Teletrabajar y teledirigir

Daniel Riobóo Buezo

La implantación del teletrabajo es imparable. Ya lo era antes de la pandemia y ahora todavía lo será más. El teletrabajo no sólo busca un ahorro de costes para la empresas, aprovechar el tiempo de los desplazamientos o una mayor posibilidad de conciliación familiar del trabajador. El teletrabajo es un cambio empresarial y cultural, una adaptación del mundo laboral al siglo XXI. Una modernización que estaba a medio hacer y que desde ahora se acelerará.

Datos y ejemplos de teletrabajo

No todas las industrias, profesiones o puestos permiten el teletrabajo. Pero en muchos casos sí pueden hacerlo, ya sea todo el tiempo o al menos parcialmente. Un camarero, un actor de teatro o un operario de una fábrica normalemente no pueden trabajar desde casa pero sí un informático, un profesional del diseño o incluso un teleoperador. Actualmente alrededor de un 8,3% de los ocupados en España practican el teletrabajo, ya sea de forma ocasional o más de la mitad de los días de su jornada laboral, según los datos aportados por el INE. Son cifras aún muy bajas que van a ir aumentando progresivamente. Ya lo están haciendo puntualmente durante el estado de alarma y lo seguirán haciendo de forma sostenida y continuada posteriormente.

home-office-5037562_640

                  [La imagen es de Alexandra Koch]

Sobre los beneficios del teletrabajo hay muchos datos y ejemplos. Por ejemplo, el de Ctrip, la mayor agencia de viajes de China. En 2017, mucho antes de la pandemia, esta empresa envió durante varios meses a decenas de trabajadores a teletrabajar durante al menos 4 de los 5 días laborables para medir los resultados en rentabilidad, productividad y percepción de la empresa por parte del empleado. Los resultados fueron muy satisfactorios: la productividad aumentó una media del 20%, el absentismo se redujo y los empleados manifestaron estar mucho más contentos con las condiciones laborables, ya que, dadas las largas distancias que hay que recorrer en Pekín, se ahorraban estrés, dinero y tiempo en transporte.

John Roberts, una de las eminencias en EEUU en el campo de organización de empresas, explica este ejemplo y anima a las grandes corporaciones a probar este sistema de trabajo en esta entrevista del Observatorio Vodafone de la Empresa.

Consejos para teletrabajar

En cuanto a los consejos para teletrabajar, los expertos inciden en elegir un sitio luminoso, preferentemente con luz natural, y alejado de los lugares de paso, la cocina y la televisión.  También recomiendan vestirse para trabajar para diferenciarlo de la vida personal. Además es conveniente establecer una rutina y un horario con sus correspondientes pausas e incluso se pueden establecer franjas horarias concretas dedicadas a cada cometido o cliente específico. La disciplina y la organización son fundamentales.

Otro concepto importante es la deslinealización del horario. Como relata el periodista especializado en teletrabajo David Blay “Yo no tengo un horario lineal. Hago las cosas que tengo que hacer en los momentos que veo que tengo que hacerlo. No sumo las horas, sumo si he hecho las cosas o no. Siempre estoy medio día fuera de casa, por ello cuando me siento frente al ordenador tengo que ser hiperproductivo”. Se trata de cumplir unos objetivos organizándote bien y adecuando tus horas de trabajo para alcanzarlos dentro de los plazos acordados con la empresa. Es decir, teletrabajar permite la flexibilidad pero exige responsabilidad.

20200415_181157

           [Mi rinconcito de teletrabajo es muy mejorable]

La tecnología juega un papel fundamental en la interacción con compañeros y clientes. Además del tradicional correo electrónico y el indispensable whatsapp, hay herramientas específicas. Para las reuniones online y las videollamadas hay diversas plataformas tecnológicas como Zoom, Skype, Microsoft Teams o Hangouts mientras Slack es la herramienta de trabajo colaborativo más utilizada en la actualidad.

Aprender a teledirigir

El teletrabajo tiene dos grandes protagonistas: los trabajadores y los empleadores o jefes de equipo. Si empleados y profesionales deben aprender a teletrabajar, también empleadores, jefes y clientes tienen que aprender a teledirigir . Y al igual que el trabajador debe cumplir sus objetivos, las empresas también tienen que respetar sus horarios y periodos de descanso. Estar en casa no significa tener total disponibilidad. Y es que, lejos de la creencia habitual, en casa se suele trabajar más por la culpabilidad asociada a no estar en la oficina. Por eso en muchos casos es conveniente pactar unas condiciones de teletrabajo de la misma forma que tenemos unas normas y horarios establecidos cuando trabajamos presencialmente.

2 comentarios en “Teletrabajar y teledirigir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s