Las Islas Cíes, un paraíso para practicar deporte

Por Daniel Riobóo Buezo 

A apenas una hora en barco desde Vigo, y aún menos desde Baiona y Cangas, las Islas Cíes son un paraíso tan a mano que sorprende comprobar como muchos  todavía no las conocen. La niña bonita de las Rías Baixas gallegas es un archipiélago formado por tres islas: Norte o Monteagudo, Del Medio o do Faro y Sur o San Martín. Las dos primeras están unidas por el arenal de la Playa de Rodas y, posteriormente, gracias a la mano del hombre por una escollera artificial. Fueron declaradas parque natural en 1980 y forman parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia, creado en 2002 junto a las también ínsulas pontevedresas Ons, Sálvora y Cortegada. Para comprender la belleza del paraíso natural y deportivo que reseñamos, es conveniente añadir que desde 2013 el ayuntamiento de la ciudad viguesa ha iniciado los trámites para que las Islas sean declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Las Cíes forman parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas.

Declaración de Parque Natural y parte del Parque Nacional

Debido a su alto valor natural y paisajístico, las islas Cíes fueron declaradas Parque Natural en 1980 pero también para salvaguardarlas del rápido deterioro que sufrían por la acción humana. Esto propició que se protegieran adecuadamente y comenzara a regularse el acceso a ellas. Posteriormente, en el año 2000, el Parlamento Gallego pidió al gobierno central la declaración del archipiélago como Parque Nacional, una aspiración que fue aprobada por el Congreso de los Diputados  en julio de 2002. Se creó entonces el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, formado por un conjunto de archipiélagos, islas e islotes completado por Ons, Sálvora, Noro, Vionta, Cortegada y Malveiras.

El parque tiene una parte terrestre y otra marítima, siendo el único parque nacional marino en España. Esta parte comprende una franja de 100 metros, medidos a partir de la bajamar y en ellas está prohibida la pesca submarina desde 1992 si bien está permitida la artesanal aunque supeditada a la conservación de los recursos naturales. Además, las islas tienen la consideración de ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves). Las ZEPAs son áreas a proteger especialmente para evitar la contaminación y el deterioro de los lugares en que habitan y nidifican las aves de forma permanente o en sus migraciones.

El pico más alto de las Islas Cíes permite disfrutar de unas vistas excepcionales.

Información práctica de las Islas Cíes

En cuanto a su parte terrestre, el archipiélago tiene una superficie emergida de 434 hectáreas. Las tres islas son montañosas con una cara oeste abrupta, con acantilados casi verticales de más de 100 metros y numerosas cuevas  formadas por la erosión del mar y el viento. El pico más alto se encuentra en la zona norte de la isla de Monteagudo, en el Alto das Cíes, de 197 metros de altitud. La cara este, en cambio, tiene laderas algo más suaves cubiertas por bosques y matorrales y protegida de los vientos atlánticos, lo que permite la formación de playas y dunas.

Otro dato interesante y que afecta y beneficia a las islas como destino turístico es que, pese a que las borrascas atlánticas pasan sobre las islas, descargan al chocar con la costa por lo que las Cíes reciben más o menos la mitad de lluvia que el resto de la costa de las Rías Bajas. Además, las Cíes disfrutan del clima más benigno y soleado de la Ría de Vigo en comparación con el resto de Rías gallegas por lo que deberían ser una parada obligada para quien visite la provincia de Pontevedra y la ciudad de Vigo. Eso sí, conviene ir pronto en el ferry ya que las visitas están limitadas a 2200 personas por día. En las Cíes es recomendable quedarse un par de días para descubrirlas por lo que, si se quiere pernoctar, es obligatorio reservar con anticipación en su camping, ya que está muy demandado y cuenta con 800 plazas. Pero, además de visitar las islas, disfrutar de sus playas y acampar para poder disfrutar de sus atardeceres y amaneceres, en las Cíes podemos practicar diferentes deportes.

