Las mayores hazañas de los mundiales de atletismo

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

Pekín acoge desde el sábado 22 al domingo 30 de agosto el mundial de atletismo, una competición que lleva celebrándose desde 1983 y que en China vivirá su decimoquinta edición. Entre los tres primeros campeonatos hubo un intervalo de cuatro años pero desde 1991 se celebran cada dos y en años impares. Esto se hace para que no coincida con los Juegos Olímpicos ni el mundial de fútbol a los que sigue en repercusión mundial junto con el mundial de rugby con el que en este 2015 rivaliza como el gran evento deportivo del año.

En Deporadictos hemos tratado el atletismo desde diferentes ángulos, mediante consejos para aficionados que desean iniciarse en las carreras populares o intentarlo con el maratón, analizando la lacra del dopaje o mediante galerías fotográficas. En esta ocasión en cambio queremos revivir los mejores momentos de los mundiales, los que más nos han hecho vibrar. Por supuesto que se trata de una selección personal y que habrá quién hubiera elegido otros momentos pero seguro que los que vamos a recordar nos hicieron disfrutar enormemente a todos los fanáticos del deporte rey.

Helsinki 1983, los tripletes de Marita Koch y Carl Lewis y los dobletes de Jarmila Kratochvílová y Mary Decker 

Un país con gran tradición atlética como Finlandia fue la sede del primer mundial que vio brillar por encima de todos a tres mujeres y un hombre que consiguieron vencer en dos o más pruebas entrando en la historia del atletismo. La alemana Marita Koch lo hizo en los 200, los relevos 4×100 y 4×400 y fue plata en 100 metros siendo la gran triunfadora de estos mundiales junto a la checa Jarmila Kratochtilova vencedora en los 400 y los 800 metros, una proeza de especial dificultad y más teniendo en cuenta que su entrada en la élite se produjo pasada la treintena. Y es que además en los 400 metros Kratochtilova batió el récord mundial con 47.99 y ganó una tercera medalla, esta de vez de plata en los relevos 4×400 metros. La tercera estrella del campeonato fue la estadounidense Mary Decker que consiguió otro doblete histórico, el de los 1500 y los 3000 metros. Mientras, entre los hombres Carl Lewis consiguió el oro en los 100 metros, el salto de longitud y los 4×100 metros asombrando al mundo por primera vez.

Roma 1987, Stefka Kostadinova eleva el listón a un límite aún no superado

Atleta precoz donde las haya, la búlgara Stefka Kostadinova se había convertido con tan sólo 20 años en la mejor saltadora de altura del mundo. Campeona de Europa en pista cubierta y al aire libre y oro mundial indoor, la segunda edición de los mundiales permitió a Kostadinova volver a asombrar todos tras haber establecido un año antes una nueva plusmarca universal con 2,08. Y es que el 30 de agosto, tras demostrar una superioridad incontestable en el estadio olímpico de Roma, la búlgara ya era medalla de oro pero, no contenta con ello, pidió colocar el listón a una altura de 2.09. Tras una batida perfecta superó claramente el listón batiendo su propio récord mundial, una marca que casi treinta años después aún no ha sido superada por nadie.

Tokio 1991, Michael Powell entierra el mítico récord de Bob Beamon

La primera edición de los mundiales de atletismo, en 1991 en Tokio nos dejó el mejor concurso de salto de longitud de la historia. Carl Lewis, histórico velocista y gran saltador se enfrentaba a un verdadero especialista en la disciplina, su compatriota Michael Powell. El apretado duelo hizo que ambos hicieran ese 30 de agosto de 1991 el mejor concurso de sus vidas para brindar a los aficionados la competición de salto de longitud más recordada de la historia y en la que Powell terminó con un récord histórico del atletismo, los 8,90 de Bob Beamon en los JJOO de México 68 que superó por cinco centímetros y que desde entonces se mantiene vigente.

