Johnny Rogers, así trabaja un ojeador de jugadores de la NBA

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

Johnny Rogers tuvo una dilatada carrera como jugador de baloncesto. Ala-pívot versátil y con una gran muñeca, tras agotar su periodo universitario en la NCAA, jugó dos temporadas en la NBA, primero en Sacramento Kings y después en Cleveland Cavaliers. Después cruzó el charco con dirección a Europa en donde jugó en tres países y en los mejores equipos del continente. Real Madrid y Pamesa Valencia, entre otros, en España, Milán y Varese en Italia y en los dos grandes equipos griegos, primero en el Olympiacos y posteriormente en el Panathinaikos, donde a las órdenes de Zeljko Obradovic consiguió dos Euroligas. Terminó su carrera en Lleida pero siempre ha seguido ligado al baloncesto y a España ya que obtuvo la nacionalidad tras casarse con una española y también fue internacional en 16 ocasiones con la selección en dónde coincidió en los JJOO de Sidney con dos juniors de oro como Raúl López y Juan Carlos Navarro. Tras dejar las canchas ha seguido muy ligado al baloncesto, especialmente en los últimos años como ojeador de Oklahoma City Thunder. Hoy es Coordinador de ojeadores internacionales de la franquicia así como director técnico del club de baloncesto Jovens L’Eliana y también organiza un campus de tiro en Valencia. Además colabora como comentarista televisivo para la FIBA, como en el reciente mundial de baloncesto de España, tras el que tuvimos ocasión de hablar con él para conocer un poco más el trabajo de un ojeador de jugadores de la NBA.

Johnny Rogers sigue totalmente ligado al baloncesto a través de su campus y como ojeador de Oklahoma City Thunder.
Johnny Rogers sigue ligado al baloncesto a través de su campus y como ojeador de Oklahoma City Thunder.

Una vez terminado el mundial y ya que fuiste internacional con España en 16 ocasiones y participaste en los JJOO de Sidney. ¿Cómo valoras la actuación de España? ¿Crees que de no haber tropezado sorprendentemente con Francia podría haber plantado cara de nuevo a EEUU?

A nivel de aficionados y de los medios de comunicación, ya que ahora soy comentarista, todos estamos tristes y sorprendidos. Todos queríamos haber visto la final entre Estados Unidos y España. Fue muy duro y no podía creer lo que pasó pero el deporte es así y aunque tengas un gran equipo puedes tener un mal día como le pasó a la selección así que, simplemente, toca aprender de los errores. En cuanto a si España podía haber ganado a este equipo de EEUU te diría que creo que sí, era algo muy factible. Antes de haberles visto jugar la primera fase en Granada tenía dudas pero tras haber presenciado como jugaron los primeros cinco partidos estaba convencido de que podían ganar porque allí jugaron un baloncesto muy bonito.

Tras haber jugado dos años en la NBA desarrollaste la mayor parte de tu carrera en Europa en una época en la que comenzó el éxodo de jugadores extranjeros hacia la NBA. ¿Por qué crees que se produjo este cambio? por una mejora del nivel físico y competitivo o por la ambición global de la NBA?

Creo que por las dos razones, por la mejora del nivel, sobre todo en Europa y, por otro lado, porque la NBA decidió abrirse a nuevos mercados y permitió más oportunidades a los jugadores extranjeros. Por ejemplo, recuerdo que de Europa tenían una imagen de un tipo de jugador concreto y quizá no se valoraban demasiado allí pese a que ya incluso en los 70 y los 80 había grandes jugadores en Europa pero no tenían las puertas abiertas como ocurre hoy en día.

Actualmente trabajas como ojeador de Oklahoma City Thunder. ¿Cómo comenzaste a trabajar con ellos y qué requisitos debe tener un ojeador de una franquicia NBA?

