental y también participó en el Grand Prix de Verano. Posteriormente, una mala caída y varias fracturas le condujeron a la bicicleta, primero para recuperarse y, después, para plantearse una carrera profesional que finalmente está demostrando que su cambio de deporte fue un acierto absoluto.

Primoz Roglic está demostrando que es mucho mejor ciclista que saltador de esquí.

Curiosos son también los casos de atletas reconvertidos a deportistas de invierno y, más concretamente, al bobsleigh, un deporte que a menudo se nutre de velocistas y vallistas para formar sus equipos ya que una de sus claves suele estar en la salida en la que los tripulantes intentan conseguir la mayor velocidad posible empujando el trineo en los primeros metros por lo que los atletas deben ser fuertes y rápidos ya que de su explosividad depende en gran medida el resultado. El pionero fue Edwin Moses, dos veces campeón olímpico de 400 metros vallas (en 1976 y 1984) y otras dos mundial quien, tras retirarse de las pistas, se pasó al trineo para conseguir otra medalla, en este caso de bronce, en la Copa del Mundo de 1990 celebrada en Winterburg, Alemania. Los pasos de Moses han sido seguidos por otros atletas de prestigio, como las también atletas estadounidenses Lolo Jones y Lauryn Williams. Jones, doble campeona mundial de 60 vallas logró sin éxito formar parte  del equipo norteamericano de bobsleigh, algo que sí consiguió Williams, una de las pocas deportistas que ha ganado medallas en los Juegos de Verano y en los Juegos de Invierno: plata en Atenas 2014 en los 100 metros, oro en Londres 2012 en los relevos 4×100 y una plata en Sochi 2014 en bobsleigh. Williams se unió así a la canadiense Clara Hughes (bronce en contrarreloj ciclista en 1996 y oro en 5 mil metros patinaje en 2002), la alemana Christa Luding-Rothenburger (cuatro medallas en patinaje y un bronce en ciclismo en pista), el estadounidense Edward Eagan (el primero en lograrlo con su oro en boxeo en 1920 y en Bobsleigh en 1932) y el noruego Jacob Tullin Thams (oro en descenso de esquí en 1924 y plata en saltos de trampolín en 1936).

Lauryn Williams es una de las pocas deportistas medallistas en Juegos Olímpicos de invierno y de verano.

En España también tenemos varios ejemplos de atletas que han probado suerte en otras disciplinas, antes o después de en el deporte rey. Destaca el caso de Carlota Castrejana, la actual directora de deportes de la Comunidad de Madrid. Carlota fue jugadora profesional de baloncesto desde los 14 a los 19 años participando con la selección española en los Juegos Olímpicos de Barcelona en donde fueron quintas.  Antes, fue medalla de oro en los Juegos del Mediterráneo de Grecia en 1991 y plata europea junior en 1990. Tras las Olimpiadas, la convencieron para dar el salto al atletismo donde comenzó especializándose en salto de altura y tan sólo después de dos años compitiendo, consiguió el récord de España con 1,89 metros. En 1998 Castrejana cambió de disciplina ya que sus entrenadores se dieron cuenta de que tenía más facultades para el triple salto y ahí es donde consiguió sus mayores éxitos con la medalla de Bronce en el Campeonato de Europa de atletismo en pista cubierta de 2005 en Madrid y, sobre todo, proclamándose campeona de europa en pista cubierta en 2007 en Birmingham batiendo el récord de España con un salto de 14,64 metros, en su mejor concurso de la historia. Un caso muy similar es el de la cuatrocentista Aauri Bokesa que durante algún tiempo compaginó baloncesto y atletismo, primero en el Fuenlabrada y posteriormente en el Estudiantes así como en las categorías inferiores de la selección española.  Como atleta, ha sido cuatro veces campeona de España al aire libre y tres en pista cubierta y ha participado en campeonatos europeos, mundiales y los JJOO de Londres 2012.

Carlota Castrejana ha sido una de las deportistas españolas más polifacéticas.

Los casos de Castrejana y Bokesa no son los únicos de atletas que han practicado el baloncesto. La velocista americana Marion Jones, primero admirada y luego caída en el descrédito por dopaje, también probó suerte en la canasta. Antes de ser atleta, Jones fue campeona nacional universitaria en 1994 con la Universidad de Carolina del Norte. Posteriormente llegarían sus múltiples medallas en velocidad y longitud hasta que en 2007 confesó, ante un Tribunal Federal de Estados Unidos, haber consumido sustancias no autorizadas, por lo que fue sancionada, condenada a seis meses de prisión y le fueron retiradas, entre otras, sus cinco medallas olímpicas. 

Marion Jones comenzó a despuntar en el baloncesto antes de cambiar el parqué por el tartán.

El camino contrario a Marion Jones, de las canchas de baloncesto a otro tipo de recintos, en este caso los estadios de béisbol, es el que emprendió el considerado por muchos mejor jugador de la historia, Michael Jordan. Tras conquistar sus primeros tres anillos de campeón de la NBA, el 6 de octubre de 1993, Jordan anunció que se retiraba del baloncesto, alegando que ya no disfrutaba jugando como antes. Además, la muerte de su padre influyó mucho en su decisión. Tras su retirada, el genio de Brooklyn sorprendió al mundo del deporte firmando un contrato con los Chicago White Sox. Según Jordan el motivo de comenzar a jugar al béisbol era por una promesa que hizo con su padre.​ Los Chicago White Sox eran otro equipo propiedad del magnate Jerry Reinsdorf, el mismo dueño de los Chicago Bulls, quien continuó pagando el contrato baloncestístico de Jordan durante sus dos años dedicados al béisbol. Jordan formó parte de los Chicago White Sox en ligas menores con los Birmingham Barons, el equipo afiliado a los White Sox. La carrera de Jordan en este segundo equipo no fue nada destacada y pronto decidió colgar el bate para regresar a la NBA y conseguir otros tres anillos de campeón.

La carrera de Jordan el el béisbol fue corta y poco exitosa antes de volver a triunfar en la NBA.

Y, sin dejar el baloncesto, otro de los grandes jugadores de la historia, Tim Duncan, también probó suerte en otro deporte antes de convertirse en el, para muchos, mejor ala pivot de la historia de la NBA y de lograr cinco anillos de campeón con San Antonio Spurs. La historia deportiva de Duncan es curiosa. Nacido en las Islas Vírgenes, en la escuela Tim era un estudiante brillante y soñaba con convertirse en nadador olímpico. Sus padres le apoyaban constantemente, despuntando pronto en 50, 100 y 400 metros estilo libre, y apuntando a disputar los juegos Olímpicos de Barcelona con Estados Unidos.  Sin embargo, sus sueños se evaporaron cuando el Huracán Hugo destrozó en 1989 la única piscina olímpica que había en las Islas Vírgenes forzándole a entrenar en el océano. Duncan pronto perdió el entusiasmo por la natación debido al miedo mortal que tenía a los tiburones y decidió probar en el baloncesto cambiando para siempre su destino.

Un huracán y su miedo a los tiburones cambió el destino y la vida de Tim Duncan.

Estos son sólo algunos de los grandes deportistas poilifacéticos pero hay muchos más. ¿Os acordáis de otros casos destacados? Los recordaremos en un próximo capítulo…