Stuttgart 1993, el relevo estadounidense de 4x400m establece un récord que aún perdura

Si bien el primer mundial celebrado en tierras alemanas no pasó a la historia como uno de los mejores, sí dejó un récord que actualmente es uno de los más antiguos del atletismo en categoría masculina. Así, el 22 de agosto el cuarteto formado por Andrew Valmon, Quincy Watts, Harry Butch Reynolds y Michael Johnson dejó la plusmarca del 4×400 en 2:54,29, una marca que todavía sigue vigente mientras en el 4×100 se ha superado repetidamente, algo que prueba que lo conseguido por el relevo estadounidense fue una hazaña, comprensible al ser los dos últimos relevistas los mejores cuatrocentistas de la historia.

Goteborg 1995, Jonathan Edwards realiza la mayor proeza de la historia del triple salto 

Gran saltador pero con unas convicciones religiosas tan profundas que le impedían competir los domingos, Jonathan Edwards cambió en 1993 su forma de pensar tras discutirlo con su padre, pastor anglicano. Precisamente en los Campeonatos del Mundo de Stuttgart de ese año la fase de calificación se celebró un domingo y así pudo competir para finalmente llevarse el bronce y hacer su mejor marca personal con 17,44m. Pero lo que nadie pensaba es que, dos años después, iba a superar por un centímetro el récord del mundo de Willie Banks de 1985 (17, 98). Y menos aún que, poco después, en el mundial disputado en Suecia iba realizar la mayor proeza en la historia del triple salto batiendo dos veces el récord mundial en apenas diez minutos y en sus dos primeros saltos superando por primera vez los 18 metros. Primero Edwards voló hasta 18,16m y poco después hasta 18,29, una marca que 20 años después aún no ha sido superada.

Atenas 1997, el increíble doblete de España en el maratón

La irrupción de España como dominadora del maratón mundial vivió su clímax en la ciudad en la que la legendaria distancia fue creada tras la hazaña del soldado Filípides. Si en el europeo de Helsinki 1994 Martín Fiz, Diego García y Alberto Juzdado habían conseguido un triplete inédito y en Goteborg 95 Martín Fiz consiguió el oro mundial, en Atenas le sucedió Abel Antón con el vitoriano pisándole los talones y escoltándole en un podio histórico para el atletismo español. Todavía en 1999 el maratón español volvió a disfrutar de un triunfo en casa de Abel Antón en Sevilla pero el éxtasis por lo logrado en el maratón del mundial celebrado en Grecia destaca por encima del resto de victorias. Además, Serguey Bubka consiguió su sexto título mundial consecutivo, algo sólo alcanzado por el zar de la pértiga.

Sevilla 1999, Michael Johnson establece un nuevo récord del mundo de los 400m

Durante años dominador de la vuelta a la pista, Michael Johnson consiguió el 26 de agosto de 1999 en la calurosa Sevilla una gesta al alcance de muy pocos, lograr un récord del mundo en un campeonato del mundo y que todavía permanece 16 años después. Los 43,18 del texano, con un estilo tan heterodoxo como efectivo, dejaron boquiabiertos a todos en la capital andaluza. Y es que tras alternar con éxito los 200 y los 400 con récord del mundo del doble hectómetro en los JJOO de Atenas 96 (19,32), Johnson se centró en los últimos años de su carrera en superar la plusmarca de los 400m que aún tenía su compatriota Harry Butch Reynolds desde 1988 con 43,29. Tras varios intentos, el cuatro veces campeón olímpico por fin pudo conseguirlo en la ciudad andaluza dejando una vuelta para el recuerdo que aún no se ha podido mejorar, quizá a la espera de que Usain Bolt pueda intentarlo como ya ha anunciado en varias ocasiones.