Empecé a trabajar como ojeador de Oklahoma City Thunder hace ahora seis años y sólo lo he hecho con ellos, con ningún equipo más. En cuanto a qué se valora, ayuda mucho si hablas varios idiomas, si conoces a mucha gente en diferentes países, si tienes buenos contactos y, por supuesto, debes tener un gran conocimiento del juego.

¿Es fundamental haber sido jugador profesional para ser ojeador?

No hace falta necesariamente haber sido jugador, también puedes haber sido entrenador u otra cosa pero, claro, ayuda mucho si has tenido contacto con el baloncesto profesional pero te diría que no es imprescindible haber sido jugador.

¿Y entre los distintos ojeadores de una franquicia NBA, ¿cómo os repartís los mercados a estudiar? ¿Os dividís por zonas, países y ligas?

En el caso de Oklahoma tenemos varias personas en el cuerpo de ojeadores pero el reparto del trabajo no es por países sino más bien por tipo de jugadores aunque también todos vemos a los jugadores que estamos siguiendo y que más nos interesan, trabajamos en conjunto. Clasificamos a los jugadores por distintos factores: edad, posición, por cómo podría encajar en nuestro equipo, analizamos individualmente a los jugadores pero después todos los ojeadores vemos a cada jugador que nos puede interesar.

La película Moneyball muestra el uso de herramientas estadísticas y matemáticas para detectar a los jugadores idóneos para un equipo y está basada en el caso real del equipo de beisbol, los Athletics de Oakland, que triunfaron en gran medida gracias a su método científico. En el caso de la NBA, y más concretamente de los ojeadores, ¿utilizáis algún tipo de software de análisis estadístico u otros programas para vuestro trabajo?

La verdad es que sí, tenemos muchas herramientas. En estos seis años he aprendido mucho y utilizamos todo lo que está a nuestro alcance. En el caso del ejemplo de Oakland también es cierto que en béisbol es más fácil cuantificar diferentes aspectos pero hay muchos factores a analizar. Por eso hay que intentar sacar toda la información que puedas para después utilizarla adecuadamente aunque tampoco es pura analítica de datos medibles, también analizamos otros factores.

Oklahoma tiene los derechos en la NBA del joven internacional del FC Barcelona Álex Abrines.
Oklahoma tiene los derechos en la NBA del joven internacional del FC Barcelona Álex Abrines.

En ese sentido, además de las propias estadísticas y de rendimiento deportivo de los jugadores que seguís. ¿También analizáis el entorno y la personalidad de los jugadores para saber si se podrán adaptar a la exigencia de una competición como la NBA?

Así es, hay que mirar todo, su personalidad, su estilo de juego, su carácter. Miramos todo lo que puedas imaginar para hacer los informes de los jugadores.

En los seis años que llevas colaborando como ojeador con Oklahoma, ¿en qué fichajes has podido participar más decisivamente?

Realmente lo que más me gusta es que se trata de un trabajo de conjunto de todo el cuerpo de ojeadores por lo que nadie puede decir que un jugador concreto sea su hallazgo, siempre es un trabajo compartido. No te podría decir un jugador concreto en el que haya decidido yo porque trabajamos en equipo. Y en el caso de Serge Ibaka, el equipo le drafteó justo antes de que empezara a colaborar con ellos por lo que no pude colaborar en ese gran fichaje -Ibaka fue drafteado en 2008 por Seattle Supersonics cuyos derechos en la liga fueron heredados por Oklahoma City Thunder- aunque posteriormente ya he colaborado para los siguientes fichajes.

¿Y cuando detectáis que un jugador ya está preparado para dar el salto a la NBA? ¿Tiene que ser ya una estrella en Europa o en su liga o podéis llevarlo antes para que termine formándose allí?

Se pueden dar los dos casos aunque normalmente lo fundamental es ver si hay sitio para el jugador en la plantilla, si cabe en la plantilla actual es lo más importante, es decir, mirar no sólo al jugador específicamente sino como puede complementar lo que el equipo ya tiene en función de sus necesidades. Hay 15 jugadores en la plantilla así que tenemos que intentar que sea lo más completa posible.