Buceo y snorkel

Las Cíes constituyen el único Parque Nacional marino de España. Sus aguas cristalinas permiten disfrutar de unos fondos marinos excepcionales para practicar alguna de las modalidades del submarinismo ya que en ellos conviven más de 100 especies marinas. Para poder practicar el buceo con oxígeno hay que tener el título oportuno si bien, en caso de no tenerlo, siempre se pueden disfrutar practicando snorkel ya que la claridad del agua permite una gran visibilidad. Eso sí, recomendamos utilizar un mono de neopreno ya que, al ser mar abierto, la temperatura del atlántico en las Islas Cíes suele ser fría incluso en verano.

Los fondos marinos de las Islas Cíes son uno de los mejores lugares para bucear en España.

Kayak de mar en las Cíes

Las Cíes constituyen un entorno privilegiado para practicar el piragüismo con kayak debido a las maravillosas vistas que ofrecen mientras ejercitamos nuestro tren superior con un deporte muy completo ya que nos permitirán ver los acantilados y entrar a las cuevas de la costa más agreste, la oeste. La Federación Gallega de Piragüismo (FEGAPI), en colaboración con el Parque Nacional invita a conocer este bellísimo entorno desde una perspectiva distinta a través de sus rutas guiadas a modo de cursos de iniciación en un Kayak de Mar. Para realizarlos no se requiere experiencia previa. Ofrecen cuatro rutas con diferentes grados de dificultad y duraciones dependiendo del tipo de ruta elegido.

Bordear las Cíes en Kayak nos ofrece la posibilidad de conocer sus cuevas y acantilados.

Las rutas de Senderismo en las Islas Cíes

La actividad principal y para muchos la más atractiva que se puede realizar en las Cíes es el senderismo. Existen cuatro rutas señalizadas donde podemos descubrir los paisajes y zonas de principal interés de flora y fauna. Para tenerlas a mano, es aconsejable adquirir un folleto de información del parque en la caseta de información turística que encontramos al llegar a la isla. Allí también podremos obtener información y, si están disponibles, apuntarnos a distintas rutas guiadas que ofrece el personal del parque nacional. Es conveniente saber que al tratarse de un área especialmente protegida es importante respetar en todo momento las normas del parque a fin de no molestar la flora y fauna existentes así como no salir de las rutas establecidas para las visitas ni acceder a las zonas protegidas de las dunas, del lago y de las zonas de nidificación.

Las Islas Cíes ofrecen cuatro rutas para disfrute de los senderistas.

Los cuatro itinerarios principales (Ruta del Faro de CíesRuta del Faro da PortaRuta del Alto do PríncipeRuta del Faro do Peito) están señalizados y conducen hasta tres faros. Estos cuatro senderos parten desde la caseta de información en el embarcadero y presentan continuos desniveles y nos permiten recorrer las islas sin penetrar en la zona catalogada de reserva (los acantilados y las furnas que van desde punta do Cabalo, al norte, a punta do Canabal, al sur), y gozar de toda la naturaleza, los paisajes y la inmensidad del Océano Atlántico.

Las playas de las Islas Cíes

Por último, no podíamos olvidarnos de las playas que también nos ofrecen la posibilidad de practicar casi cualquier deporte que imaginemos. Las islas Cíes, por su especial ubicación y morfología, albergan playas de fina arena con aguas de color turquesa. La playa de Rodas es la principal, pero existen otras playas no menos bonitas para poder disfrutar nuestra visita. Con una longitud de 1200 metros, Rodas ha sido considerada la mejor playa del mundo, según el prestigioso diario británico “The Guardian”. Esta playa une las islas de Monteagudo (norte) y del Faro (centro) y posee una arena fina y blanca así como unas aguas cristalinas de color esmeralda algo frías, eso sí. Junto a ella se conservan zonas de dunas naturales que, actualmente, están en fase de recuperación.

La playa de Rodas está considerada como una de las más bellas del mundo.