Helsinki 2005, los dobletes con posterior trampa de Justin Gatlin y Rashid Ramzi

No hay nada más decepcionante que contemplar una hazaña deportiva y que poco tiempo después los laboratorios constaten que existía trampa detrás, que no era oro todo lo que relucía. Es lo que sucedió en el mundial de Helsinki 2005 con dos atletas que asombraron por su rendimiento. El estadounidense Justin Gatlin se proclamó campeón del mundo de los 100 metros con el mayor margen de victoria en un campeonato del mundo (17 centésimas sobre el segundo) y también ganó los 200 metros, convirtiéndose en el segundo velocista envencer en los 100 y 200 metros en un mismo mundial tras Maurice Greene en 1999. Pero al año siguiente dio positivo por testosterona siendo sancionado cuatro años. Por su parte, el marroquí con pasaporte de Bahrein Rachid Ramzi fue el primer atleta en vencer en los 800 m y los 1500 en un mismo mundial. Las sospechas siempre estuvieron detrás de su gesta ya que se prodigaba muy poco en la alta competición. Los rumores se confirmaron tras lograr el oro en los JJOO de Pekín y dar positivo por Epo Cera siendo desposeído de su medalla olímpica pero no de las mundiales. Mientras Gatlin ha vuelto a la alta competición casi al mismo nivel, Ramzi no lo volvió a hacer, y es que en el dopaje también hay clases.

Berlín 2009, Usain Bolt asombra al mundo destrozando los récords de 100 y 200

Si con su aparición triunfal en 2008 en los JJOO de Pekín Usain Bolt ya nos había asombrado a todos con su nuevo récord en los 100m (9,69) y, sobre todo, terminando con la histórica plusmarca mundial de Michael Johnson en los 200 metros (19,32). Esta databa nada menos que desde 1996 y se consideraba prácticamente insuperable hasta que Bolt dejó la marca en 19,30 para sumar además un nuevo oro en el relevo corto con otro récord para Jamaica (37,10). Pero al año siguiente, en el mundial de Berlín, el Relámpago jamaicano hizo el más difícil todavía. Consiguió superar en el mismo evento sus propios récords de 100 y 200 metros con registros aún más extraterrestres, 9,58 y 19,19, mientras en Daegu 2011 sumó un nuevo récord en el relevo junto a sus compatriotas y que de nuevo superarían (36,84) en los JJOO de Londres 2012.

Moscú 2013, el triplete de Usain Bolt y Shelly-Ann Fraser y la hazaña en el fondo de Mo Farah

El último mundial disputado hasta hoy no alumbró ningún nuevo récord del mundo pero si tuvo tres actores destacados. Una vez más Usain Bolt, lejos de sus récords del mundo pero de nuevo coleccionando triunfos con sus tres oros en 100, 200 y 4×100 fue el gran protagonista pero esta vez acompañado en la velocidad por su compatriota Shelly-Ann Fraser, una velocista menuda, explosiva y siempre sonriente que consiguió imitar al relámpago jamaicano consiguiendo el triunfo en las mismas pruebas y coronándose como nueva reina de la velocidad mundial. Junto a ellos, el otro nombre destacado fue el de Mo Farah, el británico de origen somalí que consiguió la hazaña, solo al alcance de los grandes fondistas de la historia, de triunfar en los 5000 y 10000 metros, algo que ya había conseguido en los JJOO de Londres, todo un hito en el fondo atlético.

Estas son algunas de las hazañas en los mundiales que más nos han impactado pero, como el ser humano no tiene límites, siempre pensamos que puede volver a sorprendernos y así lo esperamos en Pekín 2015, que disfrutéis el mundial.

Las competiciones más exóticas y divertidas del mundo

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

Si hace poco nos hemos ocupado de algunos de los deportes más curiosos que hemos podido encontrar en algunas partes del mundo y que de alguna forma están emparentados o son variantes de deportes masivos y universales, ahora nos vamos a ocupar de competiciones a medio camino entre el deporte y la pura diversión. Así vamos a intentar acercaros a espectáculos realmente friquis, para qué vamos a negarlo. Y es que, con la excusa de competir, la imaginación del ser humano no tiene límites a la hora de crear modalidades tan originales como descacharrantes para disfrute de participantes y asistentes.

  • Carrera de esposas, Finlandia

En el país de los mil lagos, como en tantos otros de latitudes nórdicas, el hockey hielo es el deporte nacional, los rigores del tiempo mandan, pero quizá el más original es la “Finlandia man carrying girl” o carrera de esposas, una competición que data de 1992 y que han imitado otros países como Estados Unidos. En esta modalidad los hombres deben cargar a su mujer mientras superan una carrera de obstáculos de 250 metros que deben completar en el menor tiempo posible. Para ello pueden llevarlas a caballito, a hombros o cómo crean conveniente, si bien el más utilizado es el “método estonio”, con las piernas de la mujer rodeando el cuerpo del hombre y dejándose caer por su espalda. La única regla de esta competición anual celebrada en julio es que ellas no se caigan para no ser descalificados. Lo más curioso es el premio, el peso en cerveza de la mujer trasladada.

