Ciclocross, el ciclismo de otoño e invierno

Por Daniel Riobóo Buezo Seguir a @danirioboo

Cuando la temporada de ciclismo en carretera apura sus últimas pruebas del año con la disputa de la Paris-Roubaix o el Giro de Lombardía, el ciclocross toma el relevo y comienza su temporada con la llegada de octubre. Si bien se trata de un deporte con ya un siglo de antigüedad, los duelos en los últimos años entre dos talentos de las dos ruedas como el belga Wout van Aert y el holandés Mathieu van der Poel lo han revalorizado y han aumentado su tirón mediático más allá de Bélgica y Países Bajos, donde siempre ha existido una gran tradición.

En 2021 Mathieu van der Poel consiguió su cuarto título mundial tras un gran duelo con Van Aert en las playas de Oostende.
Definición e historia del ciclocross

El ciclocross, ciclocrós o cyclo-cross, en sus acepciones francesa y anglosajona, es una disciplina ciclista que nació a comienzos del siglo XX y que se caracteriza por disputar sus pruebas en circuitos que incluyen tramos de asfalto, caminos, prados y terrenos enfangados así como una serie de obstáculos, ya sean naturales o artificiales, que obligan a los corredores a bajarse de las bicicletas y portarlas mientras los superan a pie.

La historia de ciclocross está directamente unida a la del ciclismo en ruta ya que, a finales del siglo XIX apenas había carreteras asfaltadas, y era habitual que los ciclistas tuvieran que bajarse de la bicicleta para superar obstáculos. Las primeras carreras documentadas se sitúan en 1902 cuando se disputó el Campeonato de Francia de Ciclocross y en 1903 con la prueba disputada en Ville-d’Avray. Si hablamos ya de la consideración como deporte a nivel internacional, la primera prueba se organizó en París en 1924. Un año después se disputaría la primera prueba de ciclocrós femenina en Bellevue, otra localidad francesa.

El 8 de marzo de 1953 Oñati (Guipúzcoa) fue la sede del campeonato del mundo de ciclocross (Foto: Diario Vasco).
¿Puede el ciclocross ser deporte olímpico?

Debido a las características de este deporte, se disputa únicamente en otoño e invierno. Así el calendario profesional abarca desde octubre a febrero y en invierno es habitual ver cómo las carreras se disputan en circuitos con hielo y nieve. Así, al igual que con el cross-country o campo a través en atletismo, desde los organismos reguladores se ha intentado incluirlo en el programa de los Juegos Olímpicos de Invierno, aunque la solicitud fue rechazada debido a que habitualmente no se disputa bajo esas condiciones meteorológicas. Es decir, se queda a medio camino entre los deportes de verano y los de invierno.

La bicicleta de ciclocross

Si hablamos de las características de la bicicleta con la que se compite en ciclocross, es muy parecida a la que se utiliza en las pruebas de carretera, aunque existen algunas diferencias. ​

Las ruedas llevan neumáticos un poco más anchos y con un dibujo más marcado, para mejorar la tracción sobre tierra y especialmente en suelos resbaladizos, y en el interior de éstas se suelen usar neumáticos tubulares frente a neumáticos de cubierta (tipo clincher).

Los frenos también cambian, en este caso ​son de tipo cantilever, para evitar que en terrenos embarrados se acumule el barro en el puente y, en la actualidad, se utilizan frenos de disco que funcionan mejor con barro además de fatigar menos las manos al frenar. Por el mismo motivo, la horquilla delantera tiene una separación mayor.

Las características de los terrenos marcan más elementos de los caballos de acero y así el eje pedalier está ligeramente más alto para evitar que la bicicleta golpee con obstáculos elevados. De igual forma las vainas traseras son más largas y están más separadas para dejar sitio a una rueda algo más grande y para evitar la acumulación de barro. Por último se utilizan los pedales de bicicleta de montaña.