A continuación de Rodas, hacia el Oeste, se encuentra la playa de Bolos, también llamada “conchas” por la gran cantidad de conchas que posee. Pasada Bolos nos encontramos la playa de Nuestra Señora, recomendable para permanecer cuando sopla viento del norte ya que está más resguardada. Si vamos hacia el este desde Rodas descubriremos Mixueiro y Areina, dos pequeñas calas para el que quiera tranquilidad, a la derecha del muelle de Rodas. Poco después se sitúa Figueiras, una playa nudista en la que los arboles ofrecen zonas de sombra para los días de mucho calor.  Si se quiere algo más a menor escala se puede optar por Margaritas, ideal para estar casi solo o Cantareira, otra pequeña cala formada por cantos rodados, cerca del campo de trabajo

Las playas de las Cíes ofrecen diversidad para todos los gustos.

Como podéis ver, en las Islas Cíes, a pesar de su reducido tamaño, opciones de actividades no faltan, tanto para disfrutar de playas y vistas como para practicar deporte. Seguro que si las visitáis tendréis un flechazo instantáneo con ellas, es prácticamente inevitable. Feliz visita.

Giro de Italia 2017, la divina Corsa Rosa cumple cien años

Por Luis Alberto Martínez  y Daniel Riobóo Buezo 

El calendario ciclista avanza y nos adentramos en las vueltas por etapas más importantes. Llegamos al primer plato fuerte del año, ni más ni menos que el Giro de Italia, que comienza el viernes 5 de mayo en Algheró, en la isla de Cerdeña. Desde allí partirán 22 equipos con 197 ciclistas en su edición centenaria si bien habrá algunas ausencias notables. La primera de ellas, la irremediable de Michele Scarponi, vencedor en 2011 y recientemente fallecido en un lamentable atropello. Tampoco estarán el vencedor de 2015 y 2008, Alberto Contador, que este año se centrará en el Tour, al igual que el tres veces vencedor en Francia Chris Froome. Otros ausentes serán el colombiano Esteban Chaves, sorprendente segundo en 2016 y que este año preparará a conciencia el Tour, al igual que Alejandro Valverde que descansará para preparar Tour y Vuelta tras un maravilloso comienzo de temporada. Otra ausencia destacada, la del corso Fabio Aru, debido a una inoportuna lesión, que le impedirá cumplir el sueño de correr en casa durante las primeras etapas.

Vincenzo Nibali venció a lo grande en el Giro 2016 por delante de Esteban Chaves y Valverde.

Los favoritos del Giro 2017

Quienes sí serán de la partida son el vencedor de 2014, el colombiano Nairo Quintana y, por supuesto, Vincenzo Nibali que vuelve como gran favorito para intentar ganar su tercera Corsa Rosa tras las conseguidas en 2013 y 2016 en un Giro que se presenta como un mano a mano entre los dos. Completan la lista de favoritos el francés Thibaut Pinot si bien Francia no ha tenido un ganador en Italia desde la victoria del malogrado Laurent Fignon en 1989, el vitoriano Mikel Landa, tercero en 2015y los holandeses DumoulinSteven Kruijswijk que intentará sacarse la espinita de su desafortunada caída en el descenso del nevado Colle dell’Agnello en 2016 que le privó de la victoria final e incluso del podio en Milán. Otros ciclistas que pueden brillar en Italia y aspirar al podio son el galés Geraint Thomas, el también holandés Bauke Mollema o el ruso Ilnur Zakarin. Entre las promesas que pueden confirmarse destaca el vizcaíno Omar Fraile, uno de los ciclistas españoles que más pueden dar que hablar en los puertos italianos y a quién recientemente entrevistamos.

El Giro 2017 se presenta como un mano a mano entre Vincenzo Nibali y Nairo Quintana.

El recorrido del Giro 2017

Como siempre en Italia la carrera presenta un recorrido espectacular y de lo más original. La salida será en Algheró y, tras las tres primeras etapas llanas en Cerdeña, habrá jornada de traslado y, una vez en Sicilia, la cuarta etapa nos deleitará con la primera llegada en alto nada menos que en el Etna, con un final que puede marcar las primeras diferencias entre los favoritos en las duras rampas del volcán. Tras otra jornada siciliana con final en Messina, una vez en la península y tras varias etapas de transición idóneas para los esprinters y las escapadas, la novena ofrecerá la segunda llegada en alto, en este caso a uno de los grandes puertos del ciclismo europeo, el Blockhaus, con una longitud de más de 25 kilómetros y que supondrá un gran desgaste por lo que al día siguiente se producirá la segunda jornada de descanso. Tras ella, la primera contrarreloj con 39 kilómetros entre Foligno y Montefalco a la que seguirá una jornada de media montaña en la Toscana y tres etapas llanas.