  • Competición de ingesta de perritos calientes, Nueva York

Efectivamente, una competición de zampar perritos calientes en el menor tiempo posible sólo podía tener lugar en el país de los excesos, Estados Unidos. Creada por cuatro inmigrantes en 1916 para demostrar su “americanización”, el emblemático local “Nathan´s” de Coney Island organiza anualmente este certamen que coincide con la fiesta de la independencia, el 4 de julio. Los récords, 69 perritos en diez minutos en categoría masculina y 45 en la femenina, un auténtico homenaje a la gula. El premio a los más glotones consiste en lanzar la primera bola en un partido de béisbol, un deporte que se presta mucho a la ingesta de todo tipo de comida rápida. En este caso preferimos incluir una foto a un vídeo para no dañar sensibilidades.

¿Tiene más mérito Usain Bolt o el recordman mundial de ingesta de perritos calientes?
¿Tiene más mérito Usain Bolt o el recordman mundial de ingesta de perritos calientes?
  • Carrera del queso, Inglaterra

Habitual de los informativos veraniegos, la ancestral “Cooper’s Hill Cheese-Rolling and Wake” es una competición anual que el último lunes de mayo, festivo en Inglaterra, convoca a millares de asistentes en la colina de Cooper de la localidad inglesa de Brockworth. Data de 1836 y se convirtió en una cita anual desde 1884. La mecánica de la prueba es simple, desde lo más alto de la colina se lanza un queso de la variedad regional “Double Gloucester” con un peso cercano a los cuatro kilos y los competidores se lanzan a correr tras él como si no hubiera mañana…ni una cuesta muy empinada. Sobra decir que las caídas son tronchantes, algunas incluso causan lesiones, y que el primero en atraparlo y llegar a la meta se lleva el premio, el propio queso. Y es que el codiciado manjar llega a alcanzar más de cien kilómetros por hora en algunos tramos. Un auténtico desafío para los más valientes.

  • La carrera del pavo, Segovia

Además de La Tomatina, sin carácter competitivo, pero de igual carácter festivo, España también tiene pruebas exóticas. Entre ellas destaca la Carrera del Pavo, una competición ciclista que se celebra todos los 25 de diciembre en Segovia. La curiosidad reside en que es una carrera ciclista sin cadena y que el premio al ganador es un pavo, muy adecuado para consumir en las fiestas navideñas. Es una carrera que comenzó en 1935 y que consta de un recorrido de 550 metros por el centro de la localidad y frente a su célebre Acueducto romano. Tras una primera parte en bajada donde los participantes deben tomar el mayor impulso posible, después ascienden una ligera pendiente donde la habilidad y los movimientos de cadera se deben coordinar para llegar a la meta sin poner los pies del suelo ni levantar las ruedas del mismo. En caso de que más de uno lo consiga, se realiza un desempate pero saliendo todos los empatados a la vez y siendo el ganador quien alcance la meta en primer lugar. Como curiosidades, todas las bicicletas son modificadas de forma artesanal y Pedro Delgado, ilustre segoviano, suele participar en la prueba aunque todavía no ha logrado la victoria. Por cierto, el segundo y el tercero también tienen premio, un pato y un pollo respectivamente.

  • La carrera en tacones, Rusia

Los hombres tenemos difícil imaginarnos lo que es caminar con tacones altos, un auténtico ejercicio de coordinación y equilibrio solo al alcance de las mujeres. Y si ya hablamos de correr con ellos la cosa ya roza la heroicidad. Pues esto es lo que anualmente hacen en San Petersburgo organizando una carrera de 50 metros con tacones de aguja de un mínimo de 10 cm. Las velocidades que llegan a alcanzar son sorprendentes aunque también son frecuentes las caídas e imaginamos que el dolor de pies les durará varios días a estas sufridas corredoras pero el sufrimiento merece la pena, especialmente si el premio es un suculento cheque por valor de tres mil dólares.