En cuanto a los “nuevos mercados” de jugadores. ¿Qué países que antes no teníais tan en cuenta crees que tienen un gran potencial de jugadores?

Hoy en día hay que mirar prácticamente todos los países porque, además de los jugadores internacionales, también hay jugadores estadounidenses que juegan en otros países y que pueden interesar, por ejemplo, en Bélgica u otras ligas no tan conocidas de países más pequeños y con menos tradición de baloncesto.

¿Crees que Oklahoma podrá seguir el ejemplo de otros equipos de la NBA con mucho peso de sus jugadores internacionales como San Antonio Spurs o próximamente Chicago Bulls con Joakim Noah, Pau Gasol y Nikola Mirotic?

En nuestro caso nuestro manager general Sam Presti está muy atento a Europa y respeta mucho el juego europeo y todo el baloncesto internacional, tiene la actitud de seguir conociéndolo más y está muy pendiente e incluso ha fichado un entrenador asistente de Serbia. Nos tomamos muy en serio el baloncesto europeo.

Por último, tenéis los derechos de Alex Abrines para la NBA. ¿Crées que puede dar el salto más pronto que tarde?

No sólo se trata del potencial que seguro que Alex tiene -Alex Abrines fue drafteado en 2013 segunda ronda, en el puesto 32 por Oklahoma City Thunder- sino que también hay que ver como va evolucionando porque por ahora está jugando poco pero está claro que tiene mucho potencial.

Diez experiencias imprescindibles si vas de viaje a Vietnam

Diez experiencias imprescindibles si vas de viaje a Vietnam

 Dinámico, exótico, sorprendente, adictivo, los adjetivos se acumulan para definir Vietnam, uno de los destinos turísticos más atractivos del planeta en los últimos años. Se trata de un país tan variado como alargado y estrecho por lo que, la mayoría de viajeros, dependiendo de donde vengan, deciden recorrerlo de norte (Hanoi) a sur (Ho Chi Minh City) o al revés. En nuestro caso proponemos diez experiencias imprescindibles recorriendo el país de arriba a abajo.

1. Hacer la ruta de comida callejera en Hanoi

Allí donde fueres haz lo que vieres. Muchos viajeros son algo reticentes al principio ante la comida callejera pero en Asia es algo habitual y una experiencia indispensable que en Vietnam puede llegar a ser exquisita. Cuando visitéis Hanoi no os quedéis sólo con las estampas del Templo de la literatura o la peregrinación obligada al mausoleo de Ho Chi Minh. De ninguna forma debéis pasar la street food por alto, especialmente mientras callejeáis por el centro histórico donde cada puesto se especializa en un plato. Allí encontraréis algunas de las especialidades vietnamitas preparadas aún mejor que en cualquier restaurante.

Street Food en Hanoi

Street Food en Hanoi: elimina prejuicios y disfruta

Corbis

2. Hacer trekking y conocer a los Hmong en Sapa

Si bien Sapa se encuentra al norte de Hanoi, lo normal es visitarla tras conocerla. A cincuenta kilómetros de la frontera con China y enclavada entre las montañas más altas del país, Sapa se presenta como el Vietnam más autóctono (aunque cada vez es más turístico). La ciudad no es especialmente vistosa pero su halo misterioso, al estar casi siempre envuelta en la niebla y rodeada de colinas verdes, la dotan de un encanto especial. Los paisajes de los alrededores son impactantes y se pueden conocer haciendo senderismo o en moto. Además podréis tener contacto con los Hmong, un pueblo tan simpático como persistente. Para llegar a Sapa desde Hanoi podéis ir directamente en autobús o en un romántico tren con parada en Lao Cai, desde donde un microbús os hará descubrir los cautivadores paisajes de la región hasta llegar a nuestro destino.