Panini ha editado un álbum de cromos como homenaje al Giro Centenario.

La semana decisiva del Giro centenario hará las delicias de los amantes de la montaña. Comenzará con una etapa, la decimocuarta, con final en el exigente Santuario di Oropa, también conocido como montaña Pantani. Al día siguiente, una jornada rompepiernas con dos puertos de por medio y llegada en Bérgamo irá seguida de la tercera jornada de descanso y será el aperitivo de la gran traca final. Esta se iniciará en la decimosexta jornada con un auténtico tappone de 227 kilómetros con salida en Rovetta y llegada en Bormio. En esta etapa brutal se ascenderán nada menos que el durísimo Mortirolo, el interminable Stelvio (Cima Coppi 2017) y el paso de Umbrail en la que será la etapa reina del Giro centenario. Sin tiempo de descanso, al día siguiente, tras subir Aprica y el Passo del Tonale, la etapa terminará en Val di Fassa. Desde allí, una jornada corta pero explosiva ya que en sólo 137 kilómetros se ascenderán Pordoi, Valparola y Gardena para terminar en Ortisei. Al día siguiente, más montaña con dos puertos antes del final en el exigente Piancavallo. La penúltima jornada traerá el fin de fiesta en la montaña con la ascensión al temible Monte Grappa y el exigente Foza antes de la meta en la cima de Asiago. La última etapa, si aún no está decidida, definirá el podio final de la carrera con una crono de 28 kilómetros entre el circuito automovilístico de Monza y Milán.

Una carrera especial plagada de épica

El Giro de Italia se caracteriza por ser una carrera con alto número de sorpresas y trampas en sus recorridos: llegadas con carreteras estrechas y en lugares altamente atractivos para el espectador pero en ocasiones peligrosos para los ciclistas, puertos durísimos con gran kilometraje y porcentajes medios desafiantes a la gravedad, alternancia entre días calurosos y jornadas con precipitaciones de nieve. A todo esto hay que sumar el aparente desorden que caracteriza a esta carrera, una organización que tiende a dejarlo todo a la improvisación y a dar pocos detalles en sus libros de ruta, a transitar por carreteras escasamente señaladas y con grandes obstáculos. Y un detalle muy importante: una afición totalmente enamorada de su carrera. Todo el país se vuelca en la Corsa Rosa, con las carreteras invadidas por fieros tiffosi que se dejan la piel en cada uno de los rincones de Italia. Puro espectáculo.

Todas estas características han influido en la grandeza de esta prueba, plagada de épica y de momentos de auténtica leyenda. Ciclistas como Alfredo Binda, Fausto Coppi o Gino Bartali, protagonizaron los momentos más legendarios de esta prueba. Años después, Eddy Merckx igualaría los cinco triunfos en esta prueba, conseguidos por los citados Binda y Coppi, con sangre, sudor y lágrimas: un bravo asturiano, José Manuel Fuente “Tarangu”, y un mítico italiano, Felice Gimondi,  le desafiaron en las cumbres dolomíticas y alpinas hasta la extenuación. Tanto es así que sólo un desfallecimiento en la etapa de San Remo, en la edición de 1974, frenó al asturiano de desbancar a un Merckx contra las cuerdas.

Sólo una pájara impidió al Tarangu destronar al invencible Merckx en la edición de 1974
Sólo una pájara impidió al Tarangu destronar al invencible Merckx en la edición de 1974

En tiempos más recientes, los míticos Dolomitas nos han dejado momentos de verdadera leyenda. En la disputadísima edición de 1988, se vivieron las escenas más dantescas de la centenaria Corsa Rosa. En la etapa con final en Bormio, previo paso por el temido Gavia, se desafiaron las leyes de la naturaleza: una fuerte tormenta de nieve dejó a los corredores al borde de la congelación. Hasta tal punto fue así, que muchos de ellos se bajaron de la bicicleta para calentarse con los tubos de escape de sus coches de equipo, o incluso para correr a pie para poder entrar en calor. El ganador de esa edición, el norteamericano Andy Hampsten  lo describe perfectamente:

“Me habían hablado de la hipotermia y sobre lo frío que podría llegar a estar antes de que uno no pudiera pedalear más. Mis brazos estaban bloqueados desde el comienzo del descenso, y yo simplemente intentaba seguir pedaleando para mantener mis piernas en movimiento. En un momento dado, miré hacia abajo, hacia mis piernas y a través de una capa de hielo y de grasa (lanolina), pude ver que eran de color rojo brillante. Después de eso, no miré mis piernas de nuevo… “

Andy Hampsten al borde del abismo en la dantesca etapa dolomítica de 1988
Andy Hampsten al borde del abismo en la dantesca etapa dolomítica de 1988

Viendo el vídeo anterior se puede comprobar que se trata de descorazonadoras imágenes en la llegada de aquella infernal jornada: el líder, Franco Chioccioli, llorando y retorciéndose de dolor, Perico Delgado al borde de la hipotermia y Javier Lukin, compañero del segoviano en el equipo Reynolds, cayendo en la inconsciencia recién llegado a meta. Las azafatas de la organización tuvieron que desgarrarle la ropa con tijeras, pues se había quedado pegada a su cuerpo congelado.

En los último años hemos vivido momentos de verdadera emoción. Una “fuga bidón” de 2010 aupó al talaverano David Arroyo. Hasta la penúltima jornada mantuvo un inesperado pulso con el favorito Ivan Basso, con victoria final para el italiano. Y en el Giro 2012, una espléndida fuga del belga Thomas De Gendt sembró el caos entre el pelotón: los dos primeros clasificados, el catalán Purito Rodríguez y el canadiense Ryder Hesjedal, tuvieron que exprimirse al máximo para reducir la minutada al bravo corredor flamenco. Mientras, en la edición de 2013, Vincenzo Nibali se impuso con una gran autoridad y poco pudieron hacer Rigoberto Urán y Cadel Evans, sus acompañantes finales en el podio al igual que en la de 2014 ganada autoritariamente por Nairo Quintana y la de 2015 con una clara victoria de Alberto Contador. Más le costo a Nibali vencer en la de 2016 ya que sus ataques en las etapas finales forzaron la caída del sorprendente holandés Steven Kruijswijk, finalmente también descabalgado del podio por Esteban Chaves y Alejandro Valverde.

Cómo ver en televisión el Giro 2017

La edición de 2017 lamentablemente no podrá seguirse en España a través de la televisión en abierto. Las ausencias de Contador y Valverde parece que han hecho que la televisión pública decida no ofrecer la Corsa Rosa en esta ocasión por lo que tan sólo EiTB en el País Vasco ofrecerá la ronda italiana mientras que quienes tengan Eurosport también podrán seguirla en el canal europeo de deporte. El resto, tendrán que hacerlo por internet en donde recomendamos la página especializada Stephill que ofrecer numerosos enlaces a televisiones extranjeras para seguirlo en directo. Disfrutar de los finales con emboscadas, de los preciosos paisajes que la RAI nos obsequia, de puertos míticos como el Mortirollo o el Stelvio es algo que el aficionado español debería poder apreciar. Y es que, como dice el propio lema del Giro, se trata de  “la carrera más dura del mundo en el país más bello del mundo”. Parte de razón no les falta.

Curiosidades, historia y precedentes de la semifinal madrileña de Champions

Por Daniel Riobóo Buezo 

Como si de un déjá vu se tratase, Real Madrid y Atlético se enfrentan por cuarto año consecutivo en la Liga de Campeones, un hecho inédito y que confirma que actualmente son dos de los mejores equipos de Europa, y por consiguiente del mundo, junto al FC Barcelona y el Bayern de Múnich, los cuatro clubes que más regularidad han mostrado en los últimos años en la máxima competición continental de clubes. La semifinal que los mide está llena de curiosidades y de precedentes históricos que os queremos desvelar y que pueden tener un significado especial para los más supersticiosos.