La bicicleta de ciclocross tiene características propias para adaptarse al terreno (Foto: Ciclismo a fondo).
El ciclocross profesional y los ciclistas más destacados

El ciclocross es una modalidad practicada especialmente en el centro de Europa, por ello los belgas, checos, franceses y neerlandeses son los principales especialistas de esta disciplina. En los años de historia del ciclocross ha habido distintos dominadores procedentes de esta zona, algunos de los cuales también competían en el ciclismo en ruta como André Dufraisse, Erik de Vlaeminck y Roland Liboton en los años setenta y ochenta o, más recientemente, Mario De Clercq, Erwin Vervecken, Sven Nys, Lars Boom, Zdeněk Štybar, Niels Albert, Kevin Pauwels, Tom Meeusen o los dos grandes especialistas ahora mismo, Wout van Aert y Mathieu van der Poel. Mientras, en categoría femenina las dos grandes dominadoras de este deporte han sido las holandesas Daphny van den Brand y Marianne Vos.

Marianne Vos ha sido la gran dominadora del ciclocross femenino en los últimos años.

Si hablamos de los mejores ciclistas españoles, los más destacados han procedido normalmente del norte de España, como Antón Barrutia, José Luis Talamillo (seis veces campeón de España), José María Basualdo y Alfredo Irusta; y más modernamente David Seco y José Antonio Hermida (especialista y medallista olímpico en ciclismo de montaña) mientras a nivel femenino han sobresalido Rocío Gamonal y Aida Nuño.

Equipos de ciclocross

Hasta la temporada 2017-2018 no existían equipos profesionales en esta disciplina reconocidos por la Unión Ciclista Internacional por lo que se consideraba semi-profesional e incluso amateur. Así, los corredores más destacados se integraban en equipos de ciclismo en ruta o ciclismo de montaña mientras los más modestos recibían patrocinios individuales o corrían bajo la federación de su país. Actualmente existen ya equipos profesionales como el Telenet-Fidea o el Sunweb-Napoleon Games, que están inscritos como equipos de ciclismo en ruta si bien centran sus objetivos en el ciclocross. En Países Bajos y Bélgica hay más equipos que figuran en la categoría Continental o en ciclismo de montaña si bien suelen dedicar gran parte de su calendario a esta disciplina.

Las principales competiciones de ciclocross y dónde verlas

Como comentábamos anteriormente, la temporada de ciclocrós abarca desde septiembre a febrero. Durante estos meses se celebran varias competiciones, entre ellas la Copa del mundo de Ciclocross, organizada por la UCI y en la que se disputan entre seis y nueve carreras entre octubre y febrero. Esta competición no se debe confundir con el Campeonato Mundial de Ciclocross, que se realiza semanas después de haber finalizado la Copa del Mundo si bien en ocasiones puede coincidir que una prueba de la Copa del Mundo repita más tarde como sede del Campeonato Mundial. En el palmarés histórico de los mundiales Bélgica sigue dominando el medallero masculino con los siete oros de Eric De Vlaeminck como máximo exponente mientras en categoría femenino, los Países Bajos siguen reinando con Marianne Vos como reina indiscutible con siete títulos, once medallas en total y aún activa y con cuerda para rato.

Eric De Vlaeminck consiguió siete títulos mundiales entre 1966 y 1973.

Además de la Copa del mundo y del mundial, en los últimos años ha cobrado un gran prestigio otra competición, el Superprestige o Superprestigio. Se trata de una competición formada por ocho pruebas que se disputan desde octubre hasta finales de febrero, siete en Bélgica y una en Países Bajos. Además existen otras pruebas de relevancia como el Trofeo X²O Badkamers, las USCX Series o el Ethias Cross. Si queremos verlas en España, Eurosport es la cadena que más apuesta por este deporte y ofrece la mayoría de las grandes pruebas de Ciclocross de la temporada que ahora comienza. ¡A disfrutarla!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s