Pueblo Hmong

Pueblo Hmong de Sapa

Corbis

3. Visitar la bahía de Halong desde Cat Ba island

Halong Bay es uno de los must no sólo de Vietnam sino de todo el Sudeste Asiático. Las miles de islas de piedra caliza, formadas por la erosión a través de los siglos, conforman una postal que, no por ya vista en documentales y fotografías, debe dejar de contemplarse con los propios ojos. Existen varias opciones para visitar la bahía pero saliendo desde la isla de Cat Ba podréis acceder a áreas menos masificadas como la bahía de Lan Ha y además su parque nacional constituye un destino en sí mismo. Las excursiones en la bahía de Halong pueden ser de uno, dos, o tres días y en ellas es recomendable coger un kayak, practicar esnórquel y bañarse en sus calas.

Bahía de Halong desde la isla Cat Ba

Bahía de Halong desde la isla Cat Ba

Corbis

4. Remar con los pies entre las montañas de caliza de Tam Coc

A poco más de 90 kilómetros al sur de Hanoi se encuentra Ninh Binh, la puerta de entrada a los maravillosos escenarios que surca el río Ngo Dong. Mucho menos conocido aún que Halong pero con un turismo creciente, los paisajes de Tam Coc son un complemento ideal para la Bahía de Halong y, de hecho, la sucesión de rocas que rodean sus aguas son conocidas como el Halong de tierra adentro. Lo curioso es que mientras surcamos el río podéis remar con los pies en las barcas diseñadas a tal efecto para echar una mano, o en este caso un pie, a las sufridas vietnamitas que así se ganan la vida.

Tam Coc

Montañas calizas de Tam Coc

Corbis

5. Visitar las cuevas del parque nacional de Phong Nha-Ke Bang

Más al sur de Ninh Binh se sitúa un parque nacional que la Unesco ha catalogado como Patrimonio de la Humanidad por merecidas razones. Entre bosques tropicales y picos vertiginosos, el parque de Phong Nha-Ke Bang alberga un auténtico paraíso para los amantes de la espeleología con algunas de las cuevas más espectaculares del mundo. Se trata de auténticas catedrales subterráneas que deslumbran por las formas, colores y longitud de sus estalacticas. Mientras Phong Nha Cave es visitable en barco, Paradise cave lo es a pie y está considerada la cueva seca más larga del mundo mientras Hang Son Doong es la más grande del mundo aunque las visitas privadas para recorrerla encarecen considerablemente la visita.

Cuevas del parque de Phong Nha-Ke Bang

Cuevas del parque de Phong Nha-Ke Bang

Corbis

6. Pasear e ir de compras en Hoi An

Hoi An es la Venecia de Vietnam, una ciudad encantadora en la que relajarse un par de días. Antigua ciudad portuaria hoy surcada por el río Thu Bon y Patrimonio de la Humanidad, no le falta de nada. La arquitectura de la ciudad vieja mezcla templos chinos conpuentes japoneses y construcciones vietnamitas que han respetado el estilo para mantener la armonía. Entre ellos presenta una gran oferta culinaria a través de estilosos restaurantes y tiendas de artesanía donde las compras son casi obligatorias y hacerse un traje a medida una decisión muy habitual. Además de sus numerosos encantos, Hoi An tiene a un paso playas a las que podremos llegar tranquilamente en bicicleta.

En barca por el río Thu Bon en Hoi An

En barca por el río Thu Bon en Hoi An

Corbis

7. Perderte en motocicleta

En Vietnam el transporte mayoritario es la motocicleta y es habitual ver a familias de tres o cuatro miembros cabalgando una scooter para llevar a los niños al colegio. Si bien en las grandes ciudades conducir en moto puede ser estresante al principio, en determinadas zonas rurales o de montaña es un auténtico placer y te permite una libertad de movimiento que de ninguna forma tendrás en una excursión contratada. Si no os atrevéis, siempre podéis contratar un conductor e ir de paquete. Un destino perfecto para hacerlo son las Marble Mountains y las ruinas que podéis encontrar al sur de Hoi-An ya que en esta zona hay buenas carreteras y no demasiado tráfico.