El cuarto enfrentamiento en cuatro años y la segunda semifinal madrileña

Cuando comenzó el sorteo de las semifinales todos teníamos la sensación de que los dos equipos madrileños volverían a cruzarse. No queremos ser mal pensados pero que pudiera haber una tercera final madrileña en cuatro años no era lo más conveniente para la UEFA ni para la propia Champions League. Siempre es mejor para ellos, por las sacrosantas audiencias y los anhelados nuevos mercados, que sean dos equipos de diferentes países los que disputen la final y más si Madrid y Atlético repitieran de nuevo por tercera vez en cuatro años. Pero aún así seremos bien pensados y creeremos que su emparejamiento se ha producido por puro azar. Sospechas aparte, como en las cuatro ocasiones anteriores en las que se han medido, de nuevo se prevé un doble duelo a cara de perro ya que en los precedentes la igualdad ha sido máxima.

El enfrentamiento fratricida entre Real Madrid y Atlético es ya un Clásico moderno de la Champions.

El Clásico madrileño europeo tuvo su primer capítulo en la temporada 1958-59 si hablamos de la vieja Copa de Europa y en la final de 2014 en Lisboa si nos referimos a la veinteañera Champions. En la capital portuguesa, tras el gol inicial de Godín, el empate salvador de Sergio Ramos en el minuto 93 forzó una prórroga en la que el Madrid superó finalmente a un Atlético exhausto para conseguir su Décima Orejona con un 4-1 final. En 2015 el duelo tuvo lugar en cuartos de final y tras el empate a cero de la ida en el Calderón todo apuntaba a una nueva prórroga tras otro empate sin goles en el Bernabéu hasta que el mexicano Chicharito Hernández decidió la eliminatoria con un gol postrero en el minuto 88. Finalmente, en 2016 en Milán se produjo el desenlace más dramático. El gol inicial de Sergio Ramos parecía decantar la final de nuevo para los madridistas hasta que el belga Yannick Carrasco igualó a diez minutos para el final dando paso a una prórroga en la que los dos pudieron vencer si bien fue la lotería de los penaltis la que otorgó su Undécima Copa de Europa a los blancos en el peor final imaginable para el Atlético de Madrid, derrotado en su tercera final de la máxima competición continental cada vez de forma más cruel. En la historia de la vieja Copa de Europa tan sólo hay un único precedente entre Madrid y Atlético en semifinales, el de la temporada 58/59 cuando el Real Madrid, a la postre campeón europeo, venció en el partido de desempate en Zaragoza (2-1) tras haber vencido 2-1 en Chamartín y haber sucumbido 1-0 en la vuelta en el Metropolitano. 

Real Madrid y Atlético han hecho historia al enfrentarse de nuevo en la final
Real Madrid y Atlético buscan de nuevo triunfar en Europa un año más.
Madrid, la ciudad con más éxitos en la Copa de Europa

La semifinal madrileña proporcionará la posibilidad de la duodécima Copa para la ciudad de Madrid por encima de Milán, cuyos equipos (el AC Milan y el Inter) pasan por horas bajas si bien aún sigue siendo la única ciudad europea que cuenta con dos campeones de Europa ya que el Milan tiene siete Copas de Europa en sus vitrinas y el Inter tres. Madrid la supera y lo puede hacer aún más si la duodécima copa recae en Madrid, bien sea de nuevo para el Real o la primera para el Atlético. Además Madrid es la única urbe del continente cuyos equipos han disputado entre ellos dos finales de la Copa de Europa.

Otro registro que también enterraron el año pasado en Milán los equipos madrileños fue la del número de finales disputadas ya que se trató de la decimocuarta de los madridistas y de la tercera de los atléticos superando también con sus 17 finales las 16 de los equipos de Milán (11 jugadas por el Milan y 5 por el Inter). De las catorce disputadas, el Real Madrid ha vencido en once y lleva sin perder una final de Copa de Europa desde el año 1981 cuando perdió con el Liverpool por 1-0 en París. Mientras, el Atlético perdió frente al Bayern la de 1974 en el partido de desempate y en 2014 y 2016 con su archirrival capitalino.