Los secretos de las Marble Mountains

Los secretos de las Marble Mountains

Corbis

8. Disfrutar del paisaje de montaña de Dalat

El café vietnamita es uno de los más afamados del mundo y la región de Dalat, en lashighlands vietnamitas, es una de sus cunas, así como la zona donde más arraigado está el cristianismo en un país de clara mayoría budista. Conocer sus paisajes y viñedos entre el olor de sus cafetales es una experiencia para los sentidos y puede completarse visitando varios lagos, cascadas y fábricas de seda que se encuentran en los alrededores. Eso sí, hay que ir bien abrigado porque por las noches refresca. Dalat es también el punto de partida para emprender una excursión Easy Rider en moto a través de alguna de las agencias locales que ofrecen rutas pilotadas de un par de días hasta Mui Ne o Nha Trang.

Dalat, el pueblo cafetero de Vietnam

Dalat, el pueblo cafetero de Vietnam

Corbis

9. Hacer kitesurf y relajarte en las playas de Mui Ne

Mui Ne es un enclave surfero ruso en Vietnam. Así de primeras puede sonar raro pero es que la herencia de las relaciones entre la antigua URSS y los países de su órbita hacen que la presencia rusa en comercios, restaurantes y turismo sea aún importante en la costa de Vietnam. Lejos del turisteo de sol y juerga de la saturada Nha Trang, Mui Ne ofrece un oasis de calma para aquellos que quieran probar el kitesurf, hacer una ruta enbuggie entre dunas o simplemente relajarse en sus magníficas playas.

Playa de Mui Ne

Playa de Mui Ne, perfecta para el kitesurf

Corbis

10. Navegar el delta del Mekong

Si bien Ho Chi Minh City, la antigua Saigón, puede ser decepcionante y algo estresante, es el punto de partida de la mayoría de las excursiones que surcan el delta del Mekong y que nos permiten atravesar este río milenario y visitar sus mercados acuáticos durante uno, dos o tres días. Se trata de una experiencia que nos permitirá conocer un modo de vida al que no estamos acostumbrados en Occidente y que hace del agua el elemento vehicular de la existencia de muchos vietnamitas.

Estas son sólo diez experiencias que tendréis a vuestro alcance en Vietnam pero las opciones son muchas más. Esperamos conocer vuestras experiencias tras conocer un país que nunca podréis olvidar.

Consejos para crear blogs tras dos años de aciertos y errores de Deporadictos

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO 

En Deporadictos cumplimos dos años de andadura digital y hemos decidido mirarnos al espejo. En principio el proyecto, con otro nombre, iba a ser una publicación para tabletas con vocación española pero también latinoamericana, con reportajes y entrevistas exclusivas con grandes deportistas y con firmas de prestigio pero la realidad frustró nuestro sueño. La fuerte inversión necesaria, los escasos ingresos que proporciona la publicidad y que muy pocos lectores parecen dispuestos a pagar por el contenido nos hizo aparcar nuestra idea inicial. Así que decidimos reducir la inversión y el riesgo para poner en marcha un pequeño, humilde pero a la vez (creemos) original blog con dos o tres reportajes o entrevistas semanales. ¿Y por qué creemos que es original? Por los temas que tratamos, por contextualizar y relacionar el deporte con otros ámbitos (política, cine, viajes, música o incluso el humor) o por proponer temas prácticos que puedan ser útiles a nuestros lectores. Y es que en nuestro blog prácticamente no hacemos crónicas ni previas ni damos resultados, para eso ya están los medios tradicionales. Intentamos hacer otras cosas porque pensamos que si quieres crear un micromedio que sobreviva en el tiempo hay que hacer algo diferente, aunque no siempre es fácil.

Pero este post no pretende ser solamente ombliguista, queremos que pueda ser de utilidad para quienes ponen en marcha un proyecto digital con vocación de permanencia en el tiempo por lo que vamos a comentaros algunos aciertos y errores que hemos cometido o que pueden cometerse al empezar. Esperamos que pueda orientar a nuevos blogueros o a quienes ya han puesto en marcha su web y se sienten tentados a abandonarla.

Hoy en día poner tu micromedio en marcha sólo necesita una buena conexión a internet y muchas ganas.
Hoy en día poner tu micromedio en marcha sólo necesita una buena conexión a internet y muchas ganas.
  • Aciertos y consejos a seguir

-Publicar con regularidad. En nuestro caso y, aunque hay etapas en las que hemos estado bastante ocupados con otros trabajos, nos hemos obligado a seguir publicando al menos dos temas a la semana si bien alguna vez, especialmente en verano, hemos actualizado algún tema antiguo. Y es que si las teles y los medios recurren a los refritos, ¿Por qué no íbamos a hacerlo nosotros? Si publicas contenido original regularmente los buscadores te acaban premiando y las visitas aumentan progresivamente. En nuestro caso ahora mismo tenemos 35.000 al mes (en septiembre), un número que creemos que no está nada mal.

Buscar siempre un enfoque diferente o un protagonista, aunque sea anónimo, con algo nuevo que aportar. La originalidad no es sencilla y hay periodos de bloqueo. Un buen consejo para evitarlos es ir apuntando temas y enfoques que se nos puedan ocurrir cuando “la musa” nos visita para tener material utilizable en otras etapas menos creativas.

Mezclar temas prácticos con temas más personales. A los lectores les gusta que les orienten y les faciliten las cosas, son temas que suelen funcionar y hacen que un blog tenga visitas y pueda captar anunciantes. Los reportajes más personales son los que nos dan una mayor satisfacción personal si bien no siempre tienen la repercusión que nos gustaría. Lo más adecuado es un equilibrio entre ambos.

-Informarse bien sobre los editores, las características de los mismos y cuánto queremos invertir. Si como nosotros y la mayoría de blogueros utilizáis WordPress como editor (o sistema de gestión de contenido) tened claro si queréis que vuestro blog sea de wordpress.org en cuyo caso tendréis que pagar por un hosting pero os permitirá muchas más funciones como incluir publicidad, incorporar plugins, tocar el código, etc. Mientras, si elegís el .com os ahorraréis tener que pagar por el alojamiento en el servidor pero en cambio os limitará bastante para las opciones anteriormente comentadas. Luego ya debéis decidir si comprar vuestro propio dominio y dónde queréis alojarlo, las opciones son muy amplias. Nosotros tenemos el dominio comprado en Nominalia y, desde hace un año, tenemos el alojamiento con Hostgator que te da servicio 24/7/365 , algo muy recomendable para tener siempre un servicio técnico a disposición por si hay problemas.

-Dar importancia al diseño. Si bien lo que diferencia a un blog es el contenido, tampoco hay que descuidar el diseño. Podéis externalizar este trabajo contratando a un diseñador que os haga una cabecera y elija la plantilla o también lo podéis hacer vosotros si bien hacer una cabecera ya requiere más conocimientos de diseño y en nuestro caso nos las han hecho, la actual es de Víctor Fernández-Peñaranda con sus fotos para Deporadictos. En cuanto a las plantillas de vuestro blog, WordPress ofrece infinidad de modelos, muchos de ellos gratuitos. Eso si, os recomendamos que sea responsive, es decir, que pueda visualizarse correctamente desde distintos dispositivos, especialmente desde los móviles. También es recomendable cambiar el diseño cada cierto tiempo para refrescar el aspecto de vuestro blog.