Además, con la última final en San Siro, España también superó a Italia en finalistas ya que sumó 29 por 27 del país transalpino, a la que añadirá otro más en Cardiff. España también es la nación con más campeones con 15 (10 veces el Real Madrid y 5 el Barça) por las 12 “orejonas” levantadas por los equipos italianos e ingleses. Además, la del año pasado en Milán fue la sexta final entre equipos de un mismo país en la Champions League. El Real Madrid ganó tres de ellas: ante el Valencia CF en 2000 (3-0) y frente al Atlético en 2014 y 2016.

Los campeones de Europa como jugador y entrenador

La final de Milán en 2016 permitió a Zinedine Zidane sumarse al selecto club de jugadores que han conseguido el gran trofeo europeo también desde el banquillo. Hasta ahora siete lo han logrado. Pep Guardiola había sido el último antes de Zizou, siendo campeón en dos ocasiones como técnico (2009 y 2011) y una como jugador con el Barça (1992). Antes que él lo hicieron dos de sus predecesores en el banquillo azulgrana, los holandeses Frank Rijkaard y Johan Cruyff, tres veces campeones como jugadores y una como entrenadores, aunque con diferentes equipos. Rijkaard ganó como jugador con Milan (2) y Ajax y Cruyff  en tres ocasiones con el equipo de Amsterdam mientras que como técnicos los dos lo hicieron con el Barça, en 1992 Cruyff y en 2006 Rijkaard.

Zidane y Simeone aspiran a conquistar su primera "Orejona" como entrenadores.
Zidane y Simeone, dos ejemplos de jugadores también exitosos como entrenadores.

Los otros antecedentes de éxito en el banquillo y el campo son Miguel Muñoz, campeón como jugador en las tres primeras ediciones de la competición (1956, 57 y 58) y en dos ocasiones como entrenador (1960 y 66). Los otros dos campeones europeos como jugador y entrenador son italianos, Giovanni Trapattoni y Carlo Ancelotti. Trapattoni consiguió dos como jugador en el Milan, en los años 1963 y 1969, y como entrenador de la Juventus en 1985. Mientras, Ancelotti venció como jugador en 1989 y 1990 y como entrenador, también con el Milan, en las Champions de 2003 y 2007 completando su palmarés hasta ahora con la lograda con el Real Madrid en 2014 convirtiéndose en el único entrenador con tres orejonas en su carrera junto al mítico entrenador del Liverpool Bob Paisley que guió al éxito a los reds en 1977, 1978 y 1981.

Carlo Ancelotti es uno de los dos entrenadores que ha logrado tres "Orejonas".
Carlo Ancelotti es uno de los dos únicos entrenadores que ha logrado tres “Orejonas”.
Las finales disputadas entre Real Madrid y Atlético

Si bien este año la final madrileña no será posible, la de Milán en 2016 fue tan sólo la octava final de un gran torneo entre Real Madrid y Atlético, curiosamente con un balance favorable de cinco a tres para los rojiblancosAdemás de las dos finales recientes de Champions con éxito madridista, la historia vivió antes otras finales entre estos dos equipos centenarios con una ventaja clara para el Atlético de Madrid. Si nos remitimos a la Copa, la antigua Copa del Generalísimo vivió tres finales entre los equipos madrileños. En 1960 el Atlético venció por 3-1 y al año siguiente repitió título ganando a su enemigo capitalino 3-2 en sendas finales disputadas en el Santiago Bernabéu. La venganza retardada para los madridistas llegó el año en el que Franco desapareció, en 1975, al vencer 4-3 en los penaltis tras el 0-0 al final del tiempo reglamentario en el Vicente Calderón. Más cerca en el tiempo y ya bajo la denominación de Copa del Rey, el Atlético se impuso por 2-0 en el Bernabéu en 1992 y por 3-1 en 2013, de nuevo en el estadio blanco en las dos ocasiones. En total, la Copa del Rey ha vivido cuatro finales con victorias atléticas por tan sólo una para el Real Madrid. 

El Atlético tiene un balance claramente favorable en las finales de Copa del Rey disputadas contra el Real Madrid.
El Atlético tiene un balance favorable en las finales de Copa disputadas contra el Real Madrid.

Por su parte, la Supercopa de España que enfrenta al campeón de Liga y Copa a finales del verano y que fue creada en 1982 tan solo ha visto una final madrileña. Fue en la temporada 2014 y el Atlético, entonces vigente campeón de liga, derrotó a doble partido al Real tras empatar a uno en la ida en el coliseo blanco y vencer en el Manzanares con un gol tempranero del croata Mario Mandzukic

Indios y vikingos, el origen de los apodos de Real Madrid y Atlético

Real Madrid y Atlético siempre han vivido una rivalidad deportiva que, entre los aficionados, va más allá de lo que sucede en el terreno de juego. Así, cada afición utiliza ciertos apodos para referirse al gran rival de la ciudad. En el caso de los rojiblancos, tienen dos motes por los que son conocidos tanto sus jugadores como sus seguidores. Por un lado, “colchoneros”, una denominación que tiene su origen en la época en la que los colchones que predominaban en los hogares españoles tenían franjas rojas y blancas en una forma muy similar a los colores de la equipación del equipo. El segundo de los apodos, “indios”, se lo adjudicó directamente su gran rival en la capital. Los seguidores del Real Madrid decidieron llamar indios a los atléticos porque llegaron muchos jugadores sudamericanos durante el mismo verano, el de 1973, cuando Vicente Calderón fichó a los argentinos Rubén Ayala, ‘Cacho’ Heredia (Argentina) y ‘Panadero’ Díaz. Pero lejos de molestarse, los aficionados rojiblancos acogieron con orgullo el mote e incluso la actual mascota atlética se llama Indi.

Los apodos añaden un extra de humor en la rivalidad deportiva capitalina.
Los apodos añaden un extra en la rivalidad deportiva capitalina (Foto: Jorge Iracheta).

En el caso del Madrid, los dos apodos más extendidos para referirse al equipo y sus seguidores son “merengues” y “vikingos”. En el primer caso fue el mítico periodista Matías Prats (padre) quien apodó al equipo en sus narraciones como los merengues al comparar su indumentaria blanca con el dulce del mismo color. Y de igual forma que el término “indios” lo creó el Real Madrid, el otro mote de los aficionados madridistas, los “vikingos, fue creado por los atléticos que, al ver que les llamaban indios, comenzaron a llamar a los madridistas vikingos por la misma razón, ya que a mediados de los 70 coincidieron de blanco varios jugadores del norte de Alemania como Netzer, Breitner, Jensen o Stielike. Y al igual que los atléticos, los madridistas también acogieron con orgullo el nuevo mote.

Cibeles y Neptuno, una fuente para cada celebración

Tras el doble enfrentamiento habrá fiesta en Madrid en una de sus dos grandes fuentes. Cibeles es la diosa del Real Madrid, que celebra junto a sus leones sus campeonatos mientras Neptuno es el dios del Atlético, que festeja sus títulos bajo su tridente. Pero no siempre fue así y la fuente de Cibeles en un primer momento fue atlética mientras Neptuno fue madridista si bien muy pocos lo recuerdan. Pero todo cambió tras la victoria de España ante Dinamarca por 5-1 en los octavos de final del mundial de México 86. En una noche calurosa de 18 de junio, la euforia por el aplastante triunfo en Querétaro llevó a los aficionados a celebrar el triunfo en la Cibeles desde las cercanas terrazas de la Castellana dado que Emilio Butragueño, ídolo madridista entonces, marcó cuatro goles y la selección era predominantemente madridista. Desde aquella noche, los madridistas decidieron celebrar los triunfos en la Cibeles mientras los atléticos adoptaron Neptuno unos años después, el 29 de junio de 1991, cuando el Atleti ganó en el Bernabéu la final de Copa del Rey al Mallorca.

Cibeles y Neptuno esperan su gran momento el sábado por la noche.
Cibeles y Neptuno esperan su gran momento el sábado por la noche.

El miércoles 10 de mayo de nuevo una de las dos fuentes tendrá su momento de gloria y será invadida por los aficionados del equipo clasificado para la final si bien toda la ciudad de Madrid vivirá una nueva gran fiesta con el doble enfrentamiento. De Madrid al cielo…