Superar las crisis en el equipo y contar con colaboradores. Si vuestro blog o web la hacéis entre varios, siempre surgirán disensiones y alguna que otra discusión e incluso alguno puede sentirse tentado a abandonar. Al final hablando se entiende la gente, varios ojos ven más que dos y el trabajo en equipo genera muchos beneficios que iréis comprobando con el paso del tiempo. También es muy recomendable invitar a amigos o a colaboradores externos a participar en vuestro blog si creéis que pueden aportar valor añadido, en nuestro caso así ha sido y les estamos muy agradecidos. 

La Asociación de la Prensa de Madrid nos hizo un hueco en su sección de emprendedores cuando empezamos.
La Asociación de la Prensa de Madrid nos hizo un hueco en su sección de emprendedores cuando empezamos.
  • Errores a evitar

Ser esclavos del número de visitas. Si decidís medir las visitas, Google Analytics puede ser de gran ayuda pero también llegar a ser una obsesión, especialmente al principio. Está bien comprobar su evolución para ver qué temas funcionan, si se posicionan bien en Google y otros buscadores o desde dónde y mediante que soportes llegan los lectores pero no debemos dedicarle demasiado tiempo ni obsesionarnos con la cantidad de visitas. A la larga es mejor tener lectores fieles que muchos que aparecen una sola vez y no vuelven a hacerlo.

Frustrarse por la escasez de ingresos. No nos engañemos, rentabilizar económicamente un blog (o monetizar en el argot internauta) es extremadamente difícil salvo que tenga millones de visitas al mes. La publicidad online da muy poco dinero hoy en día y encontrar anunciantes al principio es complicado y, probablemente, tendréis que recurrir a los anuncios de Google Adsense, algo que hacen hasta los grandes medios. Pero, poco a poco, podéis ir probando otras fórmulas como el marketing de afiliados, ofrecer otro tipo de servicios o incluso pedir la colaboración de los lectores como nosotros hemos hecho recientemente. Pero no os obsesionéis con los ingresos, un blog sirve para muchas otras cosas pero difícilmente para ganarse la vida exclusivamente con él.

-Obsesionarse con los seguidores en las Redes Sociales. Si hacéis bien vuestro trabajo terminarán llegando. Si no, siempre teneis la opción de comprarlos (si, hay agencias que ofrecen comprar seguidores en Twitter o Facebook), algo que no nos gusta y que además se nota aunque lo hagan políticos, famosos, artistas…El número de seguidores en redes sociales está sobrevalorado y no debe obsesionarnos porque poco a poco irán creciendo.

No conseguir que la gente opine o se moje en los debates planteados. En nuestro caso no sabemos por qué la gente no opina demasiado últimamente, si porque está demasiado saturada de información, porque nuestros temas no incitan a ello, por tener que registrarse para opinar o porque prefiere hacerlo en grandes medios o en otras publicaciones. En este sentido, pese a que sigue aumentando el tráfico, la participación de los lectores en nuestro blog ha bajado mucho por lo que seguro que algo estamos haciendo mal. Crear una comunidad es fundamental para que un blog pueda funcionar. 

Creer que eres totalmente autosuficiente. Si utilizáis como editor WordPress es cierto que es bastante intuitivo pero al principio os dará problemas por lo que contratar durante algún tiempo a un experto para que os ayude en momentos puntuales nunca está de más. Si no, podéis tener verdaderos quebraderos de cabeza con los problemas que seguro os surgirán. Poco a poco iréis aprendiendo y finalmente terminaréis hasta tocando código de HTML.

Hasta aquí nuestras reflexiones en el segundo aniversario de Deporadictos. Esperamos que nuestras experiencias os puedan servir de orientación y que os eviten caer en algunos errores que nosotros hemos cometido. Si creéis que este post puede ser útil para otras personas, os pedimos que lo compartáis. Igualmente nos gustaría conocer vuestras opiniones, críticas y sugerencias. Mientras, agradeciendo vuestra fidelidad, seguimos dándole a la tecla…